sábado, diciembre 22, 2012

El Divino Niño y San Jerónimo, o cualquiera de nosotros.





.Se cuenta que una noche de Navidad, después de que los fieles se fueron de la gruta de Belén, San Jeronimo se quedó allí solo rezando y le pareció que el Niño J...esús le decía: "Jerónimo ¿qué me vas a regalar en mi cumpleaños?". Él respondió:


"Señor te regalo mi salud, mi fama, mi honor, para que dispongas de todo como mejor te parezca". El Niño Jesús añadió: "¿Y ya no me regalas nada más?". Oh mi amado Salvador, exclamó el anciano, por Ti repartí ya mis bienes entre los pobres. Por Ti he dedicado mi tiempo a estudiar las Sagradas Escrituras... ¿qué más te puedo regalar? Si quisieras, te daría mi cuerpo para que lo quemaras en una hoguera y así poder desgastarme todo por Ti".

El Divino Niño le dijo: "Jerónimo: regálame tus pecados para perdonártelos". El santo al oír esto se echó a llorar de emoción y exclamaba: "¡Loco tienes que estar de amor, cuando me pides esto!". Y se dio cuenta de que lo que más deseaba Dios que le ofrezcamos los pecadores es un corazón humillado y arrepentido, para perdonarlo y sanarlo.... Ese es Dios.





San Jeronimo, Patriarca y Padre de la Iglesia, tradujo la Biblia del griego y el hebreo al latin, lo hizo en Belen.

8 comentarios:

Cordelia dijo...

Lo he leído tres o cuatro veces esta semana, y no deja de emocionarme. Gracias, Sinre, y Feliz Navidad.

Luisa dijo...

¡Feliz Navidad!
Besos

eligelavida dijo...

Me pasa como a Cordelia. No me canso... ¡Feliz Navidad!

Por cierto, el Niño de la foto es precioso!

Vila dijo...

Cuando he leído el final me he quedado parada y, pensativa, y en cierta manera me he sobrecogido por lo inmenso que es el Amor de Dios hacia cada uno de nosotros.

Esta entrada me he gustado mucho. Gracias de veras

Feliz Navidad!!

Sinretorno dijo...

Feliz Navidad, Vila, yo tb estoy sobrecogido.

Antonio dijo...

Este ne ha tocado, me me a dao un revolcón terrible.
GRACIAS, FELIZ NATIVIDAD, QUE DIOS TE BENDIGA.

mj bo dijo...

Feliz Navidad, D. caraacara.
Dios le siga bendiciendo siempre.
Un abrazo

o blog de xesús lópez dijo...

Feliz Navidad!
Como San Jerónimo, ¡humillémonos!
Un cordial saludo.