lunes, noviembre 11, 2013

Un libro que merece la pena.









La obra que apuesta por la defensa del derecho a la vida y el amor al


prójimo. Convivencia y ética para la buena salud de un Estado.

A través de una mirada analítica y precisa el autor

desglosa la legislación sobre el aborto en España desde el

último cambio en el año 2010, mostrando las torpezas,

tropiezos y tropelías de la ley del aborto mediante la

yuxtaposición de la misma con el Código Civil, el Código

Penal, la Constitución, la doctrina universal de la ONU y la

rotundidad y contundencia del sentido común. Mientras el

autor escudriña los riesgos de la legalización del aborto y su

repercusión jurídica y social, se pregunta: ¿Puede un Estado

que ampara el aborto ser acusado de genocidio? Encontramos

la respuesta en la minuciosa disección que ofrece el autor, la

cual nos acaba imbuyendo en una realidad que hasta ahora

podía pasar desapercibida pero que ciertamente auspicia el

amor al prójimo y el respeto por la vida, valores fundamentales que son patrimonio del ser humano

pero que parecen desdibujarse y fragmentarse a medida que nos adentramos en el controvertido

terreno del aborto, tan enmarañado por la vorágine de ideologías que habita nuestro mundo

globalizado.

Escrita con un lenguaje diáfano, alejado de un estilo academicista que dificulte la lectura

Aborto legal, genocidio global es un libro para todos los públicos. Para el que está de acuerdo y para

el que no, para los parlamentarios que debaten la nueva ley del aborto, para los que alguna vez lo

han practicado, para los que luchan por el derecho a la vida. Porque lo que la obra postula no dejará

ni indiferente ni defraudado al lector, y le obligará a reflexionar mediante este ejercicio tan crítico

como humano y constructivo. Sebastián Argueta busca concienciar a todos aquellos involucrados en

el aborto de forma directa o indirecta, y en particular al Estado, responsable de velar por todos los

derechos del ciudadano. Porque la interrupción voluntaria del embarazo bien podría ser un delito de

genocidio.



Antonio Sebastián Argueta es perito industrial, licenciado en

Derecho y enfermo de ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica). A pesar de la

enfermedad, su naturaleza vitalista y emprendedora le ha permitido sacar

a relucir su enorme fuerza de voluntad e infatigable perseverancia hasta

lograr la materialización de esta obra de indiscutible carácter humanitario.

1 comentario:

nimbus nim dijo...

Sí a la vida!!!
Saludos.