jueves, diciembre 10, 2015

Reforma de las nulidades matrimoniales canónicas.




Una breve explicación

5 comentarios:

Javier dijo...

Échale un vistazo a esta entrada del 10 de diciembre "el sueño de la razón produce monstruos":
http://gloriaadiosxp.blogspot.com.es/
.

Anónimo dijo...

Ya ya... pero no puedo dejar de pensar que se están relajando los requisitos de nulidad. Hasta ahora algunos pensábamos que el proceso era largo dada la materia del asunto. Sera que ahora la materia ya no es tan importante. A este ritmo termino con los lefrevianos ;)

misael

Sinretorno dijo...

no es así, de verdad...

Anónimo dijo...

Si el Papa ve conveniente esto, lo mínimo es darle el beneficio de la duda y confiar en él ¿no?. Es el Vice-Cristo en la tierra.

Yo llevo separado 12 años, mi mujer me ha dicho repetidas veces que se casó por la Iglesia para hacer feliz a su madre, a mi y a mis padres...no es ningún secreto pues ella lo manifiesta públicamente que nunca ha creído en el vinculo matrimonial, que eso son inventos de los curas. Es más! me anima a que pida la nulidad...

Esa es una parte, la otra es la mía y mi conciencia y mi obediencia a Dios (le juré que esa era mi mujer y la convirtió en carne de mi carne).

Un juramento ante Dios es, tal vez, lo más serio que podamos hacer en la vida jamás.

Si no ha existido ese juramento, es obvio que se podrá corregir...pero no son cosas que se hagan de un día para el otro...ni que lo diga el Papa o su santa madre!

Es un tema de conciencia extrictamente personal e intransferible (que no nos salvamos en grupo por cumplir unas reglas!).

Tras 12 años separado y otros 14 años de no separado de fidelidad...puedo plantearme eso de la nulidad, pero siempre será porque Dios quiera y consienta...si no.

No!

Jyy+

Anónimo dijo...

La obediencia, la más maltratada y vilipendiada de las virtudes que configuran el amor y la más necesaria para que éste sea de verdad...la más costosa.

¿Nos imaginamos a nuestro Rey en el huerto de los Olivos,ya "abandonado" solo en su más estricta humanidad?

Porque nuestro Señor tuvo que pasar eso solo...la soledad más absoluta.

Veía lo que se le venía encima! y no hacía falta ser Dios para imaginárselo, vivía en su tiempo, conocía a los que le odiaban, a los que eran sus amigos, los que le iban a traicionar y abandonar.

El no había hecho otra cosa que curar enfermos, consolar, querer a todos con su guapura, bondad, buen humor y simpatía y...sin embargo querían su muerte, no una muerte cualquiera, una muerte de las que cuesta una vida morirse.

Abbá! si es posible! aparta de mi este cáliz! rezaba a su Padre, a nuestro Padre...y sudó sangre!!!!!

Pero obedeció...no puedo seguir.