lunes, agosto 10, 2015

Juan Bautista, modernízate!!!!!


http://www.espiritualidaddigital.com/




martirio   El martirio no es un destino inexorable. Hay formas de evitarlo. Ya en los primeros siglos hubo bautizados que prefirieron sacrificar a los dioses romanos antes que morir.
   No obstante, si usted no está dispuesto a morir mártir, pero no quisiera renegar públicamente de su fe, hay otro camino abierto para escapar del martirio: no haga lo que hizo Juan Bautista.
   Herodes había mandado prender a Juan (…) por motivo de Herodías, mujer de su hermano Felipe; porque Juan le decía que no le estaba permitido vivir con ella. No se enemiste usted con el mundo, no diga cosas que hieran, y verá como el mundo le deja tranquilo.
   «Mira, Juan, ya no estás en los tiempos de Abrahán ni de Moisés. Estás en el Imperio. Aquí todo el mundo cambia de mujer como de túnica. Adáptate o no te comerás una rosca para el Reino de Dios. Además, esos dos se quieren, y el anterior matrimonio de Herodes ni siquiera fue por amor. Si su conciencia no los condena, ¿quién eres tú para juzgarlos?». Si Juan hubiera pensado así, no habría muerto mártir.
   Y tampoco tendríamos un san Juan Bautista, sino un mediocre más entre los predicadores de Corte.

8 comentarios:

Joan Carreras dijo...

Contra todo pronóstico, Juan Bautista murió martir por decir que no le era lícito a Heródes vivir con la mujer de su hermano. Eso es predicar la integridad de la ley moral y no juzgar -aquí y en concreto- la vida de Heródes esa tarea se la deja a él mismo, que para eso es mayorcito. Si no distinguimos el juicio del prejuicio, haremos un flaco servicio al Evangelio. Debemos predicar la integridad del Evangelio y su Ley pero dejar a cada uno que actúe en conciencia: parece que se caiga en el relativismo y es todo lo contrario. Consiste en poner a cada persona ante el Juez y al mismo tiempo, recordárnos a nosotros mismos que no somos jueces de nuestros hermanos. Profetas, sí; jueces, no.

Sinretorno dijo...

gracias.

Joan Carreras dijo...

De nada, ahora que leo mi comentario siento haber empleado este tono poco amable y el hecho de que lo hayas publicado y agradecido me tranquiliza. Estoy de acuerdo con lo fundamental. De hecho los profetas solían emprender sus críticas a los reyes y a los nobles de la época, mientras que tenían palabras de comprensión con la gente ignorante. La verdad es la misma para todos, ricos y pobres, pero a los que tienen la misión de ser luz convendrá decírsela de manera inequívoca y pública. A los demás, será la prudencia la que dictará cómo nos acercamos a iluminar sus conciencias. La verdad puede ser comunicada de manera gradual, sin ocultamientos. Está muy bien recordar el ejemplo de esta gran santo.

Sinretorno dijo...

esta es su casa y ha sido amable.

Anónimo dijo...

Si un profeta es profeta...habla en nombre de Dios y Él habla por su boca. Si no es así, no es profeta.

Asín que un profeta puede juzgar perfectamente porque es Dios quién habla por él.

Eso es de primero de primaria.

Un abrazo,

Jyy+

Anónimo dijo...

Y...

Libreme Dios de juzgar a nadie.

Yo no soy profeta.

Jyy+

Anónimo dijo...

Gracias Don Daniel!

Gracias por protegerme de la ira.

Un abrazo,

Jyy+

Sinretorno dijo...

descanse, fuerte abrazo.