jueves, abril 10, 2008

Mi padre.

























Nació el 10 de abril de 1925. Hoy es su cumpleaños. Navarro, de Pamplona, de la calle Jarauta, cerca del pozo donde se bautizaron los primeros cristianos navarros, en frente de la Iglesia de San Cernín. Hijo de Sebastiana, una mujer fuerte, santa y humilde y de Manuel cobrador de arbitrios, republicano, católico, gran fumador de buenos puros, hombre de casino y gabán, colaborador de radio, gran pluma y buenas coplas. Estudió en las escuelas San Francisco hasta los 14 años; a mi abuelo le dijeron que mi padre no abandonara los estudios, era una de las mejores cabezas que había pasado por allí. Pero no eran buenos tiempos para la lírica y se puso a trabajar, telas, casa górriz. Elegante, caballero, con un corazón de oro y pillo. Aficionado al fútbol y los toros. Fundó el club Montañero de Navarra y dos sociedades gastronómicas, Napardi en Pamplona y Aitzaki en Donosti. Buen montañero siempre. Incansable lector de aventuras. Amigo de sus amigos, se hacía querer porque se daba, con don de gentes. Hizo tres años de mili en Elizondo y Burguete, años que han dado para tertulias incansables donde es difícil deslindar la ficción y la realidad. Casó en el Cristo de Lezo con Mercedes , que aportaba al matrimonio padre y hermano sacerdote . Se trasladó a Donosti con buen ojo. De la venta de telas y otros avatares fichó por Laminaciones de Lesaca, empresa de perfiles en frío y tubos; primero vendía hasta que fue Jefe de ventas. Rara vez le vimos en planes de fuera de casa, al cine algun vez con mi madre. No había más de una semana de vacaciones entonces y además viviendo en Donosti, quien quiere vacaciones. En los setenta tomó clara conciencia de su vocación cristiana, gracias a los cursillos de cristiandad. Más tarde conocio el Opus Dei y encontró lo que había buscado desde hace tiempo, un camino de santidad en medio del mundo, entre la familia, los amigos y el trabajo. Creó escuela en Laminaciones de Lesaca. Mi padre vendiendo disfrutaba, más cobrando y siempre las reuniones regadas de buen tinto, cochinillo o cordero ( con el estómago vacío el personal no compra). Un padre severo, pero cariñoso a la vez, con gran sentido del humor y sabiduría a raudales. El ejemplo siempre por delante y las palabras claras. Un padrazo del que escribe y de las gemelas, a las que acunaba desde pequeñas. Yo de pequeño le veía como se comía los huesos de pollo hasta el tuétano y pensaba que de mayor quería ser igual. Pintor naif a partir de los 62 hasta que la vértebras dolían demasiado. Estancias en Benalmádena con mi madre,de sol, rezos y largos paseos cerca del mar. Abuelo genial de cinco nietos a los que enseñó el arte de rezar, de cantar y de comer pintxos. Desde muy pequños les hablaba de hsitorias de piratas y Dick Turpin. Y el catecismo lo aprendían con constancia y a base de euros de premio. A veces un poco incomprendido por ser un intelectual ecléctico. Hincha de la Real y del Osasuna. Cocinero y gastrónomo. Experto en tercios carlistas, la primera de Navarra y del tercio de Lácar. Hoy a tus 83 años de vida plena y lograda, con la alegría de tu esposa en el cielo, yo y los tuyos brindamos por ti. Gracias Aita,gracias Aitona.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Perfecta biografia la de tu padre.Se nota que le quieres...

Enrique Monasterio dijo...

Me uno a ese brindis y a la felicitación.

Anónimo dijo...

Muchas felicidades aita de sinretorno, muchos querriamos llegar a su edad y con una vida tan completita!!! Enhorabuena...

juanjomolina dijo...

De tal palo, tal astilla. Felicidades desde Sevilla!! Gran entrada!! Así da gusto leerte

LUISA dijo...

Bonitas palabras, sentidas en lo más profundo. Se nota. Ojalá todos sepamos guardar el debido respeto y el cariño merecido a nuestros mayores. Mi padre y el suyo habrían sido amigos, seguro.Salu2 desde mi recién estrenado blog, que por cierto, ya ha visitado, cosa que agradezco enormemente.

Anónimo dijo...

Como se llamaba, el Aita y aitona

Sinretorno dijo...

Daniel Tirapu Cildoz