sábado, septiembre 22, 2007

Madre Teresa.

























Está en el cielo, cuidando de los más pobres, que son los ricos pero solos y abandonados. Se cumplen diez años de su ida al Cielo. Ese rostro valía la Fe, la esperanza, la caridad. Deformado pero bello, sonriendo. Un motivo de credibilidad en Jesús. Nos la han vendido como nobel de la paz, que sí que lo fue y con merecimiento, pero es una santa, una madre, una hermana. Parece ser además que su vida espiritual no fue tranquila, dudaba, tuvo sus crisis, pero descansaba en Dios. Madre Teresa, gracias y ayúdanos.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando un cristiano atraviesa una crisis de fe suele salir más fortalecido. La Madre Teresa es un ejemplo a seguir. Y como dijo: aunque le pagaran... anda que si no es por Dios iba a hacer lo que hacía

hna josefina dijo...

También yo escribí sobre Teresa hoy.
¡Saludos!

Lilian dijo...

Una gran mujer, Un ejemplo a seguir, sin duda con una vara muy alta... no creo que yo pueda hacer ni el 1% de lo que ella hizo y se sigue haciendo a través de su obra.

Jorge dijo...

No teneis ni idea de lo que es Calcuta y la India, ni de la labor de la Madre Teresa, ni de nada de nada. Sois unos pelotas y punto, no vais a mover el culo porque os falta lo que tenía Madre Teresa. Me resulta asqueroso escuchar cosas cómo que fue una gran mujer, que amó mucho a Dios y que deberíamos ser como ella, mientras no hacéis nada. Sois unos maricones que no le vais a llegar a la Madre Teresa ni a la suela de las sandalias, empezando por Sinretorno que seguro que es un gordo zampabollos dedicado a resaltar el buen ejemplo de los demás mientras come hamburguesas delante del ordenador.

Si los cristianitos de blog hicieráis algo distinto a escribir cosillas acarameladas a todos nos iría mejor. Madre Teresa no se merece que la acompañe gente como vosotros ni como yo. Soy duro, pero es así, ya basta de peloteo estúpido y al que no mueva el culo gordo que tiene que le den.

sinretorno dijo...

Querido Jorge, pues apaga y vámonos. En ese plan no se puede decir nada. Usted estuvo en la India paseando en elefante!!!!!!!!, en cualquier caso gracias por recordarme lo miserable que soy, por eso le pido ayuda a la Madre Teresa.

gioconda dijo...

¿Y si no se tiene el culo gordo?Parece que "Jorge"anda caliente.Pues ya sabes tienes 2 problemas calentarte y descalentarte!Tienes poca educación y sin ella no se va a ninguna parte.Se pueden decir las cosas pero con un mínimo de respeto,desde luego estas a años luz de lo que era Madre Teresa,que tuvo que hablar con todo tipo de gente ...Que por su intercesión nos haga un poco mejores.Recuerdos del Norte!

Anónimo dijo...

Jorge, eres Dios (perdón por la evidencia).

Amén a todo lo que has dicho.



El Chico del Amanecer

Anónimo dijo...

Entre unos que son pelotas otros mal educados y groseros añadiendo los que se fustigan es una pena ya que el motivo es Santa Teresa de Calcuta digna de admiración, no tenemos porque compararnos ni parecernos a ella ya que sería absurdo.

marmota dijo...

¿Y cómo menea el culo Jorge para propinar este discurso con tanta rotundidad? Viajar y ver la miseria te hace corresponsal que no crítico de nadie.
Se puede movilizar a la masa pero no hay que perder las formas.
Saludos...

Jorge dijo...

Os pido perdón a todos. Este es un blog ciertamente abrumador por su entereza pero lo que más me ha gustado es su capacidad de respuesta: está vivo, funciona al minuto, coletea sin parar. Ahora sé que Caraacara no va a morir nunca.

Tomad mi intervención como un experimento sociológico para comprobar esa respuesta. Que Madre Teresa nos ayude a todos. No puedo deciros más. Si de todo esto me queda al menos el deseo de mover mi gordo culo, ya es mucho. Vosotros ya lo haceis, lo habéis demostrado. Os pido disculpas por la descarnada provocación.

Anónimo dijo...

¿Y quién no tiene dudas alguna vez?? Benditas dudas si tu vida es de entrega a los demás!!!

Anónimo dijo...

Jorge, eres un infeliz. Por un momento pensé que alguien con arrojos venía a destrozar esta preciosa cristalería que es el blog de SinRetorno. Y te amariconas.

No mereces perdón. Ni tu ni tu paseo en elefante, caballerito.

Iracundamente,

El Chico del Amanecer