lunes, febrero 06, 2012

Tres verbos.



El evangelio de ayer, domingo, nos cuenta el delicado e íntimo milagro de Jesús a la suegra de Pedro, que andaba en cama y con fiebre. Jesús realizó tres acciones: se acercó, la tomó de la mano, la levantó. Nosotros o con nosotros, hay que dejarse también, en nuestra vida cristiana primero hemos de acercarnos; no seguir siempre en nuestra bola, a lo nuestro y descubriremos muchas necesidades, soledades, angustias. Tomar de la mano, dar consejitos de ocasión o de diseño es fácil, tomar de la mano es echarse el asunto encima; tercero levantar, en la dignidad, en el consuelo, llevando a la confesión. Hay muchas instituciones, a Dios gracias e incluso la sociedad civilha avanzado muchísimo en estos aspectos, pero siempre habrá campo para cada uno. Cuantos conocemos a algún familiar, que ha sacrificado sus planes personales, sus proyectos, por cuidar de un enfermo, de unos padres y no se escucha: dónde queda mi libertad, mis proyectos, mi realización personal; su pago, además del cielo, es que son más felices ya en la tierra.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Preciosa entrada,don sinre.Tres verbos para profundizar en el Evangelio de ayer.El Señor,mostrando toda su Santa Humanidad,se acerca y cura y levanta a la suegra de Pedro.Las suegras tenemos mala prensa pero aqui tenemos una a la que su yerno debía querer y que hizo,enseguida,algo que solemos hacer casi siempre,ponernos de pié y servir.Un abrazo de Janusa

Anónimo dijo...

Añado que la palabra "servir",lo que significa,me gusta mucho.J

María dijo...

Estar al lado del Sufrimiento no es fácil, soportarlo no lo hace todo el mundo. Cuantas cosas deberían de cambiar, para que los que están solos no sean siempre los mismos.

Anónimo dijo...

Y tener mucha confianza en el Señor.Pedid y se os dará..Pedro lo entendió muy bien

Mento dijo...

Y yo doy fe de ello Sinret. Pase toda mi adolescencia cuidando de mis abuelos y vivi muy duros momentos. pero no los cambiaria ni por los mejores de mi vida. Porque fui muy feliz también en el sufrimiento a su lado. Es dificil de entender como uno sufriendo puede ser feliz, pero se es cuando estás con esa persona enferma que necesita de ti. No se puede explicar, solo sentir. Invito a tpodo el mundo a no tener miedo a la enfermedad del otro y al dolor de vivirla juntos. Porque son de las mejores cosas que viviremos en nuestra vida. Ser cirineo de Jesucristo no es una misión que se presente cada dia y hay que coger esa cruz con valentia.
Un abrazo amigo mio. Besitos y vive cada segundo sintiendo el amor y la gratitud de un Jesús ayudado..

mjbo dijo...

Mire iba a hacerle un comentario demasiado largo, que no sé ni si se aceptaría, y lo he resuelto haciendo yo misma una entrada.
Es divertidísimo.

Vila dijo...

A pesar de que es duro ver morir lentamente a un ser querido siempre te queda en el alma la alegría de ayudarle a llegar a la Meta.
He tenido el privilegio de que mi madre muriera prácticamente en mis brazos y le rezaba jaculatorias al oido porque sabía que se iba. Solo el recordarlo me reconforta el alma; por no decir la alegría que te queda cuando alguien cercano se va con los deberes hechos y bien hechos.

La enfermedad purifica, no solo al enfermo sino también a los que la quieren compartir. Y el dolor te lleva a mirar de frente a la Cruz y si eres capaz de abrazarla, te transforma.
Lo dejaré aquí...

Javier dijo...

Muy buena entrada... Verdaderamente cristiana.
.
Podías haber copiado el Evangelio, para proclamar la Palabra de Dios con la predicación. Es fácil copiar y pegar desde la página web del vaticano (allí tienen la Biblia enterita end español).
.
Gracias por tus palabras.
.

Javier Vicens dijo...

Es bonito eso que ha dicho de "levantar en la dignidad y en el consuelo". Voy a escribirlo en mi confesonario por la parte de dentro para que no se me olvide que lo primero que tengo que hacer cuando llegue un penitente es darle la mano. ¡Gracias! Es usted muy amable.

Cordelia dijo...

Un abrazo, y rezo por vosotros.