domingo, enero 11, 2009

Gracias.




A través de mail, me llegan tres, diciendo que se han divertido e incluso reido con la escena de nochevieja. Fue mucho mejor que lo escrito, como dice calvo en el comentario, que es gioconda, se bailó una conga inesperada y a los que no bailaban se les decía no mires , únete. Yo me reí mucho ex post facto. Reirse, reir, hacer reir es un regalo. Me alegro de cada sonrisa que produzca este blog. La vida es una sorpresa siempre. Me da pena que se acabe la Navidad. Pero ya queda menos para la siguiente.

1 comentario:

Luisa dijo...

Reir es al alma,lo que el oxigeno a los pulmones.
Gracias, Sinretorno.