miércoles, noviembre 13, 2013

Sólo ancianos en las Iglesias???









Decía un intelectual descreído que la Iglesia estaba desfasada, que estaba desacreditada porque en las celebraciones eucarísticas sólo se ven viejos. Cuando éstos se mueran, morirá con ellos la Iglesia. ¿Qué se le puede contestar?



Dígale que, aparte de que no es verdad que no se vean jóvenes, lo verdaderamente trágico sería que los ancianos se alejaran de la Iglesia. Es más lógico que ellos se acerquen a Dios, que no los jóvenes. La razón es bien sencilla: Las personas, llegadas a cierta edad, dejan de engañarse a sí mismas; cosa que los jóvenes hacen muchas veces. La muerte ya no es algo posible para ellos, sino muy probable, algo cercano. No hay tiempo para ir dejando de lado los grandes planteamientos vitales, ni para despreciar los grandes interrogantes con una broma más o menos ingeniosa, como hacen a veces, los adolescentes y los intelectuales inconscientes. La proximidad de la muerte es la hora de la verdad. Y cuando llega esta hora de la verdad, nadie se olvida de Dios. En la madurez del alma, uno está de vuelta de muchas cosas y ha sufrido no pocas injusticias y desprecios, entonces es cuando ve más claro lo que siempre ha pensado pero no ha querido vivir: el Señor es el único Amigo que no falla nunca y ¡es tan dulce la intimidad con Él...! Vale la pena centrar en Él la existencia.



Por D. Ignacio Segarra Bañeres



2 comentarios:

c3po dijo...

Kaixo, Profe;
¿Qué se le puede contestar?
Que eso mismo decían hace siglos.
Otra alternativa, más literaria, es aquella la frase que le atribuyen falsamente a Zorrilla, y supuestamente empleada en “Don Juan Tenorio”: “Los muertos que vos matáis gozan de buena salud”
Have a nice day!

quedateenminube dijo...

Es cierto que llega un momento en que se plantean ciertos temas que se van dejando...estoy de acuerdo en que dejamos de engañarnos.
Saludos,