domingo, octubre 04, 2015

Esta parroquia no da facilidades, nos vamos.


http://infocatolica.com/blog/cura.php/1510041206-nos-vamos-de-la-parroquia-por     un párroco con sentido común y católico.


Nos vamos de la parroquia porque ustedes no dan facilidades

Una familia acaba de despedirse de la parroquia. No volverán más, y me dicen que no son los únicos. La razón es que han descubierto que somos una parroquia que no da facilidades.
No somos la parroquia ideal, lo sé y me consta. Pero tampoco uno logra llegar a comprender qué cosa sea esa de dar facilidades. Porque si se trata de rezar, no sé qué más facilidades que una capilla abierta 24 horas, 365 días. Si de asistir a la santa misa, dos cada día y cuatro los festivos. Si de confesar, media hora antes de misa los laborables y durante todas las misas dominicales. Cáritas funciona sin problemas. En catequesis de infancia casi hasta pueden escoger el día. Bautizamos cualquier sábado por la tarde. ¿Más facilidades?
Evidentemente que no se dan. Por ejemplo, nos negamos a celebrar misas, bautizos y comuniones en casas particulares. Intentamos que las celebraciones especiales, como bodas de plata y oro, se hagan en las misas dominicales hasta por puro testimonio de fe. Si facilidades es que en comuniones o bodas o bautizos cada invitado sea un paparazzi, pues no somos partidarios, o que toda persona que llegue a la puerta reciba una ayuda material sin un estudio mínimo de la situación y un plan de actuación consensuado, pues tampoco.
Somos tan raros que decimos a los niños que hay que venir a misa todos los domingos, incluso ¡ya ven el disparate! en agosto y en vacaciones, que es bueno estudiar el catecismo y que aprendan a hacer genuflexión al pasar por el sagrario. Tan peculiares que abrimos el primer economato de Cáritas de Madrid. Tan extraños que no ternemos un grupo de catequesis de infancia en domingo. Rarezas nuestras.
Y no queda ahí la cosa. Porque a la hora de cantar en misa no damos ninguna facilidad para cambiar los cantos litúrgicos, y siempre se cuela algo, por palmas, globos y bailes infantiles, ni accedemos a cambiar las lecturas por poemas por muy de Tagore que sean. ¿Facilidades para confesar? Todas. ¿Para el despacho? Las necesarias. ¿Para rezar? 24 horas.
Pero claro… Tres años de catequesis para la primera comunión, y encima va mi compañero y pretende que los niños y los padres se agarren el catecismo de la conferencia episcopal y se aprendan las 90 preguntas con sus respuestas y las oraciones básicas del cristiano. Raros, más que raros.
¿Y ahora que comienza el Sínodo, ustedes qué piensan de los casados por la Iglesia, divorciados y casados por lo civil? ¿Pueden recibir la eucaristía? Pues no. ¿Lo ve? Si es que no dan facilidades para nada. Raros hasta el fin, ya saben.
Si las facilidades que se buscan son estas, y de paso que mi niño venga a catequesis él día que yo quiero, y además con sus amiguitos del cole y además… y encima resulta que en ese día ya está hecho el grupo y la catequista Puri dice que no admite ni un niño más… pues ya ven.
En estos casos respondo con otra pregunta: ¿y ustedes, qué facilidades dan a la parroquia? Me responden: es que ustedes están para atraer… Claro, pero no a costa de cualquier cosa.

3 comentarios:

Mujer cristiana de hoy dijo...

muy buena entrada, comparto.

goyo dijo...

Cierto D. Sinretorno, la gente acude a la iglesia a comprar trajes a medida. Que engordo un traje mas amplio, que adelgazo uno mas estrecho, que hace calor uno de verano, que paso frio uno de lana, ...

Un abrazo Goyo

Anónimo dijo...

Que paciencia hay que tener¡Parece exagerado ,pero la realidad supera la ficción.