martes, junio 28, 2016

Bud Spencer,católico y con esperanza.

In pace!!!!, gracias por hacernos reir.

Fue un héroe del filón “Spaghetti western”,  junto a Terence Hill, después de triunfar en su juventud como campeón olímpico de natación. Ahora Bud Spencer, en una reciente entrevista al diario alemán Welt am Sonntag a propósito de su nuevo libro “Como Ergo Sum“, se confesaba sobre temas íntimos y muy delicados: su relación con la religión, con el final de la vida, con el más allá.
“En mi vejez avanzada necesito la religión – decía Carlo Pedersoli (este es su verdadero nombre) – necesito a fe. Creo en Dios, esto es lo que me salva – explicaba –. En cambio, me he dado cuenta de que no es nada todo aquello a lo que antes yo daba un gran valor: el deporte, donde quería afirmarme, la popularidad. El que se enorgullece por estas cosas, quien busca sólo el éxito, la fama, es un idiota”.
5188800649_d2763f216c_z
Errores y arrepentimientos
Bud admitía no haber sido precisamente un “santo” en vida. Y sólo ahora se da cuenta de los errores pasados. “He cometido muchos errores, con las mujeres, los amigos, errores gordos, locuras. Ahora que tengo casi 86 años, veo las cosas de manera muy distinta. La vida me ha enseñado que las cosas que cuentan son otras”.
No evitaba el tema de la muerte, al contrario. “Estoy cada vez más apasionado por la vida cada día que pasa, pero la muerte no me asusta. Porque creo que en realidad uno no se muere, y que nuestra alma está viva aún después de dejar la tierra. Al contrario, estoy seguro de que la vida continua. Entre tanto, afrontaré la muerte, en todo caso, con dignidad , y con la misma dignidad afrontaré el juicio de Dios”.
“No soy un héroe”
Esta misma dignidad le lleva a decir: “No me interesa un ‘adiós’ de héroes. Soy un hombre como los demás. La vida es una farsa, mucho humo a los ojos, muchas alegrías pero también muchas desilusiones. El heroísmo, en mi caso, es algo artificial, una ficción. El verdadero héroe es solo el que da la vida por su país o protege con un acto extraordinario a su familia. Yo no soy uno de esos”.
“Cuando el Padre eterno me llame, quiero ir a ver qué pasa. Porque si no pasa nada, me enfado. ¿Me has hecho levantarme cada mañana durante 87 años para no ir, al final, a ningún sitio? Yo, ante tantas cosas enormes que no comprendemos, sólo puedo apegarme a él. Y esperar que cuando me llame, se me aclarará todo. Porque hoy, hágame caso, ya no se entiende nada”.

Paciencia, mesura, trabajo, sembrar .






sábado, junio 25, 2016

Ocáriz, vicario auxiliar del Opus Dei.



Entrevista a Monseñor Fernando Ocáriz

«Nuestra misión es ayudar a ser dóciles a la gracia de Dios», dice el Vicario Auxiliar del Opus Dei

«Nuestra misión es ayudar a ser dóciles a la gracia de Dios», dice el Vicario Auxiliar del Opus Dei
Monseñor Fernando Ocariz, Vicario Auxiliar del Opus Dei

Fernando Ocáriz, primer Vicario Auxiliar en la historia del Opus Dei, me recibe en su casa, en la sede central del Opus Dei en Roma y conversamos de esta nueva figura en el gobierno de la Obra, a puertas del 41 aniversario del tránsito al cielo del Fundador el próximo domingo 26 de junio.


25 junio 2016
Monseñor Fernando Ocáriz (París, 27 de octubre de 1944) se licenció en Teología en la Pontificia Universidad Lateranense (1969) y obtuvo el doctorado en la Universidad de Navarra en 1971, año en que fue ordenado sacerdote. Ha sido profesor ordinario de Teología Fundamental en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, consultor desde 1986 de la Congregación para la Doctrina de la Fe; desde 2003 también de la Congregación para el Clero;  y desde 2011 del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización. Es miembro de la Pontificia Academia Teológica desde 1989. El 23 de abril de 1994 fue nombrado Vicario General de la Prelatura del Opus Dei por el Obispo Prelado Mons. Javier Echevarría, y recientemente, el 9 de diciembre de 2014, ha sido nombradoVicario auxiliar, pasando Monseñor Mariano Fazio a ocupar el cargo de Vicario general.

La figura del Vicario Auxiliar está prevista por el derecho de la Iglesia para la Prelatura del Opus Dei establecida en los números 134 §1 y 135 del Codex “iuris particularis Operis Dei” promulgado por san Juan Pablo II con la Constitución Apostólica Ut sit el 28 de noviembre de 1982. Como tal, había sido pensada por el propio Fundador. En el decreto del nombramiento el Prelado, Monseñor  Javier Echevarría, expone que "la extensión de la labor apostólica de la Prelatura y el crecimiento del número de circunscripciones regionales, de centros y de labores cuya atención pastoral está confiada al Opus Dei han llevado consigo un aumento del trabajo de gobierno que corresponde al Prelado". Por eso —añade— "teniendo en cuenta también mi edad, veo conveniente proceder al nombramiento de un Vicario auxiliar".

- El prelado comparte ahora con usted el timón de la barca del Opus Dei, por primera vez, en una figura prevista por su Fundador. ¿Un gesto de desprendimiento del Prelado?
- Después de escuchar a los órganos que le ayudan en el gobierno pastoral, Mons. Echevarría decidió nombrarme vicario auxiliar para que compartiera con él la potestad ejecutiva que el derecho reserva al prelado. Es, como usted dice una figura prevista por el Fundador, San Josemaría. Al mismo tiempo, los estatutos de la prelatura se refieren a la función del prelado con las palabras "maestro y padre", como para resaltar que la tarea que la Iglesia encomienda al prelado —al igual que a todo pastor que está al frente de una circunscripción eclesiástica— no se limita al ejercicio de la potestad de gobierno, sino que también comprende esta dimensión importante de paternidad hacia todos los fieles —sacerdotes y laicos— confiados a él.

San Josemaría encarnó de modo muy intenso ese sentido de paternidad espiritual que es característico del sacerdote. Y esa vivencia es un legado que se transmite a sus sucesores.La paternidad del prelado hace que todos los fieles de la prelatura puedan palpar ese rasgo de “familia” que se vive en el Opus Dei, en la Iglesia, familia de los hijos de Dios.

- En palabras del beato Álvaro del Portillo, la Obra es una bella famigliola. Familia, ¿la palabra más gráfica para definir lo que es el Opus Dei?
- El Papa nos recuerda que la Iglesia es “familia de familias” (Amoris Laetitia, n. 87). En la familia aprendemos a ser felices y a desarrollar capacidades. Es el lugar donde nos quieren como somos, y al que podemos volver siempre.

San Josemaría fomentó a su alrededor un clima familiar: oración de unos por otros, deseos de llevar la caridad de Cristo a los demás, preocupación por servir y –cuando es preciso- por corregir. Lograr este ambiente es una conquista diaria, un compromiso de cada miembro de la familia.

- ¿Cuál es el ‘Strategic Planning’ del Opus Dei para el futuro próximo? ¿Adónde va el Opus Dei en el siglo XXI?
- Hacia donde nos lleve el Espíritu Santo. San Josemaría pedía que nos abriéramos en abanico: en el siglo XXI habrá que seguir llevando esta semilla de la Iglesia a muchos lugares. Lo primordial será ser y ayudar a cada persona a ser dócil a la gracia de Dios, y a llevar una vida coherente y alegre en el trabajo, en la familia, en la vida social.
“Además, intentaremos extender las iniciativas solidarias promovidas por tantos fieles y Cooperadores de la Prelatura en todo el mundo.

Con la gracia de Dios, y el apoyo de tantas personas —cristianos y no cristianos—, deseamos que se amplíe el radio de acción de esos proyectos que procuran aportar humanidad a esta “casa común”. Un reto, en Europa, es fomentar una cultura de la acogida ante los nuevos flujos migratorios.

En los años próximos, convendrá seguir desarrollando una pastoral incisiva de las familias y de la juventud, también porque las presiones a que están sometidas son muy fuertes.

- ¿Y desde el punto de vista geográfico, han programado ya algunos lugares donde vaya a empezar próximamente la labor del Opus Dei? ¿Qué dificultades encuentran en los lugares donde se ha empezado recientemente?
- Ciertamente hay muchos sitios desde donde los obispos locales nos están pidiendo que vayamos: estamos pensando ahora en Vietnam y Angola. Hay que contar sin embargo con que las personas de la Obra no van allí sin más, sino para ejercitar su propio trabajo profesional. Es difícil programar a gran distancia temporal. Empezar, estamos ahora empezando por ejemplo en Corea. El mayor problema allí no es el trabajo, o la gente, sino más bien la lengua. Otros sitios difíciles son por ejemplo Estonia, o Finlandia, aunque gracias a Dios, la Obra se va desarrollando: ahora se acaba de ordenar el primer sacerdote finlandés.

- En 2028 se cumplirán 100 años del Opus Dei. La noche del 23 al 24 de junio de 1946, Escrivá la pasó rezando, mirando desde un balcón el palacio apostólico y la basílica de San Pedro, en el Vaticano. Le habían dicho que el Opus Dei había llegado con 100 años de anticipación, por su novedad en la doctrina sobre el laicado. Los laicos del s. XXI, ¿como los primeros cristianos? ¿Santificación de la realidad del mundo ab intra?
- Los laicos del siglo XXI –como los de toda época- están llamados a actuar como aquellos primeros seguidores de Cristo: en el mundo, en su hogar, en su puesto de trabajo, en los espacios de descanso y de diversión. En cualquier ambiente, están invitados a ser apóstoles, a hablar de Cristo y a dirigirse a su Padre, Dios, que los está esperando. Ese es el camino ordinario hacia la santidad en el que tanto insistió san Josemaría. La labor del Opus Dei es fundamentalmente la que hacen los laicos con su propio trabajo, los casados con sus familias; y los sacerdotes, con su ministerio pastoral.


El Papa Francisco conversa con el obispo prelado del Opus Dei, Monseñor Javier Echevarría, y con Fernando Ocáriz. [Foto de JM San Millán]

- ¿Dios puso en el camino de Escrivá a Álvaro del Portillo para que pudiera hacer el Opus Dei?
- En varias ocasiones, el fundador agradeció a Dios haberle puesto a su lado a Álvaro del Portillo. Pienso que la fecundidad de la vida del beato Álvaro nace de haber buscado en todo momento la voluntad de Dios: evitó lucirse personalmente y, precisamente por eso, ha sobresalido.

Muchos le recuerdan como ejemplo de fidelidad a la Iglesia (primero como ingeniero, luego como sacerdote, finalmente como obispo), a los Papas con los que estuvo en contacto, y de fidelidad al fundador del Opus Dei. Y esa fidelidad –que es virtud creativa, porque exige una continua renovación interior y exterior– fue un apoyo evidente para el fundador.

- El Papa Francisco acaba de aprobar el decreto convierte en Venerable a Montse Grases, miembro del Opus Dei que con 17 años murió de un cáncer en Barcelona; en el camino hacia una posible beatificación y posterior canonización. ¿La santidad ha dejado de ser utopía?
- La santidad, gracias a Dios, no ha sido nunca una utopía: desde el siglo primero hasta hoy, abundan los ejemplos de cristianos que han buscado heroicamente imitar a Jesús. Lo que quizá se olvidó durante algún tiempo fue que, precisamente, todo bautizado está llamado a la santidad y que, para alcanzarla, no es necesario hacer alguna consagración especial si no se tiene esa particular vocación.

La reciente noticia sobre Montse, una chica de Barcelona que cumplió solo 17 años pero que estaba decidida a tratar a Dios en todo momento, es como una nueva confirmación. Y es un estímulo para mucha gente joven que, como ella, pasan buena parte de sus días en la escuela o la universidad, en el deporte, entre sus amigos.

De lo que se trata es de tomar conciencia de que todo cristiano tiene sobre sí la misión de la Iglesia. La evangelización la hacen todos los cristianos, y de todo el Evangelio, pero cada uno en su sitio. El sacerdote como sacerdote, y los laicos como laicos: el profesor como profesor, el obrero como obrero, cada uno por sí mismo en su ambiente propio. El Concilio Vaticano II lo ha proclamado claramente. La santidad la debemos buscar todos; el ser canonizado o no, para las personas es lo de menos. Solo importa para la Iglesia. Es la Iglesia la que se beneficia de los santos.


 Venerable Montserrat Grases

- Cuando se han sentido sin piso bajo los pies, ¿cómo han experimentado en el Opus Dei las misericordias de la Virgen? ¿Cómo la sienten en este Año Jubilar?
- Dirigirse a la propia madre cuando uno se encuentra en dificultades es algo casi instintivo. Así han reaccionado los cristianos, ya desde Pentecostés cuando los apóstoles se reunieron en torno a la Virgen. San Josemaría acudió a numerosos santuarios marianos para pedir a la Virgen algún favor, suplicarle protección y rezar por la Iglesia. Volvía como si le hubieran liberado de un peso, porque experimentaba la misericordia de Dios.

Este año jubilar puede servir para que cada persona palpe la providencia de Dios en la vida ordinaria y ser, al mismo tiempo, canal para que la misericordia llegue a muchos otros. El reto es aceptar lo “ordinario” de la misericordia divina, que es extraordinaria.

- El Opus Dei maneja bien la comunicación y el prelado está en continua comunicación con los fieles de la Prelatura. ¿Cuál es la importancia de la comunicación en la Iglesia y qué retos existen en este ámbito?
- Agradezco sus apreciaciones, aunque considero que siempre hay camino que recorrer y mucho que aprender de los demás. Creo que el reto fundamental es la coherencia. La comunicación no puede ser algo artificial. Hay que comunicar desde el propio ser y luego con las palabras. Por eso, podría decirse que la caridad es el mejor lenguaje de la comunicación de la fe. Así lo expresó el Papa Francisco en el mensaje para la 50 jornada de las comunicaciones sociales: “si nuestro corazón y nuestros gestos están animados por la caridad, por el amor divino, nuestra comunicación será portadora de la fuerza de Dios” (25.I.2016).

Brexit, jóvenes pierden.









lunes, junio 20, 2016

Fallece Joaquín Lorda, arquitecto.




Compañero de Colegio Mayor, un genio, y lo que nos reíamos con sus números de humor. In pace!!.



Joaquín Lorda: adiós a un humanista de la Arquitectura


Descripcion de la imagen

18/06/16 13:37 Miguel A. Alonso del Val
Aún conmocionados por la noticia y con la conciencia clara de no poder reflejar aquí toda la dimensión humana y académica de un profesor irrepetible de nuestra Escuela de Arquitectura, el gran Joaquín Lorda Iñarra, todos los que le hemos conocido y apreciado nos sentimos hoy un poco huérfanos. Huérfanos quienes han convivido con él, quienes han sido sus colegas, quienes le han atendido en sus preocupaciones, quienes han sido sus alumnos, quienes han viajado con él por España, Europa y América, quienes han sido sus amigos… Toda la Escuela se ve teñida de negro ante la desaparición de un profesor que ha dibujado sus paredes, que ha cubierto de color, de luz barroca y de amor por la historia, sus espacios, y que ha entusiasmado a cientos, miles de alumnos por la arquitectura desde el disfrute y la comprensión de sus espacios y sus tradiciones formales a través de innumerables viajes gráficos, físicos y, ahora, virtuales.
Joaquín pertenece a la primera generación de arquitectos que recibió en nuestra Escuela el aliento de Javier Carvajal. En aquella promoción que se despertó “hablando de arquitectura”, Joaquín era el alumno más brillante, también el más vehemente y contradictorio. Aunque hoy no parezca posible, Joaquín fue un devoto de la modernidad más experimental en sus proyectos siempre al límite y así se comportó en sus primeros años de carrera profesional hasta convertirse, quizá altamente decepcionado por lo chato del mercado y de sus resultados constructivos, en un apasionado defensor y estudioso de la arquitectura tradicional, especialmente la clásica, académica y barroca. Retornó a la Escuela apoyado por el catedrático Carlos Montes y desarrolló una brillantísima tesis sobre Ernst Gombrich, que el propio erudito británico definió como lo mejor que se había escrito sobre su persona: Así era nuestro Joaquín. Un hombre sin término medio, un espíritu sin mediocridad.
Profesor querido y admirado por todos sus alumnos, desplegó una infatigable actividad que sin duda afectó a su salud, pero que no le impidió recorrer América fascinado por nuestro pasado barroco común y haciendo, para la Universidad de Navarra, incontables amigos en México y Guatemala, en Arizona y California. Aquellos viajes que comenzaron en los años noventa han sido fuente de su pasión por lo iberoamericano, una emoción que igual sentía por Japón y por China, por todo lo que supusiera actualización del conocimiento histórico como fuente de creatividad. Las sistemáticas invasiones de los espacios de la Escuela por los innumerables objetos y publicaciones que atesoraba han dado buena muestra de sus enciclopédicos intereses, de los que debería dejar testimonio futuro un lugar señero del edificio de Arquitectura.
En su vida profesional también tuvo ocasión de dejar constancia de su habilidad como proyectista de piezas arquitectónicas tan variadas como el altar mayor de la catedral de Pamplona o palacios clasicistas para la familia real de Qatar, utilizando los medios informáticos con la misma habilidad y destreza con la que dibujaba, a dos manos y en la pizarra, impresionantes secciones fugadas de catedrales. Esta imagen que hoy está presente en internet y el unánime testimonio de dolor y admiración de tantos alumnos y compañeros de uno y otro lado del Atlántico, son el mejor homenaje a un gran profesor entregado a su alumnos, a una persona íntegra de conciencia insobornable, a un sabio de la Arquitectura.

lunes, junio 13, 2016

84 años del Padre del Opus Dei.



Tras la huella de un Padre

Mons. Javier Echevarría celebra el 14 de junio un nuevo aniversario. Nació en Madrid, en 1932. Conoció a san Josemaría en 1948. Y desde 1994 es su sucesor al frente del Opus Dei. Presentamos algunas fotos y recuerdos biográficos.
DEL PRELADO
Nací en Madrid, en la calle Fortuny, el 14 de junio de 1932. Mi padre era ingeniero, profesor de la Escuela de Ingenieros Industriales (...). Yo quería ser agente de cambio y bolsa, como mi abuelo, para ganar dinero y vivir bien. Luego, Dios se metió en mi vida y cambié mis planes: aquí, en Roma, estudié Derecho Canónico en el Angelicum y Derecho Civil en la Universidad Lateranense, las licenciaturas y los doctorados.
Con san Josemaría, antes de ser sacerdote.Con san Josemaría, antes de ser sacerdote.

Estudié en los Maristas de la calle García de Paredes. Muy cerca, por cierto, donde once años antes -en 1928- Josemaría Escrivá había "visto" el Opus Dei (...). También viví siendo pequeño, en el mismo inmueble donde había un centro del Opus Dei. Pasado el tiempo, cuando supe que el fundador de la Obra había ido mucho a esa casa, y que solía subir y bajar por las escaleras, sin tomar el ascensor, pensé que quizá nos hubiésemos cruzado alguna vez. Y que me habría encomendado a mi Ángel Custodio, pidiendo mi vocación. Acostumbraba a hacerlo, cuando pasaba junto a alguien.
Una foto de 1958.Una foto de 1958.

Un domingo por la tarde, el 6 de junio de 1948, íbamos a ir al cine. Mi amigo me telefoneó, proponiéndome un cambio de planes: "¿te apetece que vayamos a una residencia, en Diego de León, para enterarnos de qué es el Opus Dei?". Y allá nos fuimos los seis. Nos atendieron muy bien (...). Al salir de allí, yo llevaba en el bolsillo una flamante estampa de Isidoro Zorzano, un ingeniero del Opus Dei. Me pareció un "santo laico" atractivo, al que se podía imitar. 
[Hablando sobre san Josemaría] '¡Eramos su vida!'[Hablando sobre san Josemaría] '¡Eramos su vida!'

Esto ocurría la víspera de la muerte de mi padre. Él estaba preparándonos el veraneo familiar en San Sebastián, cuando le sobrevino un infarto. Como la noticia no nos la dieron de golpe, sino diciéndonos que estaba muy grave, recuerdo que yo recé por él, con la estampa de Isidoro.
Don Javier fue 'custodio' de san Josemaría desde 1955. La foto es de 1968.Don Javier fue 'custodio' de san Josemaría desde 1955. La foto es de 1968.

Ese verano nos quedamos en Madrid. Nunca había sido así. Y esto me dio ocasión para frecuentar un centro de la Obra que -¡otra casualidad!- había en mi misma calle: los Echevarría habíamos vuelto a Españoleto. Y "Españoleto" se llamaba aquel piso de gente joven donde, siempre que me dejaba caer por allí, me daban algún trabajillo de la casa: lijar unas sillas viejas para repintarlas de nuevo; ayudar en la decoración; echar una mano en algún arreglo de carpintería... Me gustó eso de sentirme útil, y ser tratado como alguien que puede hacer algo por los demás. El 8 de septiembre pedí la admisión en la Obra. Yo tenía 16 años.
Acompañó al Fundador en numerosos viajes de catequesis.Acompañó al Fundador en numerosos viajes de catequesis.

Me enganchó el ambiente de alegría: estudiaban y trabajaban como locos, pero estaban muy contentos. El que, sin cambiar de estado, pudiese uno santificarse con su profesión. Y el horizonte inmenso de poder llevar a Cristo a mucha gente. Desde muy pequeño era muy sociable y me gustaba tener muchos y muy buenos amigos.
'Estoy muy orgulloso de haberme 'criado' cerca de monseñor Escrivá', dice.'Estoy muy orgulloso de haberme 'criado' cerca de monseñor Escrivá', dice.

El Padre vivía ya en Roma desde 1946, aunque venía a España con cierta frecuencia. En uno de esos viajes, en noviembre de 1948, nos invitaron a una tertulia con él. Sin que nadie me lo inculcase, yo estaba deseando conocer al Padre. Al acabar aquella tertulia -seríamos unos treinta y cinco-, el Padre se dirigió a los tres que éramos más recientes y nos propuso ir esa misma tarde con él a conocer Molinoviejo, una casa en pleno campo de Segovia, para convivencias y retiros.
'Tengo el corazón mundializado, gracias a haber vivido con dos hombres de espíritu grandioso'.'Tengo el corazón mundializado, gracias a haber vivido con dos hombres de espíritu grandioso'.

Nos metimos seis en un viejo Vauxhall. Detrás iba el Padre. Yo, delante, compartiendo el asiento con otro. Conducía el doctor Odón Moles. Durante el trayecto hicimos de todo: charlamos, cantamos, reímos, rezamos... Con su voz de barítono, bien timbrada y bien modulada, [San Josemaría] cantaba canciones de la calle, canciones de amor que él enderezaba hacia Dios: "tengo un amor que me llena de alegrías...". Nos gastaba bromas. Ah, bueno, yo me mareé, devolví... y como iba de negro por el luto de mi padre, me puse perdido. Me ayudó a limpiarme, me quitó el azoro por la situación, hizo que viajásemos con la ventanilla abierta, a pesar de estar en noviembre, y me mostró tantísimo cariño que, realmente, me sentí atendido, no ya por un padre, sino por un padrazo.
'Los custodes existen para que el Prelado, el Padre, no viva solo'.'Los custodes existen para que el Prelado, el Padre, no viva solo'.

En 1950 estaba aquí haciendo un curso de formación, cuando el Padre comentó que ese año, de España, vendrían siete a hacer el Colegio Romano de la Santa Cruz. Y yo le dije: "pues a mí me gustaría ser uno de esos siete". Sin más, el Padre me contestó: "Háblalo con don Álvaro. Si lo arreglas con tu familia, yo no tengo inconveniente". Volví a Madrid para hablar con mi madre cara a cara, y no por carta. Lo solucioné y... aquí estoy.
Don Álvaro tenía unas 'magníficas dotes humanas, con las que se llevaba a la gente de calle'.Don Álvaro tenía unas 'magníficas dotes humanas, con las que se llevaba a la gente de calle'.

[Cuando pienso en san Josemaría] Le veo entre gente, hablando de Dios... Le veo yendo, saliendo al encuentro de los demás... Le veo entregándose a todos nosotros, a tiempo completo, sin ahorrarse un esfuerzo, sin reservarse un minuto para sí mismo. Todo lo nuestro -un dolor de muelas, un examen, una preocupación familiar, un partido de fútbol que íbamos a jugar-, todo le era conocido y familiar. ¡Éramos su vida!
La ordenación episcopal de Mons. Javier Echevarría.La ordenación episcopal de Mons. Javier Echevarría.

A don Álvaro le veo eclipsándose siempre, en un segundo plano, desde donde pudiera ver, oír y atender a nuestro Padre: mirándole, incluso físicamente, con el deseo de aprender de él. Y esto, a pesar de sus magníficas dotes humanas, con las que se llevaba a la gente de calle. Yo le he visto siempre pendiente de nuestro Fundador, secundándole en todo, para ayudarle a hacer el Opus Dei.
Con Juan Pablo II, en 2003.Con Juan Pablo II, en 2003.

En 1955 me ordené de sacerdote. En el 56, a raíz del Congreso General del Opus Dei -celebrado en el Hotel Pfauer, un hotel modesto de Einsieldn (Suiza)-, nuestro Padre me dijo: "Javier, he de elegir dos custodes, de entre una lista de nueve nombres que me ha dado el Consejo. Yo desearía que uno fuese don Álvaro y tú el otro. ¿Estás conforme?". Yo tenía 24 años y pensé que había muchos que llevaban más tiempo en la Obra, que tenían más experiencia y más valores, y que podrían hacerlo mejor que yo. Pero me fié de la gracia de Dios y del discernimiento del Padre. 
En un viaje a Perú, acaricia un burro.En un viaje a Perú, acaricia un burro.

A mí me incumbía cuidar al Padre en todo lo material: desde decidir si había que comprarle unos zapatos, hasta acompañarle al médico, o preparar un viaje... Y también hacerle -no diré "correcciones"- indicaciones concretas sobre cuestiones externas, perceptibles, en las que pudiera mejorar o actuar de otro modo.
Bendiciendo a niños en Córdoba.Bendiciendo a niños en Córdoba.

Los custodes existen para que el Prelado, el Padre, no viva solo, no sea un hombre aislado allá arriba; y, además, para que se le pueda ayudar a ser mejor. La continuidad sólo se ha dado desde que fuimos custodes don Álvaro y yo. Antes siempre había un custodio que cambiaba. Sólo don Álvaro permanecía.
Una de las muchas tertulias en las que siempre habla de Dios (la foto está tomada en Murcia, España).Una de las muchas tertulias en las que siempre habla de Dios (la foto está tomada en Murcia, España).

[San Josemaría y don Álvaro] Han dejado el listón muy alto, pero también han dejado una pértiga muy fuerte. De una parte, ellos ayudan, desde el cielo. Y de otra, está muy nítido el ejemplo de cómo ellos actuaron. Bastará pensar, ante cualquier situación: ¿qué haría el Fundador? o, ¿qué haría don Álvaro?, para tener la seguridad casi total de que, siguiendo por ahí, acierta uno.
He tenido mi propia vida. Yo nunca hubiera soñado realizar mi vida de un modo tan ambicioso. Viviendo a mi aire, yo hubiese tenido unos horizontes muchísimo más estrechos, unos vuelos más cortos. De no haber estado, día tras día, junto a dos hombres de esa estatura humana y espiritual, ni me habría planteado la ambición de entenderme con todo el mundo, de preocuparme por todas las almas.
Con Benedicto XVI.Con Benedicto XVI.

Yo, como hombre de mi tiempo, como cristiano y como sacerdote, soy una persona realizada. Y tengo el corazón mundializado, gracias a haber vivido con dos hombres de espíritu grandioso, cristianamente grandioso.
Como Prelado, ha ordenado numerosos sacerdotes.Como Prelado, ha ordenado numerosos sacerdotes.

Estoy muy orgulloso de haberme "criado" cerca de monseñor Escrivá. ¡Más me hubiera gustado aprender de él! Y lo que me enseñó siempre fue a dilatar mi corazón de sacerdote. A tener los brazos abiertos a todo el mundo, vinieran de donde vinieran, y vinieran como vinieran: aunque se presentasen como mis enemigos mortales. A cualquier hora, en cualquier lugar y circunstancia, tener el corazón de par en par, para quien me necesite...".
Extractos de una entrevista realizada por Pilar Urbano.

viernes, junio 10, 2016

Unidos Podemos , suicidio colectivo, o ahora me toca robar a mí.


Socialismo es RESENTIMIENTO.









Ese 25% de españoles que están dispuestos a votar a Unidos Podemos ¿son todos económicamente analfabetos? ¿Son tan ignorantes que no saben que las políticas chavistas llevan a la ruina? ¿O se encontrarán más bien en el supuesto que explica aquí Ludwig von Mises?:
"El RESENTIMIENTO entra en juego cuando alguien, aun encontrándose en condiciones relativamente positivas, ODIA hasta el punto de estar dispuesto a aceptar grandes desventajas con tal de ver perjudicado al objeto de su odio. Muchos enemigos del capitalismo saben perfectamente que su condición sería menos favorable bajo cualquier otro sistema económico; pero, aun siendo conscientes de esto, se baten por el socialismo, porque esperan que también el rico al que envidian salga perdiendo. Repetidamente hemos oído decir a los socialistas que incluso la miseria material en la sociedad socialista será más soportable porque se tiene por lo menos la certeza de que nadie estará mejor" (Ludwig Von Mises, "Liberalismo", Unión Editorial, p. 40)  ( Francisco José Contreras)

jueves, junio 09, 2016

Elecciones USA.


Duelo entre impopulares. De NavarroValls en el MUndo.



ULISES

¿He escrito impopulares? Tal vez mejor rechazados o, incluso, odiados. Nunca en unas elecciones presidenciales en EEUU los electores inscritos han manifestado tanto recelo hacia los dos candidatos triunfantes. Cerca del 66% estiman queDonald Trump y Hillary Clinton no son "honestos ni dignos de confianza" (sondeoNew York Times/CBS News). Hillary, en cierto sentido, es víctima de su propio éxito. En su larga presencia en la vida pública estadounidense ha transitado con relativo éxito en medio de borrascas políticas. Pero ha sido a costa, muchas veces, de trapacerías y mentiras. Como sostiene Stanley Renshon, psiquiatra politólogo, pertenece a esa clase de políticos para los cuales "el fin justifica los medios". Ella está en la verdad, necesita que esa verdad se imponga con la victoria y hay que llegar a ella sea como sea.
Por ejemplo, todo el affaire de utilización de los ordenadores privados para mensajes oficiales inicialmente estuvo plagado de afirmaciones ambiguas, hasta que se ha demostrado claramente su negligencia. Desde julio de 2015, centenares de colaboradores de Hillary han sido interrogados y más de 50.000 e-mails se han recuperado de su servidor privado. El propio juez que dirige la causa ha comentado con disgusto que todo esto ha costado muchos miles de dólares a los contribuyentes. En fin, los no siempre claros ingresos en su Fundación, y el fiasco por su negligencia de Bengasi -con asesinatos de agentes de la CIA incluidos- hace que tanto la derecha como la izquierda formen un doble frente de ataque. Por ejemplo, su declaración de que el no nacido no merece la calificación de persona le ha supuesto la retirada de apoyo de los provida y de bastantes católicos.
No lo tiene mejor Trump. Dejando a un lado la histeria de los medios liberales en su ataque al financiero, es cierto que el candidato millonario es aún más rechazado que Hillary. Por ejemplo, siete de cada 10 mujeres lo rechazan, y los hispanos parecen tenérsela jurada. Uno de los grupos de hackers más importantes del mundo virtual (Anonymous) le acaba de declarar la guerra electrónica por sus ideas "terribles". Sus perfiles chauvinistas, racistas y xenófobos asustan a muchos. Desde el centro, la derecha y la izquierda, recibe ataques furibundos. Y, en el plano internacional, con la excepción de Putin y Kim Jong-un, el dictador norcoreano, los líderes internacionales lo ven con malestar. Silicon Valley está estupefacto, y Wall Street, después de una larga pataleta, poco a poco se resigna a verlo candidato por los republicanos. Hollywood lo rechaza.
Ahora bien, el poder tiene una gran capacidad de atracción. Su irradiación es fascinante. En cuanto se intuye, los enrabiados de ayer son los moderados de hoy. Los odios se diluyen, la ira se sosiega y los abismos de rencor político acaban cruzándose sobre puentes de esperanza. Esto es, me parece, lo que está sucediendo con los candidatos más detestados de toda la historia de la presidencia. Veámoslo.
Para Justin Barasky: "Las personas tienen una imagen de Trump que mide un kilómetro de ancho, pero un centímetro de profundidad. Cuando vean y entiendan las cosas que él ha dicho y hecho en su carrera, rápidamente se volverán contra él". No parece que esa profecía se haya cumplido. Trump está hoy en la cresta de la ola. Un sondeo nacional incluso le acaba de dar vencedor en su duelo con Clinton por 41% contra 39%.
El Partido Republicano parece rendirse ante el monstruo que ha gestado en sus entrañas. Tanto Ryan, el jefe de la mayoría republicana en el Congreso, comoReince Priebus, presidente del Comité Nacional Republican, se han alineado con Trump y con ellos la casi totalidad del establishment republicano -incluido Marco Rubio-, excepto los tres BushJohn McCain y Mitt Romney . La cadena conservadora Fox News ha hecho las paces con el violento millonario. Y los supremacistas blancos, después de algún titubeo, acaban de calificarlo -nada menos- como "una divina sorpresa".
Los latinos lo rechazan, pero comienzan a darse tímidos datos de una moderación de los odios iniciales. Una encuesta para Univision 23 muestra que el empresario es preferido entre los cubanoamericanos del condado de Miami-Dade frente a su probable rival, Hillary, por 41% a 29%. De ahí que comienzan a mitigarse las conclusiones de su castigo por la minoría hispana. Trump ha conseguido diferenciar entre ilegales y legales. Estos últimos, sencillamente, no se sienten amenazados por Trump.
La candidatura de Trump ya no es un chiste. Incluso los editores del Huffington Post han echado marcha atrás en su inicial anuncio de que cubrirían su campaña «en las páginas de entretenimiento». De ahí que los distintos mix del rubio financiero -mezcla de Gengis Kang y HitlerMussolini y Berlusconi etcétera- se han diluido, viendo en él simplemente un populista, es decir, un representante de esa posición por la cual "el político devuelve al pueblo sus propios estados de ánimo, sus lugares comunes y sus prejuicios (Simone)".
Respecto a Hillary -la reina del caos, como la denomina un reciente libro de Diana Johnstone- está recobrando poco a poco el brillo de antaño. La insistencia de su campaña en mostrarla como la esposa ideal (tolerante con su marido), la madre de todos los americanos ( posible primera mujer presidenta), la hija devota (cuidadora de su madre hasta el final), la entrañable abuela y la pasionaria de los derechos de las mujeres, han dulcificado su imagen, anclada en la de una mujer dura y vengativa. Consciente de que la primera mujer presidenta no entusiasma tanto como el primer presidente negro, ha rescatado de las sombras la figura deBill Clinton (héroe para los afroamericanos), prácticamente nominándolo como la gran esperanza de la economía americana, y lanzándolo a la campaña electoral californiana. Es la vuelta a los viejos tiempos de Billary: dos por uno. Un intento del olvido popular de la agresiva lívido clintoniana y el contraataque, como recalca Vanity Fair, de que Trump no es un angelito en proezas sexuales: divorciado, con cinco hijos de tres esposas, y una posible primera dama extranjera (modelo yugoslava) que ha posado ligera de ropa.
Por otra parte, un cierto temor a Trump ha revalorizado la figura de Hillary. Un buen número de electores prefieren confiar los códigos nucleares -y la Casa Blanca- a la experimentada Hillary más que a un político sin experiencia de gobierno. Y aunque la candidatura de Hillary supondría para muchos la perpetuación dinástica de una élite política, América soporta bastante bien a las familias gobernantes: desde los Adams, hasta los Kennedy, pasando por losRoosevelt y los Bush. Unos lo hicieron mejor que otros, pero en su conjunto, sus vidas políticas oscilan desde el sobresaliente al aprobado, sin llegar al desastre.
Así pues, los candidatos republicano y demócrata afrontarán en julio dos convenciones no demasiado conflictivas. Trump, también vencedor en elsupermartes de ayer (incluida California), es muy posible que en la convención de Cleveland logre la unidad de los republicanos, que en todo caso lo prefieren a la odiada Hillary. Ésta, sobre todo después de sus triunfos de ayer (California, New Jersey, New Mexico...) ya está mandando mensajes conciliadores a Bernie Sanders. Después de la victoria dijo: "Su campaña ha traído un debate vigoroso y positivo sobre la desigualdad en EEUU". De este modo Hillary logrará en Filadelfia un respaldo masivo de la convención demócrata, incluido probablemente el del propio Sanders.
¿Y qué quedará para las convenciones? Aparte del habitual jolgorio, algo muy importante: el nombramiento de vicepresidente. Los nombres comienzan a proliferar. Por parte republicana, Susana Martínez, la gobernadora de Nuevo Mexico; Bob Corker, senador por Tennesse; el senador Marco Rubio o, entre otros, el gobernador de New Jersey, Chris Christie. En el campo demócrata, Cory Booker, afroamericano, senador por New Jersey; Julian Castro, hispano, actualmente en el gobierno de Obama; Tom Vilsack, ex gobernador de Iowa y actual secretario de Agricultura; o el mismo Sanders. Pero este capítulo requiere un análisis separado en este gran culebrón de las elecciones presidenciales.
Rafael Navarro-Valls es catedrático, académico y analista de la Presidencia USA.