lunes, abril 13, 2009

A propósito de terremotos.



Terrible lo de Italia. Un soplo de oraciones y de solidaridad para esas personas. Juan Carlos, buen amigo y serio profesional, me cuenta una anécdota del famoso Cantinflas con motivo de un terremoto muy fuerte en México. El actor estaba fuera y una de sus casas había sido seriamente dañada. A su vuelta y ver los restos de su casa, típico revoloteo de prensa y pregunta cantada: cómo ha visto su casa?. La respuesta genial; " pues bien, ha desaparecido la mano de obra, los materiales están ahí".

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por tu vuelta y tu sentido del humor, en esta familia se te echaba de menos.

Luisa dijo...

Simpático y optimista Cantinflas.

Los terremotos de Granada.Frecuencia de movimientos sismicos que a mí,poca gracia me hacen.

Ha vuelto un año más viejo¿eh? No se preocupe,que le sigo irremediablemente.

¿Ha vuelto un kilo más santo?

j.a.varela dijo...

El comentario es el de todos sus lectores.

Lo de Cantinflas, muy bueno. Ahora están pasando toda una serie de sus películas en nuestra ciudad.Son un gustazo siempre.

Sinretorno dijo...

Gracias Sr varela, y Luisa. La santidad no va por kilos, pienso. Santo sólo Dios y los canonizados. En el retiro leí el tercer tomo del Fundador del Opus Dei y parte de la correspondencia privada de madre Teresa con sus directores espirituales. Me perdonará pero esos santos acojonan un poco, se tomaron A Cristo y su unión con El en la cruz de tal modo que me dejan KO. A la vez fueron personas de una humanidad y alegría que dan envidia , de la buena.

Luisa dijo...

Sinretorno si se pone usted técnico entonces la santidad se mide en...¿arrobas?

Ya,ya sé que santos en el Cielo.Usted que quiere¿desanimarme? :)

Sinretorno dijo...

Luisa, me desanimo yo sólo, perdone.