jueves, enero 09, 2014

San Raimundo de Peñafort, patrono de los juristas.






Estamos necesitados de buenos jueces, fiscales, legisladores, profesores, abogados de verdad...ora pro nobis!!!!!



SAN RAIMUNDO DE PEÑAFORT, PATRONO DE LOS JURISTAS ESPAÑOLES 

La gran mayoría de oficios y profesiones tienen su patrón. Así, el patrono de los pobres es San Antonio de Padua, el de los estudiantes es Santo Tomás de Aquino…. Y para los juristas de media Europa, Canadá y Estados Unidos su patrón es el bretón San Ivo, quien según la historia fue el primer abogado en entrar en el Cielo.

Sin embargo este santo no tiene demasiado predicamento en nuestro país, que decidió optar por un santo de la tierra y, así, desde antiguo la práctica totalidad de la abogacía española rinde culto a San Raimundo de Peñafort, cuya onomástica se celebra el 7 de enero.

Este santo nació entre los años 1175 y 1185 en el caserío feudal de Peñafort, en plena comarca del Penedés –en la actual provincia de Barcelona-.

Era un hombre que poseía una inteligencia aguda y extraordinaria, como lo prueba el hecho de que cumpliendo los 20 años ya se había convertido en profesor de filosofía. A los 30 se doctoró por la prestigiosa Universidad de Bolonia (Italia), donde perfeccionó sus conocimientos de derecho civil y canónico.

Siete años más tarde ingresó en la Orden de los Dominicos, donde llegó a ocupar el puesto de Tercer Maestro General de la Orden de Predicadores en 1238.

A San Raimundo de Peñafort siempre le acompañó su fama de santidad, debido seguramente a la multitud de milagros que se le atribuyeron durante su vida.

Quizá el más famoso ocurrió cuando el Rey Jaime de Mallorca le prohibió partir a Barcelona, donde tenía su convento, y, además, amenazó de muerte a cualquiera que se atreviera a ayudar al santo a dejar de la isla.

El santo no se dio por vencido y le dijo al monarca: "Los reyes de la tierra pueden impedirnos la huida, pero el Rey del Cielo nos dará los medios para ello".

Y dicho y hecho. Cuenta la leyenda que San Raimundo se dirigió al mar, extendió su túnica negra sobre las olas y se montó sin temor en aquella improvisada "barca" con la que llegó a Barcelona tras seis horas de travesía.

En el mundo del Derecho, San Raimundo de Peñafort es conocido principalmente, por haber redactado la colección de “Las Decretales” en la que, por encargo del Papa Gregorio IX, puso en orden parte del Derecho Canónico, siendo durante casi siete siglos la norma jurídica de la Iglesia católica.

A lo largo de sus casi 100 años de vida, San Raimundo llegó a ser un hombre con gran poder e influencia y participó muchos asuntos eclesiásticos y civiles.

Los que le conocían bien, lo llamaban cariñosamente “pater pauperum”, el padre de los pobres, y algunos estudiosos de su obra le han atribuido un importante papel en la fundación de la Orden de la Merced para la redención de los pobres cautivos, como asesor de San Pedro Nolasco.

En honor al santo Patrón, el 23 de enero de 1944 (festividad de San Raimundo de Peñafort), siendo ministro de Justicia Eduardo Aunós, se creó la Orden de la Cruz de San Raimundo de Peñafort, en sus distintas modalidades. Y, a través de ella, cada año, se premian los servicios prestados por los funcionarios de la Administración de Justicia y cuantos hayan contribuido al desarrollo del Derecho.

Y también a los autores de publicaciones de carácter jurídico. Esta distinción se otorga también al número uno de todas las promociones de jueces y fiscales.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Los economistas somos unos olvidados de Dios.

Creo que no tenemos patrono...JAJAJAJA...no es dificil de entender.

Jyy+