viernes, diciembre 07, 2012

Ave María.




En el camino de nuestra vida siempre encontramos a María.  Los franceses son muy especiales; comentaba uno, no recuerdo quién, que por un tiempo y una serie de circusntancias no podía rezar el Padre nuestro: no podía ser sincero en el " hágase tu voluntad", pues él no quería hacer la voluntad de Dios. Pero decía que sí pudo rezar el ave maría, recordando la humildad y la "llena de gracia", que ruega por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte. Gracias María, Madre de Dios.

Un muy amable comentarista , me dice que la anécdota es de Charles Péguy.  Gracias

5 comentarios:

Sacramento Rosales dijo...

María es indispensable para poder llegar a Dios.
Un abrazo.

o blog de xesús lópez dijo...

Por María, hacia Dios. Recuerdo ahora los lugares visitados en el 2009 durante un viaje a Tierra Santa, los lugares de la Anunciación, la basílica de la Natividad, el lugar mismo donde María dió a Luz, Ein-Karen, ls basílica de la visitación a su prima Isabel, etc. Y como remate un vieja a la Anatolia y Estambul. En Éfeso se conserva restaurada la casa de la Virgen...
Un cordial saludo,

Sacramento Rosales dijo...

Feliz día de la Inmacula Concepción para ti y todos los que siguen tu blog.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Charles Péguy

Sinretorno dijo...

Mil gracias.