martes, noviembre 19, 2013

Sopas, abuelo y Papa Francisco.










El Papa Francisco ha recordado esta mañana una historia que escuchó cuando era pequeño. Trata de una familia, “papa, mamá, muchos niños y el abuelo" que, cuando sentado a la mesa tomaba la sopa, “se manchaba la cara”. Molesto, el papá explicó a los niños por qué el abuelo se comportaba así y compró una mesita donde aislar a su padre. El mismo papá vuelve un día a casa y ve a uno de sus hijos jugar con la madera. ¿Qué haces? Le pregunta. “Una mesita”, le responde el niño. “¿Para qué?”. “Para ti, papá, para cuando te hagas viejo como el abuelo”

2 comentarios:

releante dijo...

Se recoge lo que se siembra, y eso ahora y siempre y con todo y todos. Un abrazo

Sacramento Rosales dijo...

Jeje, ya sabemos que la inteligencia de los niños nos supera en estas cosas. Cuidadin, cuidadin... ;)