domingo, enero 31, 2016

Viaje a la Iglesia de familia norteamericana.



http://opusdei.es/es-es/article/el-viaje-de-la-familia-macdonald-a-la-iglesia-catolica/

Opus Dei - El viaje de la familia MacDonald a la Iglesia católicaLa familia MacDonald.
De pequeño, mi marido había sido bautizado en la Iglesia Católica, pero no recibió ningún otro sacramento. Aunque, ya como familia, frecuentamos algunas iglesias, ni mis hijos ni yo estábamos bautizados.
Sin embargo, nuestra hija pequeña nos ayudó a dar el paso. Desde que tenía pocos años, le resultaba sencillo rezar y acudía habitualmente a la parroquia. Finalmente, pidió ser bautizada. Como insistió mucho, mi marido y yo pensamos que quizá Dios nos estaba llamando a la Iglesia que él había abandonado tantos años atrás.
UNO DE LOS PROFESORES DE CATEQUESIS NOS HABLÓ UN DÍA SOBRE CUÁNTO EL SEÑOR LE HABÍA CAMBIADO SU VIDA ORDINARIA: DESDE QUE PRACTICABA SU FE TODO ERA IGUAL, PERO TODO HABÍA CAMBIADO.
Los seis comenzamos a frecuentar las clases de catecismo. Al inicio, yo era un poco escéptica e incluso contraria, por eso me sorprendió comprobar que, pasado un tiempo, las clases y la misa dominical era algo que toda la familia esperaba con ilusión.
Uno de los profesores de catequesis nos habló un día sobre cuánto el Señor le había cambiado su vida ordinaria: desde que practicaba su fe todo era igual, pero todo era diferente. En su discurso, su devoción por un santo llamado Josemaría Escrivá era evidente. Lo que me llamó la atención es que este sacerdote no sólo reconocía y valoraba las acciones aparentemente mundanas que hacemos cada día, sino que nos enseña a verlas como oportunidades que cada uno tiene para construir la Iglesia.
Como madre de cuatro niños, mis días están siempre muy ocupados, pero también algunas veces siento que no he hecho nada valioso, ni he contribuido de modo eficaz en la sociedad. Por eso, me consuelan las palabras de san Josemaría, que dice " la santidad no es cosa para privilegiados, sino que pueden ser divinos todos los caminos de la tierra, todos los estados, todas las profesiones, todas las tareas honestas. Todos, hombres y mujeres, allí donde estén pueden alcanzar la perfección cristiana".
Por tanto, como madre de cuatro niños, contribuyo con la Iglesia cuidando de mis hijos y sirvendo a mi familia realizando mis tareas lo mejor que puedo. Esta idea me da fuerza y ánimo cada día.
The MacDonald Family, USA
2015

martes, enero 19, 2016

Torreciudad,en el año de la misericordia.

El Santuario de Torreciudad: un hospital diferente

"Aquí en en el Santuario de Torreciudad todo está preparado para curar las enfermedades del corazón".Descúbrelo en este reportaje multimedia que hemos hecho para el Jubileo de la Misericordia→ http://www.reportajes-opusdei.org/torreciudad/

Posted by Oficina de información del Opus Dei on Domingo, 13 de diciembre de 2015

viernes, enero 15, 2016

Puertas giratorias, las de Chaplin.

Posted by Genial on Miércoles, 13 de enero de 2016

jueves, enero 14, 2016

El imperio del mal gusto.


Amando de Miguel     http://www.libertaddigital.com/opinion/amando-de-miguel/el-imperio-del-mal-gusto-77825/




Desde hace más de medio siglo seguimos entusiasmados con la palabra cambio, polisémica donde las haya. Ha conseguido el favor del público y de los partidos. Todo el mundo está a favor del cambio. Sustituye al mito del desarrollo, que se maleó con el desarrollismo. Pero se pueden desarrollar también los tumores, y los cambios pueden ser a peor. Nada parece inmóvil en el universo o en la sociedad. Pretender el cambio por el cambio parece una actitud bastante idiota.
Cualquiera diría que el gran vuelco de la sociedad española actual es que un año se acostó monárquica y al siguiente se levantó republicana. O que, gobernada por la derecha, sin comerlo ni beberlo, de repente pasó a serlo por la izquierda. No, señor. Todas esas transformaciones parecen revolucionarias, pero son solo cosméticas, superficiales. Por debajo de ellas está la sustancia de los valores que se aprecian, el estilo vital que se desea o se imita. Lo mollar en España es un cambio más sutil que afecta a la política, las costumbres, el atuendo, el arte, la televisión, el cine, la literatura, la vida toda. Lo es siempre en la misma dirección, por lo que resulta coherente y asegura su triunfo. En síntesis, nos encontramos ante la apoteosis del mal gusto en todos los campos, en lo ético y lo estético, en lo público y privado, en lo individual y colectivo.
Se impone ahora en España la preponderancia de la chabacanería, el auge de lo soez, la apología de la necedad, el triunfo de la ramplonería. Sobran los ejemplos. Basta asomarse a las páginas de los periódicos, a las pantallas de la tele. Reina el embeleso de la vulgaridad, la invasión de la mezquindad, la glorificación de lo sórdido, la exaltación de lo estúpido, el aplauso de la simpleza. Se acepta como valioso o encomiable la admiración por el estilo macarra en la forma de hablar, vestirse, peinarse y adornarse. Se admite la superioridad del tatuaje o del pirsin, la irrupción de la ropa deportiva en todas las ocasiones. La forma de escritura más propia de nuestra época es el garabato de los grafitis.
Asistimos al auge de los nuevos hombres públicos (y mujeres, con perdón), salidos de la mediocridad, disfrazados de mendigos ricos, queviven a cuerpo de rey a costa de los contribuyentes. Son la auténtica casta.
La degradación de las formas de vida es más visible en los colectivos de izquierda o de los separatistas. No son solo rasgos de los seguidores de esos movimientos sino de sus cabecillas. Han perdido la gracia de saber estar, si es que alguna vez la tuvieron.
Nos encontramos ante una alteración polar de valores. La ociosidad prima sobre el trabajo, la desfachatez sobre la mesura, el despilfarro sobre la austeridad (especialmente con el dinero público), la desgana sobre el esfuerzo (excepto en el deporte). Se premia la insolencia, se aplaude la intolerancia, se presume de vagancia y de extravagancia. Los partidos políticos y colectivos anexos que expresan los nuevos valores son los que suben elección tras elección. Nos gobernarán. Ya lo hacen en algunas grandes ciudades.

lunes, enero 11, 2016

Busca la fecha de tu Bautismo para celebrarlo, dice Papa Francisco.





El mío fue el 13 de abril, gracias a Dios y mi familia.



El Papa deja tarea: “busquen la fecha de su bautismo”

Antes, por la mañana, Francisco bautizó a 26 bebés en la Capilla Sixtina.

Durante el rezo del Angelus Francisco instó a una multitud a conocer la fecha en que recibieron el primer sacramento, para festejar su nacimiento como hijos de Dios.
“Por eso, ahí va la tarea para la casa: esta semana ir a buscar la fecha de mi bautismo”. Cual maestro, el Papa dialogó hoy con una multitud. Preguntó a los fieles congregados en la Plaza de San Pedro si saben la fecha en que recibieron el primer sacramento. Les aseguró que ese día “hay que festejar”, porque el bautismo se recibe una sola vez pero se debe compartir siempre con quienes “caminan en las tinieblas”
Al mediodía de este domingo Francisco se asomó a la ventana de su estudio personal, en el Palacio Apostólico del Vaticano. Antes de bendecir a la muchedumbre con la oración mariana del Angelus recordó que este día la Iglesia celebra la fiesta del bautismo de Jesús.
Saliéndose del discurso preparado exclamó: “Todos nosotros fuimos bautizados. Agradezcamos este regalo y les hago una pregunta: ¿quién de ustedes conoce la fecha de su bautismo? Seguramente no todos. Por eso los invito a ir a buscar la fecha preguntando por ejemplo a vuestros padres, padrinos, abuelos o yendo a la parroquia. Es muy importante conocerla, porque es una fecha para festejar, es la fecha de nuestro renacimiento como hijos de Dios. Por eso tarea en casa para esta semana ir a buscar la fecha de mi bautismo”.  
Aseguró que festejar el bautismo significa reafirmar la propia adhesión a Jesús, con el empeño de vivir como cristianos, miembros de la Iglesia y de una humanidad nueva, en la cual todos son hermanos.  
Pero advirtió que la “realidad estupenda” de ser hijos de implica la responsabilidad de seguir a Jesús, “el siervo obediente”, y reproducir en uno mismo sus lineamientos: mansedumbre, humildad, ternura. Reconoció que eso no es fácil, especialmente porque en el entorno existe intolerancia, soberbia y dureza. “¡Pero con la fuerza que viene del espíritu santo es posible!”, constató. 
Precisó que recibir por primera vez el espíritu santo, el día del bautismo, abre el corazón a la verdad, empujar por el camino “fatigoso pero gozoso de la caridad y de la solidaridad hacia los hermanos”, dona la ternura del perdón divino y llena con la “fuerza invencible” de la misericordia del padre. 
“El bautismo se recibe una sola vez, pero debe ser atestiguado todos los días, porque es vida nueva a compartir y luz para comunicar, especialmente a cuantos viven en condiciones no dignas del hombre y caminan en senderos tenebrosos”, apuntó. 
Antes, la mañana del domingo, el líder católico bautizó a 26 bebés durante una misa que celebró en la Capilla Sixtina. Acompañados por sus padres, los 13 niños y las 13 niñas fueron uno a uno rociados con el agua bendita en una pila bautismal. El sermón de Bergoglio fue breve y durante el mismo recordó que, 40 días después de su nacimiento, Jesús fue llevado al templo por sus padres para ser presentado. 
De la misma manera, continuó, los padres llevan a sus hijos a recibir el bautismo. Dicen: “yo quiero la fe para mi hijo”. Explicó que esa manera la fe es transmitida, de una generación a otra, como una cadena a lo largo de los tiempos. Y por eso, siguió, pasados los años esos mismos niños y niñas ocuparán el lugar de sus padres con sus propios hijos.  
“La Iglesia cuando les entrega la vela encendida les pide custodiar la fe de estos niños; no se olviden que la más grande herencia que ustedes pueden dar a vuestros niños es la fe. Buscar que no se pierda, hacerla crecer y dejarla como herencia. Les deseo esto hoy a ustedes, que es un día de alegría para ustedes. Les deseo que sean capaces de hacer crecer en estos niños la fe. Que la más grande herencia que ellos reciban de ustedes sea la fe”, apuntó. 
Y al final concluyó con un aviso: “cuando un niño llora porque tiene fe a las mamás les digo: Si tu niño tiene hambre dale de comer. Aquí, con toda libertad”.

miércoles, enero 06, 2016

Llegaron ya los tres Reyes Magos!!!!!!

y por cierto estos alcaldes populistas que quiten sus sucias manos en las tradiciones y en la ilusión de los niños que son sagradas!! Ignacio Camacho que pone en su sitio a esos alcaldes populistas que han metido mano y doctrina leninista en las cabalgatas de los Reyes Magos: No perdonan ni la inocencia de los niños. El proyecto leninista es un designio totalitario de ingeniería social que pretende encajar todas las relaciones humanas en la uniformidad de un marco ideológico. En ese empeño no caben excepciones, y mucho menos las relativas a mitos simbólicos o sentimentales que puedan determinar espacios íntimos de libertad fuera del control del pensamiento hegemónico. Cómo iban los profetas del nuevo orden a soslayar en su propósito revisionista la fiesta de los Reyes Magos; una tradición secular sobre la que invadir con su pedagogía doctrinaria el blando, germinal territorio de la infancia. Subraya que: Ese sentido implacable del dogmatismo no concede margen a la fantasía. Necesita operar sobre cualquier categoría emocional para colonizar todos los ámbitos de la conciencia. Plantar su huella en cualquier predio interior, reescribir todo relato, por nimio que sea, susceptible de albergar valores colectivos diferentes. Asaltar incluso los recónditos pliegues de la imaginación, modificar la sustancia etérea de los más inocentes espejismos. Implantar la cuota de ideología hasta en las candorosas liturgias de la niñez. Prohibir, y en su defecto reconducir, organizar o intervenir los sueños

martes, enero 05, 2016

Obras de misericordia para el año de la Misericordia.







Madre Teresa y aborto.El histórico discurso.







Creo que el mayor destructor de la paz hoy es el aborto. Porque Jesús dijo: "Si recibís a los más pequeños, me recibís a mí". Así que todo aborto es un rechazo a recibir a Jesús, es el desprecio de recibir a Jesús. Realmente es una guerra contra los niños matar a directamente a un niño inocente, asesinado por su propia madre.
Si aceptamos que una madre puede asesinar a su propio hijo, ¿cómo podemos decirle a los demás que no se maten unos a otros? ¿Cómo podemos convencer a una mujer de no tener un aborto? Como en todo, debemos persuadirla con amor y recordemos que amar significa dar hasta que duela. Jesús dio hasta su vida por amarnos. Así que la madre que esté pensando en abortar, debe ser ayudada a amar, o sea, a dar hasta que le duelan sus planes, o su tiempo libre, para que respete la vida de su hijo.
Porque el niño es el mayor regalo de Dios a la familia, porque ha sido creado para amar y ser amado.
En cuanto al padre del niño, debe dar también hasta que le duela. Con el aborto, la madre no aprende a amar, sino a matar hasta su propio hijo para resolver sus problemas. Y con el aborto, al padre se le dice que no tiene que tener responsabilidad alguna por el niño que ha traído a la vida, y se le induce a poner a otras mujeres en la misma circunstancia. Por lo tanto el aborto solo lleva a más abortos. Un país que acepta el aborto, no le enseña a su gente a amar, sino a utilizar violencia para conseguir lo que quieran. Es por esto que el mayor destructor del amor y de la paz es el aborto.
El mayor regalo que Dios le ha dado a nuestra congregación es luchar contra el aborto mediante la adopción. Ya hemos dado, sólo en nuestro hogar en Calcuta, más de tres mil niños en adopción. Y puedo decirles cuánta alegría, cuánto amor y cuánta paz han llevado estos niños a esas familias. Ha sido un verdadero regalo de Dios para ellos y para nosotros.
Recuerdo que uno de los pequeños estaba muy enfermo, así que les pedí a los padres que me lo devolvieran y que les daría uno sano. Pero el padre me miró y me dijo: "Madre Teresa, llévese mi vida antes que el niño". Es hermoso ver cuánto amor, cuánta alegría ha llevado ese niño a esa familia.
Recen por nosotros para que podamos seguir con este hermoso regalo. Y también les hago una propuesta: nuestras hermanas están aquí, si alguno no quiere un hijo, dénmelo, yo sí lo quiero.
Intervención de la Madre Teresa de Calcuta en el Desayuno de Oración Nacional de 1994

lunes, enero 04, 2016

Suena el silencio???

Simon And Garfunkel - The Sound Of Silence

Simon And Garfunkel - The Sound Of Silence

Posted by Revivendo Os Anos 80 e 90 on Lunes, 12 de octubre de 2015

viernes, enero 01, 2016

Feliz año.

El aita y aitona, ( papá, abuelo) enfermo, moriría dos meses después, quiso como siempre que todos cenaran bien y con mucho buen humor. Danos el buen humor y algo de la paternidad de nuestros padres y abuelos; que fueron felices dándose sin tasa. ( uno de enero de 2012)