domingo, septiembre 21, 2008

Vida espiritual.

Cristo nos ofrece no sólo un camino de seguimiento, además nos introduce en la vida de Dios mismo. La vida animal está bastante de moda, la humana a medias, preocupa la salud, la economía, viajar, disfrutar; cierto que el trabajo es duro y las preocupaciones muchas. Eso de la vida espiritual parece para místicos o gente de especial sensibilidad. La vida espiritual lleva a apreciar la belleza, la bondad, la verdad, bienes espirituales que no pesan, ni se miden. El problema es que para ser espiritual hace falta una cierta disciplina, silencio exterior e interior, oración de tú a tú con Dios, con ganas y sin ganas muchas veces. Hay épocas de retroceso, de aparente esterilidad, ejercicio en las virtudes, que no es espontáneo. Por eso quizás los temas y cuestiones espirituales parecen un rollo. Quizás empezar por la estética, la pintura, la buena literatura, música tranquila, los clásicos pueden ser un buen comienzo.

5 comentarios:

Luisa dijo...

Muy de acuerdo.
Hay que cultivarse en todos los sentidos y aunque supone esfuerzo también reporta mucha felicidad.

Alfonso dijo...

Unos buenos ejercicios espirituales al año no hacen daño :)

Mis trucos.
Una música: la colección de Momentos de Paz.
Un texto: Santa Teresa de Jesús.
Un sitio: cualquier templo luminoso.
Una manera de orar: todos los días, al abrir el correo en el trabajo, lo primero que leo, es las lecturas de la Misa del día, lo aconsejo.

Anónimo dijo...

Alfonso, muy bueno. Ir leyendo libros de espiritualidad poco a poco...los hay muy buenos. Lo de las lecturas de la Misa, genial.

maria jesus dijo...

Y tenacidad, mucha tenacidad

natalia dijo...

Coincido en que hay que nutrirse de cosas bellas, leer libros de espiritualidad, tener tenacidad y podría agregar pedir ayuda a otros cuando nos encontramos frente a nuestras limitaciones.