viernes, julio 03, 2020

Entrevista al Prelado del Opus Dei.




«Quería que el prelado del Opus Dei me contestara algunas cuestiones que me inquietan como madre y como creyente»

Filósofa, teóloga, madre de familia y asesora de Ediciones Cristiandad, la madrileña Paula Hermida le planteó al prelado del Opus Dei la posibilidad de hacerle una entrevista larga y pausada –de pensadora a pensador– sobre algunas cuestiones actuales que le inquietaban. El resultado es “Cristianos en la sociedad del siglo XXI”, un libro que recoge 70 preguntas sobre el futuro de la familia, el papel de la Iglesia, la evolución del Opus Dei o las consecuencias de la pandemia de la COVID- 19.
DEL PRELADO
¿Cómo surge la idea del libro?
Desde que soy madre miro el mundo con otros ojos. No con los míos, sino pensando en el futuro que les dejo a mis hijos. En ese sentido, hay cuestiones que me preocupan. Es un mundo muy rápido, muy cambiante, agresivo. Un mundo donde la enfermedad se oculta, se lleva como una losa, donde encuentras mucha adicción, depresiones… Son temas que me planteo y sé que no tengo la solución.
Y, ¿por qué decide preguntarle estas cuestiones al prelado del Opus Dei?
Pensé que era alguien que podía aportar. Tiene un perfil muy completo; es físico de formación, es teólogo. Es una persona inteligente, reposada y tiene una visión muy amplia por su trabajo. Además, por lo que le había escuchado y leído, es un hombre que, sin dejar de ver lo negativo que hay en el mundo, tiene un mensaje sumamente esperanzador.
Y también pesó, lógicamente, mi trabajo como asesora en Ediciones Cristiandad. Desde ahí, uno de mis objetivos es dar respuesta a la cuestión de Dios en el mundo actual, los modos de oración, la falta de fe o aún más su desprecio, las distintas espiritualidades, etc.
La autora de la entrevista al prelado del Opus DeiLa autora de la entrevista al prelado del Opus Dei
Para mí este libro-entrevista era una buena oportunidad para ofrecer un libro de espiritualidad con contenido, fácil de leer y concreto, algo que la gente reclama.
¿Cómo fue el proceso de elaboración de las 70 preguntas?
Algunas las tenía en la cabeza, o mejor, en el corazón desde hace tiempo. Pero para otras pedí ayuda. No soy periodista y no quería que el texto final fuera largo y aburrido, así que pregunté a amigos de diferentes profesiones, algunos periodistas. Se puede decir, en ese sentido, que fue un cuestionario hecho en equipo.
Un libro entrevista depende de quién pregunta… pero sobre todo de quien contesta ¿está contenta con el resultado?
La verdad es que sí. He estado muy cómoda escribiendo este libro. Yo soy lenta trabajando, necesito reposar y he tenido tiempo. No es un libro de respuestas rápidas sino de respuestas profundas. Al final es un texto que requiere más de una lectura. No sobra ni falta una palabra.
Al mismo tiempo, he procurado que no pesase tanto que acabase convirtiendo la entrevista en un libro de teología o espiritualidad denso o aburrido.
Mons Fernando Ocáriz responde en el libro a las preguntas de la filósofa y teóloga Paula Hermida sobre algunos retos de nuestro tiempo, la misión de la Iglesia y el desarrollo del Opus Dei.Mons Fernando Ocáriz responde en el libro a las preguntas de la filósofa y teóloga Paula Hermida sobre algunos retos de nuestro tiempo, la misión de la Iglesia y el desarrollo del Opus Dei.
Algunas preguntas recogen aspectos menos comprendidos sobre el Opus Dei
Me interesaba que el prelado diera respuesta a algunas preguntas que se repiten frecuentemente en la opinión pública e incluso en gente cercana al Opus Dei. Y además tenía un interés personal; me interesaba mucho conocer la visión del prelado sobre algunos aspectos de la evolución del Opus Dei.
Si tuviera que resumir el libro en una frase...
Elegiría esta: "No estamos solos en esta batalla”. En esta frase está, para mí, el corazón del libro: esperanza firme en que no cuentan solo nuestras fuerzas. Me gusta también su llamada a la responsabilidad personal cuando dice: “todos somos responsables, todos protagonistas”. Me parece una visión realista de las heridas que nos afectan como sociedad y veo un sentido épico de la vida que nos hace falta recuperar. En otro momento, Fernando Ocáriz resume esta frase de otra forma: “No podemos olvidar, que sin ignorar los problemas propios de cada época, Dios es el Señor de la Historia”.

jueves, julio 02, 2020

Salmones.

Una cosa muerta puede ir con la corriente, pero sólo algo vivo puede ir contra ella.

Gilbert K. Chesterton



La imagen puede contener: exterior, agua y naturaleza

martes, junio 23, 2020

Quién fue san Josemaría explicado en 2 minutos

Contradicción y progresía.

https://www.elmundo.es/opinion/2019/02/20/5c6c1003fc6c83563a8b4737.html

CANELA FINA

Contradicción progresista

Actualizado 
El ex presidente francés, Nicolás Sarkozy.
El ex presidente francés, Nicolás Sarkozy. ERIC FEFERBERG AFP
Los párrafos que copio a continuación, sin alterar una coma, pertenecen a un personaje especialmente respetado en la política y la cultura europeas:
"Hoy hemos derrotado la frivolidad y la hipocresía de muchos intelectuales progresistas. De esos que el pensamiento único es el del que todo lo sabe y que condena la política mientras la practica. Desde hoy no permitiremos mercantilizar un mundo en el que no quede lugar para la cultura: desde 1968 no se podía hablar de moral. Nos impusieron el relativismo: la idea de que todo es igual, lo verdadero y lo falso, lo bello y lo feo, que el alumno vale tanto como el maestro, que no hay que poner notas para no traumatizar a los malos estudiantes. Nos hicieron creer que la víctima cuenta menos que el delincuente. Que la autoridad estaba muerta, que las buenas maneras habían terminado, que no había nada sagrado, nada admirable. El eslogan era vivir sin obligaciones y gozar sin trabas. Quisieron terminar con la escuela de excelencia y de civismo. Una izquierda hipócrita que permitía indemnizaciones millonarias a los grandes directivos y el triunfo del depredador sobre el emprendedor. Esa izquierda está en la política, en los medios de comunicación, en la economía. Le ha tomado el gusto al poder. Dejaron sin capacidad a las fuerzas del orden y crearon una frase: se ha abierto una fosa entre la policía y la juventud. Los vándalos son buenos y la policía es mala. Como si la sociedad fuera siempre culpable y el delincuente el inocente. Defienden los servicios públicos, pero jamás usan transporte colectivo. Aman mucho la escuela pública, pero mandan a sus hijos a colegios privados. Firman peticiones cuando se expulsa a algún invasor, pero no aceptan que se instalen en su casa. Son esos que han renunciado al mérito y al esfuerzo y que atizan el odio a la familia, a la sociedad y la república. Hoy debemos volver a los antiguos valores del respeto, de la educación, de la cultura y de las obligaciones antes que los derechos".
El autor de esta ráfaga de pensamiento certero es Nicolas Sarkozy, un político liberal que ha ocupado cargos de máximo relieve y que siempre ha destacado por su moderación, su ecuanimidad, su espíritu constructivo, la claridad de ideas y la sagacidad en el análisis del desarrollo de la sociedad europea.
Luis María Anson, de la Real Academia Española.