jueves, febrero 21, 2008

Tocar fondo.



















Malditos nervios, impaciencia, inoportunidad. Que buena receta el comerse las propias palabras. Qué fácil decir, pero que difícil hacer. Callar, respeto, buena educación. El temple de las personas se nota en momentos malos. Todo esto me ronda la cabeza estos días. Mea culpa. No basta la buena voluntad, es mucho, pero no sirve; hay que entrenarse y aprender. Por contraste la prima Pilar, religiosa marianista ejemplar se pasa todos los días con buen humor, con discreción para traer la comunión a mi madre. Obras son amores... Entiendo mejor el punto de Camino que habla de que no basta con "tener madera de santo".

8 comentarios:

gioconda dijo...

Cada uno es un mundo,y cada uno sabe que hay detrás de ese mundo,si,nervios,malas contestaciones etc fruto de la preocupación vivida.Pero es un apoyo total esa buena voluntad ,ese saberte cerca,eso ayuda ,el ver que no estamos solas,tu has sido ,eres y serás nuestro ejemplo...Bss

Anónimo dijo...

Que bonito, arreglen sus problemas en privado. Aunque es cierto, a veces por escrito es mejor.

Anónimo dijo...

Es usted un pecador.




El Chico del Amanecer

Boo dijo...

¿usted no?

Anónimo dijo...

Querido Dani. Estoy encomendando a tu madre. Cuenta con nosotros desde aquí. Un abrazo

Anónimo dijo...

Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra.

Ojalá supiéramos materializar la buena voluntad, desacernos de los nervios y las malas formas, ojalá no se quedase todo en el intento.

Fran dijo...

Bueno, perooo....¡si todos nos pasamos la vida volviendo a empezar!

Anónimo dijo...

Estimado Caraacara,

No sabes lo que te comprendo. Una cosa es el toreo de salón y otra el salir a la plaza.

Cada uno tiene su caracter, y nadie es perfecto. Hay quien es más impulsivo, transparente, presto a la acción. Otros más reflexivos, pausados, o en el extremo indolentes. A cada uno sabe dónde le aprieta el zapato

La ventaja/inconveniente de los "primarios" es que los defectos son manifiestos, y salen a la calle todos los días. Es ventaja porque los puedes ver y pelear con ellos y que la gente te ayude con su consejo. Tambien ayudan a ser humilde, porque las miserias de ven dia a dia. Los más introvertidos - miralo de esta forma - necesitan psiquiatra o la madurez mental del examen al menos semanal.

En cuanto a tu madre, yo estoy igual con la mía, y es muy doloroso y exige paciencia y muchas cosas más. Acuérdate de ella en tus oraciones.

All the Best