viernes, agosto 12, 2011

Indulgencia plenaria para la JMJ Madrid.





El Papa Benedicto XVI dispuso la concesión de la indulgencia plenaria por la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Madrid 2011, a todos los peregrinos que, siguiendo las condiciones habituales para obtenerla, participen en alguno de los eventos litúrgicos que se desarrollarán entre el 16 y el 21 de agosto en la capital española.
Así lo señala el decreto publicado hoy por el Penitenciario Mayor de la Santa Iglesia Romana, Cardenal Fortunato Baldelli.
El texto indica además que los fieles que no podrán asistir a la JMJ podrán obtener la indulgencia parcial para lo cual deben rezar "por los propósitos espirituales de este encuentro y por su feliz éxito".
El decreto, publicado en italiano y latín, señala además que esta decisión la tomó el Santo Padre luego del pedido del Arzobispo de Madrid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española, Cardenal Antonio María Rouco Varela.
Para obtener la indulgencia plenaria en la JMJ, los peregrinos deberán "participar en cualquier sacra función o pío ejercicio" siempre y cuando estén "confesados y verdaderamente arrepentidos para recibir la Santa Comunión, y piamente recen por las intenciones de Su Santidad".
Indulgencia para los que acompañen desde lejos
Quienes no asisten a la JMJ, pueden obtener la indulgencia parcial "donde sea que se encuentren durante el mencionado encuentro si, con ánimo contrito, elevan oraciones a Dios Espíritu Santo para que aliente en los jóvenes la caridad y les dé la fuerza para anunciar con la propia vida el Evangelio".
El decreto que también lleva la firma del Obispo Regente, Mons. Gianfranco Girotti, señala finalmente que para que los fieles puedan obtener estas indulgencias, "los sacerdotes, legítimamente aprobados para la escucha de la confesión sacramental, con ánimo pronto y generoso se alisten a recibirlos y propongan a los fieles oraciones públicas por el éxito de esta Jornada Mundial de la Juventud".




Además:




Según el Código de Derecho Canónico, aquellos que concurren o participan directamente en un aborto caen en excomunión latae sententiae, que sólo puede ser levantada por el ordinario del lugar o por el Santo Padre.
El decreto de Rouco busca "que todos los fieles que acudan a las celebraciones de la XXVI Jornada Mundial de la Juventud en Madrid puedan alcanzar más fácilmente los frutos de la gracia divina, que les abra las puertas de una vida nueva". Por ello, concede a todos los sacerdotes que se encuentren en Madrid la semana del 15 al 22 de agosto, "la facultad delegada para remitir dentro del sacramento de la penitencia la excomunión latae sententiae correspondiente al delito de aborto procurado (cf. c. 1398), a los fieles verdaderamente arrepentidos, imponiendo al mismo tiempo una penitencia conveniente.


Lluvia de gracias, de perdón y misericordia para Madrid y para el mundo.


APROVECHO PARA COMUNICAR QUE SE PUEDE COPIAR TODO LO QUE APARECE EN ESTE BLOG, SI ES POSIBLE CITANDO LA FUENTE, Y ESPECIALMENTE TODAS ESTAS NOTICIAS DE INTERÉS PARA ESTA VIDA Y LA VENIDERA.






5 comentarios:

José Antonio del Pozo dijo...

Bien está saberlo y difundirlo.
Saludos blogueros

Mento dijo...

Muy bien dicho Sinret.
Y gracías por la información.
Y ahora que los que estan en contra hablen, se manifiesten y digan lo que quiera. Nosotros con Jesucristo "pa lante" que es lo nuestro.
Un abrazo.

Javier Vicens y Hualde dijo...

Oiga, oiga: Desde hace quince días, a las habituales preces de la Misa añadimos por aquí una "por el fruto de la JMJ". Supongo que vale, ¿no?
Pero tengo otra duda. La indulgencia plenaria ganada por el que la gana puede -según creo- ser aplicada a los difuntos. ¿También a los vivos? ¿Podría usted lucrarla por mí? ¿Querrá hacerlo? Es que no puedo ir. Ya sé, ya sé que es mucho pedir. A lo mejor es imposible. En sus manos lo dejo, oiga. Y, por favor, no diga eso de que pido como un cura. Y menos aún eso de que me ha hecho la boca un fraile. Ya sabe que yo siento una gran estima hacia usted. En fin, lo dejo en sus manos, oiga.

Anónimo dijo...

Yo creo que mi sobrino segundo será especialmente generoso con don Javier.Agradezco mucho la información,la difundo,la aprovecho.Soy tozuda al repetir que es importantísimo que no paremos de rezar,aunque sea con todo el desorden del mundo.Yo no puedo ir a nada,excepto a eso.Al espacio inmenso de la oración.Un abrazo de Janusa

Miriam dijo...

Fantastica JMJ, tan llenísima de bendiciones¡