sábado, octubre 25, 2008

El Rosario.

El mes de octubre está dedicado especialmente a esta oración. De más joven el Rosario, me parecía cosa de viejas, oración repetitiva, poco creativa. Con el tiempo me he dado cuenta de que es una gran oración. Recomendada por los Papas, recomendada por la Madre de Dios en Lourdes y Fátima. La consideración de los misterios de la vida del señor, la repetición del padre nuestro y de las ave marías hacen del Rosario oración poderosa. Es muy recomendable rezarlo en familia, no son más de 20 minutos. Además se puede rezar por la calle, en el metro, en el tren, sin hacer cosas raras. Es oración para causas grandes y para cosas pequeñas. Pegas: me distraigo, siempre digo lo mismo. También me distraigo comiendo, estudiando; que se dicen los que se quieren sino cosas muy parecidas. Es como un apretón de manos, como una canción de rondalla o de tuna, el que canta se puede distraer pero quien la escucha, nuestra madre y jesús, oyen la canción. Reina de santísimo rosario, ruega por nosotros.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Un poco cursi este rosario Caraacara.

Luisa dijo...

Además es bueno enseñarlo a rezar a los amigos, que descubren así una forma de dirigirse a la Virgen altamente poderosa.

Luisa dijo...

Además es bueno enseñarlo a rezar a los amigos, que descubren así una forma de dirigirse a la Virgen altamente poderosa.

Andrés Cárdenas M. dijo...

Es "el gran arma" de los cristianos que lo utilizamos. Muy efectivo ya que la Virgen es "omnipotencia suplicante", y un poquito mandona cuando se trata de ayudarnos (como en la bodas jaja).

Anónimo dijo...

También a mi me parecía un rollazo y sin embargo ahora me doy cuenta de su importancia,es oración de perseverancia ,de petición ,de sacar fuerzas donde no las hay ,y día a día la Virgen ayuda ,pides por la gente que quieres ,por los que ya no están ,por lo que quieres ser,hacer etc etc.Y como dice una de las promesas de la Virgen del Rosario :el alma que se encomiende por el rosario no perecerá...

hna josefina dijo...

Me encantó lo del final. La canción que, aunque nos distraigamos, igual puede gustar al que la escucha.