martes, septiembre 18, 2012

Ecce homo.

En la jerga periodística, se llama 'serpiente de verano' a la noticia absurda, grotesca o inverosímil que durante las vacaciones estivales divulgan los medios de comunicación, ante la carestía de noticias trascendentes. A veces, sin embargo, una 'serpiente de verano', en su aparente intrascendencia o peregrina inverosimilitud, puede decirnos más sobre nuestra época que mil tratados de antropología. Es lo que ha ocurrido con la serpiente (pero serpiente pitón o anaconda, por lo menos) de este verano, que sin disputa ha sido la 'restauración' perpetrada por Cecilia Giménez, una anciana del pueblo de Borja, de una pintura mural que representaba un Ecce Homo, en el santuario de la Misericordia, sito en dicha localidad zaragozana. La 'restauración', de un chapucerismo antológico, fue realizada sin embargo de buena fe por la pintora aficionada; y, tras convertirse en un fenómeno mediático para escarnio de su autora, ha desencadenado una suerte de culto idolátrico friqui que, al parecer, empieza a rendir opíparos beneficios comerciales.


En la fascinación turulata que la 'restauración' del Ecce Homo de Borja ha provocado descubrimos, en primer lugar, la pervivencia de cierto humor hispánico de cuño esperpéntico que halla un inconfesable deleite en carcajearse de las taras y defectos del prójimo. Este humor, que ha dado momentos de gloria a nuestra literatura (de Quevedo a Valle-Inclán) y, en general, a nuestro arte (el cine de Buñuel, por ejemplo), suele despeñarse sin embargo más frecuentemente por los andurriales de la chocarrería y la zafiedad. En el adefesio de Borja este humor ha hallado, sin embargo, un desaguadero óptimo; pues, aunque en último término se carcajea de una tara del prójimo (la insensata osadía de la 'restauradora', incapaz de apreciar su escasa destreza con los pinceles), logra pasar las aduanas de la corrección política, por no hacer burla directamente de tal tara, sino de sus obras. Cecilia Giménez se convierte así en una involuntaria émula de aquel pintor Orbaneja al que se refería Cervantes, «que cuando le preguntaban qué pintaba respondía: 'Lo que saliere'; y si por ventura pintaba un gallo escribía debajo: 'Este es gallo', porque no pensasen que era zorra».


A esta propensión esperpéntica típicamente española se suma aquí, en segundo lugar, el fenómeno universal del friquismo, que en la 'restauración' de Borja ha hallado un icono que puede lucir orgullosamente. El friquismo es algo así como la mueca risueña que el hombre contemporáneo adopta, una vez que el vómito del nihilismo lo ha dejado vacío y exhausto. Después de que la modernidad pusiera en duda el sentido del mundo, la posmodernidad nos enseñó que nada tiene sentido; y que el sinsentido, por lo tanto, era la única ley que podía regir el mundo; un sinsentido erigido en doctrina filosófica y en preceptiva artística.


El friquismo adopta esta máxima posmoderna y la entroniza en los altares de un culto nuevo: el sinsentido se convierte así en objeto de adoración satisfecha, haciendo de los gustos más estrambóticos y desquiciados un signo de identidad y organizando en su derredor un universo complaciente y jovial (que, en el fondo, es una anestesia de la rabia y el enojo que nos provoca vivir en un mundo que ha extraviado el sentido). Si la posmodernidad proclamó con entusiasmo que el arte debía dejar de buscar el bien, la verdad y la belleza, para convertirse en un aspaviento o expresión caótica de irracionalidad, encumbrando a categoría estética la iconoclasia al estilo de Duchamp, ¿por qué el friquismo, que es el recuelo o resaca última de la posmodernidad, no va a encumbrar el adefesio de Borja?


Por último, y como corolario de lo anterior, no creo que sea baladí que la pintura 'restaurada' de Borja sea de asunto religioso. Si a Cecilia Giménez le hubiese dado por 'restaurar' un cuadro de Picasso o Tàpies, sospecho que los medios de comunicación no habrían celebrado su osadía con tanto alborozo. La pintura religiosa, durante siglos, fue expresión, más o menos sublime, de un mundo que 'tenía sentido'; y también de un arte que buscaba el bien, la verdad y la belleza. De un modo tal vez inconsciente, en la 'restauración' de Borja nuestra época celebra la profanación de tales aspiraciones, que han llegado a resultarle odiosas. Porque siempre se odia aquello que no se puede alcanzar: aunque ese odio adquiera expresiones jocosas; aunque se utilice a una pobre anciana, émula de Orbaneja, para darle carta de naturaleza.
 
Juan Manuelde Prada.

4 comentarios:

Sacramento Rosales dijo...

¿Como se aplaude aquí? Bueno pondré: APLAUSOS. Ojala yo hubiese podido escribir algo así. Muy bien dicho.
Un abrazo Sinret.

Sinretorno dijo...

Mento, majísima,el artículo es de Juan Manuel de Prada que esun escritor c onsumado.

Al Neri dijo...

Da gusto leerle, Sinretorno, independientemente del tema tratado, por su estilo.

Coincido que el hecho de que el cuadro en cuestión sea de temática religiosa ha afilado más las plumas, y también en que la noticia es una auténtica chorrada y su protagonista una auténtica imbécil, que bien podría haberse callado para evitar mayores escarnios.

Eso sí, considero que la Orbaneja de nuestros días debería recibir algún tipo de sanción por el daño causado a una obra de arte.

Si la señora ha conseguido vender más cuadros desde la publicación d ela noticia es que vivimos en un país mucho peor del que yo imaginaba.

Al Neri dijo...

Jo, no había visto que el artículo era de Juan Manuel de Prada...

Aun así, me reitero en lo dicho respecto al blog en conjunto.