martes, mayo 31, 2016

Acaba Mayo, María.






Qué pronto se pasa el tiempo. Mes de mayo , mes de la Virgen, flores, esperanza nuestra, madre, maestra, reina, causa de nuestra alegría, refugio de los pecadores, puerta del cielo, salud de los enfermos físicos y síquicos. Muchos acusan a los católicos de Mariolatría; falso, falso.A Newman, Beato Newman, le horripilaban ciertas manifestaciones del mundo católico de su época, pero amaba a la Madre de Dios y comprobaba que el anglicanismo dejando de un lado a María, habían perdido a Cristo Dios y hombre, y los católicos con sus cánticos pueriles o sus manifestaciones desbordantes de amor a María, habían conservado a Cristo Dios y hombre.

 El culto especialísimo a la Virgen es de hiperdulía. Y la Madre siempre lleva al hijo y el hijo a la madre. Dicen que Miguel Angel pintó a Adán con una lágrima, porque no tuvo madre. De María nunca hablaremos demasiado, más que tú sólo Dios. Sólo Dios Padre y la Virgen, mujer y criatura, pueden decir "Este es mi hijo", "haced lo que El os diga". La Virgen tiene mucha mano en la tierra, en el cielo, en el purgatorio ( tema apasionante, que me ha puesto las pilas ) y por eso nos manda mensajes, porque sabe lo que se está cociendo de verdad. No soy muy amigo de revelaciones privadas, me basta con la Revelación; pero sorprende Lourdes, Fátima, Medjugorje: mensajes de esperanza, de rezar el rosario o la coronita de la Misericordia, abrazarnos al amor de Dios, rezar por los difuntos, llamadas serenas a la penitencia, a cambiar de vida, de un mundo que ansía a Dios y lo busca por todas partes, pero a la vez le rechaza después de haber muerto por nosotros y salvarnos.

 Nos pide un poquito de colaboración. Esta vida es transitoria, "una mala noche en una mala posada", decía Santa Teresa, que hay que vivirla con plenitud y sin miedo. Un sacerdote, cuando le comenté que había conocido el Opus Dei, él había oído muchas cosas, me preguntó, ahí quieren a la Virgen. Sí, decididamente sí. Se quedó muy tranquilo. A Jesús se va y se vuelve por María, decía Josemaría Escrivá. Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre Jesús. Prepáranos un camino seguro y gracias Madre mía.Jamás se ha oido decir que uno sólo de cuántos han acudido a vuestra protección, haya sido desamparado por ti.

domingo, mayo 29, 2016

El cuerpo y la sangre de Cristo.







ALÉGRATE, ALMA MÍA

            Si en pan tan soberano,
            se recibe al que mide cielo y tierra;
            si el Verbo, la Verdad, la Luz, la Vida
            en este pan se encierra;
            si Aquel por cuya mano
            se rige el cielo, es el que convida
            con tan dulce comida
            en tan alegre día.

            ¡Oh cosa maravillosa!
            Convite y quien convida es una cosa,
            alégrate, alma mía,
            pues tienes en el suelo
            tan blanco y tan lindo pan como en el cielo.

                        Miguel de Cervantes

sábado, mayo 28, 2016

Esa imagen de María...








Me gusta esta imagen de la Virgen porque tiene la expresión de una madre que mira a su niño con cariño y mismo tiempo con una cierta seriedad en el rostro. No es la expresión de una mamá boba que está sumergida en una onda de sensiblería al mirar a su bebé. María mira a su niño con ternura porque es su hijo, pero a la vez adora al Niño porque sabe que es Hijo de Dios. Hay también un cierto aire de preocupación en la mirada de Maria. Ella sabe que en futuro de su pequeño habrá mucho sufrimiento. ( Jorge Salinas ).

jueves, mayo 26, 2016

Quién me asignó el sexo ???..y el color de la piel???



Aréchaga mejor cada vez......    https://blogs.aceprensa.com/elsonar/los-otros-trans-tambien-tienen-derechos/

Los otros “trans” también tienen derechos

los-otros-trans-tambien-tienen-derechos
Hay frases absurdas que pueden adquirir carta de ciudadanía solo por repetición. Así, a propósito de la transexualidad, se habla de personas que no se reconocen o rechazan “el sexo que se les asignó en el nacimiento”. La idea de “sexo asignado” parece sugerir la cabezonería de unos padres, la arbitrariedad de un funcionario o el despiste de un médico que no se dio cuenta de lo que el bebé tenía entre las piernas. Pero evidentemente el sexo no se asigna, simplemente se reconoce.
Otra cosa es que alguien no se reconozca en el género correspondiente a su sexo biológico, lo que hasta ahora se consideraba un trastorno muy infrecuente denominado disforia de género. Pero, según los nuevos cánones antidiscriminación, diga lo que diga la biología, hay que reconocer el género con el que una persona se identifica, y negar esta posibilidad de cambio sería un atropello.
Pero si en esta cuestión la última palabra no la tiene la biología sino la autodeclaración, no se entiende por qué la capacidad de ser “trans” debe reducirse solo a la identidad sexual. En el nacimiento todo se nos impone, empezando por la venida al mundo. No elegimos nuestros padres ni nuestros hermanos, ni el lugar del nacimiento, ni el sexo, ni la nacionalidad, ni la raza, ni nuestras características físicas, que quedan al albur de la lotería genética; nuestro nombre, nuestra lengua, nuestra religión y nuestra crianza, van a depender de decisiones paternas, al menos hasta la mayoría de edad.
Pero es un dato de experiencia que muchos no están contentos con algunas de estas características que se les “asignaron” por nacimiento. Con la misma obstinación con que algunos adolescentes piden un tratamiento hormonal para el cambio de sexo, otros pedirían un cambio de padres pues no se entienden con los suyos. Y si la biología no cuenta para el género, ¿por qué va a contar para la filiación?
¿Y las posibilidades del “libre desarrollo de la personalidad”: hay algo más injusto que queden condicionadas por el país del nacimiento? Muchos centroamericanos, que huyen de la pobreza y de la violencia del país que les fue “asignado”, quieren que se reconozca su derecho a vivir en EE.UU. Se consideran atrapados en un país extraño y pobre, cuando en realidad se sienten ya estadounidenses. ¿Por qué no se reconoce su derecho a instalarse en EE.UU. igual que un trans americano exige poner el pie en el baño de señoras?
Desde luego, para el “transnacional” centroamericano el no poder permanecer en EE.UU. es causa de un sufrimiento mucho mayor que el del trans americano impedido de elegir baño en Carolina del Norte. Sin embargo, la misma Administración Obama que amenaza con cortar el grifo de la financiación federal a las escuelas que no se rindan a los deseos del alumno transexual, sigue deportando a niños centroamericanos que se sienten transnacionales.
También hay gente que se siente “transracial”. El año pasado dio mucho que hablar en EEUU el caso de Rachel Dolezal, una activista contra la discriminación racial que llegó a dirigir una sección local de la Asociación para el Avance de las Gentes de Color. El problema es que durante diez años Dolezal se hizo pasar por afroamericana, cuando en realidad era blanca. Tras descubrirse el engaño, Rachel aseguró que ella siempre se había sentido negra. De nada le sirvió. Fue acusada de “apropiación cultural” y de fraude, y tuvo que dimitir. Pero si hubiera dicho que se sentía hombre y se hubiera vestido como tal, todos habrían alabado su “coraje” y quizá hubiera tenido derecho a portada en Vanity Fair. A fin de cuentas, no había hecho menos esfuerzos que Caitlyn Jenner para crearse la imagen deseada. En sus fotos de juventud, Dolezal es blanca, y su cabello rubio le cae sobre los hombros. Hoy, luce una tez mucho más oscura y una electrizante cabellera afro rizada.
Paradójicamente, el movimiento trans nos retrotrae a una época en que la idea de mujer venía definida por su apariencia externa, como si el maquillaje, el peinado, o incluso un modo de vestir sexy pudiera cambiar una condición que está inscrita en cada célula del cuerpo humano. Esos estereotipos, que el feminismo denunció como una construcción social artificial, vuelven como marcas definitorias de la feminidad para satisfacer los deseos de algunos hombres que se sienten mujeres.
En cualquier caso, si no hay que dejarse condicionar por lo que a uno se le “asignó” en el nacimiento, aceptemos también los derechos de los otros trans, atrapados en una raza, una nacionalidad o una cultura en la que no se reconocen.

lunes, mayo 23, 2016

Qué hacer ????


"Ahora, la voz de orden es atenerse al mensaje esencial del cristianismo: huir del mundo, creer en Cristo, hacer todo el bien que se pueda, desapegarse de las cosas criadas, guardarse de los falsos profetas, recordar la muerte. En una palabra, dar con la vida testimonio de la Verdad y desear la vuelta de Cristo".

P. Leonardo Castellani, S . J .





domingo, mayo 22, 2016

Dulce Madre, llévanos a la Trinidad.











DULCE MADRE,
NO TE ALEJES.
TU VISTA DE MÍ NO APARTES;
VEN CONMIGO A TODAS PARTES,
Y SOLO NUNCA ME DEJES.
YA QUE TÚ ME QUIERES TANTO,
COMO VERDADERA MADRE,
HAZ QUE ME BENDIGA EL PADRE,
CON EL HIJO Y EL ESPÍRITU SANTO.
AMÉN.

miércoles, mayo 18, 2016

Diaconisas ??????



https://blogs.aceprensa.com/elsonar/diaconisas-en-la-sociedad-moderna/   Aréchaga, siempre en la diana...

diaconisas-en-la-sociedad-modernaLa contestación del Papa a una pregunta sobre la posibilidad de que las mujeres sean diaconisas ha vuelto a poner en marcha un proceso ya repetido en este pontificado. Ante una propuesta, el Papa deja abierta la posibilidad de estudiar un cambio en un terreno que conecta con la sensibilidad actual. Los titulares periodísticos transforman el estudio en decisión y dan por hecho que el Papa quiere el cambio. Los reportajes del día siguiente van más allá y vaticinan que es el primer paso para el sacerdocio femenino. La Oficina de Prensa del Vaticano tiene que achicar agua y Lombardi aclara que “el Papa no ha dicho que pretende introducir la ordenación diaconal de las mujeres”. Los que creen que el Papa Francisco comparte sus ideas para el cambio en la Iglesia, aseguran que el reformismo del Papa es frenado por los conservadores que ponen palos entre las ruedas.
Un poco más de calma y memoria ayudaría a situar la cuestión en su contexto. El Papa ha dicho en una respuesta informal que puede ser bueno que una comisión de estudio clarifique si en la Iglesia actual es posible que haya mujeres que realicen las tareas que en la Iglesia primitiva estaban a cargo de las que en algunos documentos se mencionan como diaconisas.
Sin prejuzgar lo que pueda decir tal comisión, no está de más recordar que ya el conservador Ratzinger, cuando era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, no tuvo inconveniente en encargar a la Comisión Teológica Internacional un estudio sobre la evolución del diaconado, en el que entre otras cosas se trataba del ministerio de las diaconisas.
Sin pretender dar una conclusión definitiva, el estudio afirmaba que las “antiguas diaconisas” no eran asimilables a los diáconos de hoy, y que el diaconado actual forma parte del sacramento del Orden, que solo pueden recibirlo válidamente los varones.
Como el Papa ha reafirmado en más de una ocasión que la Iglesia no admite el sacerdocio femenino, los titulares de estos días decían que las diaconisas podrían celebrar bautismos y matrimonios, sacramentos para los que no se requiere ser sacerdote. Pero ¿realmente la Iglesia necesita diaconisas para estas tareas? No da la impresión de que haya niños que no puedan ser bautizados por falta de sacerdotes ni matrimonios que aguarden impacientes a encontrar a un cura para que los case. De todos modos, en caso de necesidad cualquier fiel puede bautizar y, donde no haya sacerdotes ni diáconos, el obispo puede delegar a laicos para que asistan a los matrimonios (Código de Derecho Canónico, c. 1112).
Así que la idea de las diaconisas no parece exigida por necesidades de la Iglesia, sino más bien por el deseo de realzar el papel de la mujer en la Iglesia. Pero aquí también habría que distinguir entre revalorizar y clericalizar. Por una parte, no hay que olvidar que la idea de las diaconisas se suscita en una reunión del Papa con las superioras religiosas, y quien hace la pregunta lo plantea como una extensión de las tareas que ya realizan las religiosas. Pero la inmensa mayoría de las mujeres en la Iglesia son laicas, que tienen otras ocupaciones y situaciones de vida. Hoy día, más que mujeres que bauticen, necesitamos madres dispuestas a tener los hijos que han de ser bautizados. Y más que diaconisas que casen, se echan en falta mujeres y hombres bien preparados para casarse.
Nada es más ajeno al pensamiento de Francisco que la idea de que el único modo de hacer algo importante en la Iglesia es ser clérigo. Ya en otra ocasión, a propósito del nombramiento de mujeres cardenales, explicó: “Las mujeres en la Iglesia deben ser valoradas, no clericalizadas”.
Revalorizar el papel de la mujer en la Iglesia no exige darle más espacio en el altar, sino valorar más y contar con su opinión en importantes espacios que ya ocupan y que en muchos casos dirigen. Dentro de la Iglesia, a menudo son mujeres la que se ocupan de transmitir la fe a los niños, las que organizan las actividades caritativas, las que hacen posible que marche una parroquia, las que mantienen vivas las devociones populares y tantas otras cosas en las que la aportación de la mujer es insustituible. Esto ocurría ya en las comunidades de los primeros cristianos, como lo reflejan losHechos de los Apóstoles y las cartas de San Pablo.
Pero, sobre todo, si algo necesita la Iglesia en este momento es el testimonio y la acción de la mujer católica para esa “Iglesia en salida” que predica el Papa Francisco. Hace falta su influencia en la enseñanza, en el mundo de la moda, en la comunicación, en el arte, en la política, en la humanización de las prácticas empresariales, en la conciliación entre trabajo y familia, en las relaciones entre hombre y mujer, y en tantos otros ámbitos donde la mujer puede llevar esa visión más elevada que aporta la fe y la sensibilidad femenina.
Este servicio (“diaconía”) en medio del mundo es la mejor aportación de la mayoría de las mujeres en la Iglesia de hoy.

miércoles, mayo 04, 2016

In pace José Javier López Jacoiste.








         (Obituario) Mundo 1 mayo 2016

   UNA GRAN CABEZA JURIDICA


Conocí al profesor José Javier  López   Jacoiste en 1973. Yo era, por entonces,  un joven profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Murcia. El era ya  un prestigioso catedrático de Derecho Civil y Vicerrector de la Universidad de Educación a Distancia, de cuya Facultad de Derecho había sido también Decano. La conversación giró sobre una colaboración docente que me habían pedido para la UNED. Me sorprendió su cordial afabilidad,  acompañada de una notable  claridad y precisión en los conceptos jurídicos. 

No volví a verlo hasta veinte años después, con motivo de mi ingreso como académico de Número en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.  Mantenía su cálido trato, su savoir faire y su agudeza jurídica. Leímos nuestros respectivos discursos de ingreso en la Real Academia con pocos meses   de distancia. Así que he tenido el honor de compartir con él su activa vida académica durante más de quince años, comprobando  su alta  calidad humana y su enciclopédico conocimiento del Derecho.

 No hay que olvidar que a su condición de Catedrático de Derecho Civil, unía su experiencia como notario y vocal permanente  de la Comisión nacional de Codificación. El Notariado español ha traído a nuestro  universo jurídico experiencias muy valiosas,  y un hacer recto, inspirador de valiosas ejemplaridades. Por eso conocía muy bien,  no solamente el derecho en estado de “reposo”- su vertiente teórica-,   sino también lo que se ha llamado el derecho “en pie de guerra”, esto es, el derecho en su faceta práctica.
Unía, por tanto, tres cualidades (catedrático, académico y notario) que le permitían tener una visión muy amplia de los fenómenos jurídicos. Como catedrático lo había sido de las Universidades de Santiago de Compostela, Barcelona y UNED, además de Profesor de la Universidad de Navarra, de la que fue uno de sus fundadores.  Como académico de la Real de Jurisprudencia y Legislación, lo fue desde el 10 de enero de 1994 hasta su reciente muerte. Presentó importantes ponencias en los Plenos de Numerarios, representó a la Academia en el Congreso Internacional de Academias Iberoamericanas de Derecho ( 1998,  Córdoba , Argentina), y formó parte de su Junta de Gobierno como interventor. En fin, como Notario ocupó destino en San Sebastián y Madrid .

Era muy consciente de que en  la  cultura jurídica hay un ciclo constante: descubrimiento de problemas jurídicos, formación de principios, articulación de un sistema legal. El primero y el segundo paso suelen darlo los teóricos del derecho, los “académicos” y profesores, que influyen en la actividad legislativa mucho más de lo que se cree.  Todo acto legislativo carente de base dogmática es ya,  de antemano, “un viaje sin destino”(Esser) . Pero, al tiempo, sabía que  Teoría y práctica del Derecho van muy unidas, de ahí los valiosos trabajos jurisprudenciales y de Derecho notarial que abordó en su amplia tarea investigadora.

 

Sin olvidar su habitual presencia en los medios jurídicos extranjeros: Viena, Bonn, Paris y Nueva York contaron con su investigación y  docencia como visiting professor. Lo cual fue compatible con una habitual  actividad deportiva,  en especial con los grupos universitarios de montañismo, que lo llevó a las grandes cimas de los Alpes y los Pirineos. De ahí que  fuera  un hombre amante de la libertad y de los grandes horizontes, en lo que influyó también sus profundas convicciones religiosas, fruto de su pertenencia al Opus Dei.


Los últimos años de su vida convivió con una grave enfermedad, ante la que no perdió el buen humor ni su dedicación al Derecho, en especial al Derecho civil navarro. No hay que olvidar su antigua y activa participación en los trabajos legislativos que concluyeron con la Compilación o Fuero Nuevo navarro. Desde luego, fue una lúcida  cabeza jurídica y un gran caballero.


Rafael Navarro-Valls, Académico/Secretario General de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación 

Decenario del Espíritu Santo.



Mañana comienza el Decenario del Espíritu Santo, que culmina con la fiesta de Pentecostés. 
Os hemos preparado varios recursos enhttp://opusdei.es/es-es/article/decenario-al-espiritu-santo-2/





martes, mayo 03, 2016

Madres.





Madre ...
Benditas las ojeras de las madres, y bienaventuradas las espaldas de las madres, los pasos con varices de las madres. La noches arrasadas de las madres. Y bienaventuradas las madres, madres, madres.
Porque ser madre es una puerta abierta; ser madre es un peral junto al camino. Es un agua sencilla, una pradera...Un árbol sin horarios ni preguntas, ni prohibidos. Un poco de nieve que se pisa.
Ser madre es lo que nunca termina.
Lo que parece Dios de tan, tan madre.
Yo bendigo a las madres con toda la poesía que me cabe en la voz. Y digo para el puro diccionario de los ángeles: madre, la mujer que al dolor le enseña a ser sonrisa.
Miguel d’Ors





domingo, mayo 01, 2016