lunes, agosto 29, 2005

Desorientado.


Me suele pasar de vez en cuando, voy por la calle, sin un rumbo definido. Medio mareado, me cuesta optar por donde ir. Me siento en un banco. Veo pasar a la gente, con envidia, porque parecen estar muy seguros de adonde van. No sé si coger un taxi, un bus, el metro o ir andando, sigo sentado. Me vienen a la memoria diás felices de vacaciones, sabiendo que faltan once meses para las próximas, se me viene encima el curso, la oposición , el tribunal, los líos de la vida ordinaria. No me animo a olvidar, no me animo a afrontar lo que viene, todavía es 29 de agosto. Me decidí por el taxi y a casa.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero hombre, ánimo, más ánimo. Si lo tienes todo en la vida.

Isabel dijo...

Animo Caraacara que todo le va a salir bien. En breve podremos disfrutar de ese ingenio que tanto le caracteriza y estará usted en pleno otoño e invierno dando caña!
No tendrá el síndrome postvacacional? Es común a una gran parte de la población activa y no le digo si encima se dedican a la enseñanza...
Animo que es usted el mejor de los bloggers...

noname07 dijo...

Veamos caraacara yo soy también docente y la depre postvacacional es un hecho ...

peroooooo...
peroooooo...

No nos hagas creer que se te puede aplicar este párrafo:

"Así era yo, volvería a mi trabajo, a la rutina cotidiana... a esa rutina que no deja huella, que no marca anales en la vida, que lentamente adormece las aspiraciones y empaña los ánimos..."

Animo y a seguir con este blog, que desde que lo descubrí, hace un mes, lo visitotodos los días para ver qué hay...

noname07

Tony Montana dijo...

Yo, si fuera tú, me metería unos copazos entre pecho y espalda para celebrar la vuelta al campo de batalla.

Ni se te ocurra dejar de escribir ok? ;)

Tony.

marmota dijo...

Cuando todo se agolpa y la mente se bloquea o incluso desborda con cualquier pequeño pensamiento es el momento de caminar despacito, valorar las pequeñas cosas, es algo que ocurre cuando la cabeza va más deprisa que el corazón. Se trata de mantener un equilibrio entre ambos. Se me antoja señor sinretorno que dispone de un excelente cerebro y que el músculo del corazón le marca muy bien los tiempos, aprovéchese de los dos, porque son un premio e imprima en las hojas del diario de su vida notas de color, la solución está en su mano. El protagonista de su vida merece esta oportunidad. Para mi es un lujo contemplarle cada día.

gioconda dijo...

Esto es lo que pasa por dar tantas vueltas a las cosas.Lo mejor es relajarse, sentarse y ver tu alrededor sin más.Pues claro que tu haces lo que debes ,qué podrías hacer más y ¿quién no?Somos humanos y "eso pesa".Eres un ejemplo para nosotros...Nada de abandonar.Ánimo!

Jabali dijo...

Estimado Sr:

Le invito a que lea el mejor blog de la red

Un saludo