jueves, diciembre 15, 2016

Matar la Navidad, de Pilar Rahola.




Resultado de imagen de cuadros de nacimiento de Jesús




Gobiernen y dejen en paz al personal !!!!
http://pazybien.es/matar-la-navidad/  Valiente y claro artículo de Pilar Rahola.
Aunque faltan días para la Navidad, el jaleo ya ha empezado y, como si fuera una fatídica maldición del calendario, llegan en tropel sus detractores, todos ellos dispuestos a matar la maléfica tradición cristiana, so pena de no ser progresistas. Es así como proliferan los comentarios contra la tradición católica en las esquinas de lo público, se guillotina al pesebre con “innovaciones” que parecen engendros infumables, y los hay que aseguran que la Navidad es un atentado a la multiculturalidad. Es decir, llega la Navidad y con ella, como en el anuncio, vienen a casa los fastidiosos justicieros de la laicidad.
Con ellos, si me permiten, llega mi artículo, que también es como el turrón, quizás porque mi amor por estas fechas es público y desinhibido.
Además, casi se ha convertido en un ritual personal, y los rituales, como aseguran los ingleses, son sagrados. Ritualizada, pues, aquí está mi defensa de la Navidad, del pesebre con pastoret y caganer, de los villancicos tradicionales y de la gran fiesta familiar que palpita a su alrededor. Primero, porque dos mil años de cultura no se pueden tirar por la borda por decreto, ni se puede jugar con las tradiciones ancestrales con tanta frivolidad. Si algo ha demostrado nuestro siglo es que se puede ser creyente, agnóstico, ateo o seguidor del culto a la col pero ello no impide celebrar unas fiestas ancestrales que conforman el ADN de nuestra identidad colectiva. Además, el espíritu católico que encierra la Navidad, más allá de su trascendencia religiosa, es un compendio de valores civiles que sería bueno que nos inspiraran un poco más. ¿Dónde está la maldad de apelar al amor, a la empatía con el prójimo, al compromiso social, a la familia? Muy al contrario, parecen valores muy necesarios en plena crisis social, pero los hay que defienden el proselitismo político pero no aceptan los altos ideales del legado cristiano.
Y, finalmente, la defensa de la identidad católica como clavo ardiente al que cogernos, en estos tiempos tan confusos. Si destruimos alegremente todas nuestras identidades, sin tener ninguna red que nos proteja, nos quedaremos a la intemperie y ni sabremos de dónde venimos ni quiénes somos. Por supuesto, la crítica a los abusos históricos de la Iglesia, en tanto que poder establecido, son pertinentes y necesarias, pero ello no tiene ­nada que ver con el menosprecio sistemático a las tradiciones católicas. Personalmente soy agnóstica, de tradición católica, y esa dualidad no sólo no es incongruente sino que me completa como persona. Y, sobre todo, explica mis orígenes y da sentido a mi identidad. La Navidad no sólo es una fiesta religiosa, es, también, un homenaje a la familia y a los valores que engloba. De manera que, si me permiten, que saquen sus patas de la Navidad todos estos justicieros.
Y, por favor, dejen de asustar a los niños con esos engendros de pesebre.

4 comentarios:

nitus65 dijo...

Moltes gràcies Pilar, comparteixo totalment el teu escrit, de cap a peus.
De Cadaqués hauries de ser, com els meus familiars per part de mare. Continúa així.
Bones festes Nadalenques.

José López Muelas dijo...

Sra. Rahola, soy una persona que en la mayor parte de sus intervenciones me encuentro justo en el lado opuesto. Hoy me ha sorprendido muy gratamente con este artículo que ha manejado con muchísima sencillez y a mi juicio es brillantísimo pues cumple algo que bajo mi punto de vista es primordial, es que no está politizado (a no ser que queramos ahondar en exceso) y es comprensible hasta para los más torpes, que desgraciadamente abundan. Ahora como en esas entrevistas Movistar sobre el trato recibido. ¡¡Anótese un 10 muy alto !!

ana barrutieta dijo...

Pilar q le puedo decir... no deja usted de sorprenderme

f. bosca dijo...

Soc catolic i independentment que algunes intervencions en entrevistes teues no puc compartirles,esta defensa del nadal que fas ,dubte que algu la fera tan clara i explicada com ho has fet tu.Eres una gran persona independentment dels teus ideals politics que alguns compartixc i altres no ,pero aci has donat en el clau.Espanya i Europa en general no pot donar l'esquena al nostre passat i present cristia.Es part de la nostra identitat.