martes, mayo 03, 2011

Los apóstoles me animan.



Hoy, antigua fiesta de la invención de la Santa Cruz, festividad de Felipe y Santiago el menor. La verdad es que estos señores fuesen el "equipo" de Jesús y el fundamento de la Iglesia tiene mérito. Se pasan la vida, preguntando, dudando, no se aclaran: humanamente un desastre. El uno quiere ser el mayor, los otros estar en el reino a la derecha y a la izquierda, el de la bolsa, se decepciona y traiciona. Pedro, el valiente, se caga ante las preguntas de una portera. Felipe le dice, muéstranos al Padre. El Tomás no cree, hasta que meta los dedos en las heridas; todos buscando un Reino en la tierra. Huyen como gallinas cuando las cosas se ponen mal. Quieren echar demonios sin ayunar y orar. En la Ascensión, sí en la Ascensión, uno pregunta: es ahora cuando vas a instaurar el reino?. Vaya equipo, vaya tropa!!!! Ni un filósofo, un recaudador de impuestos (lagarto, lagarto), pescadores, los Bonaerges deseando quemar ciudades, ni economistas, ni asesores de imagen, ni portavoz, ni manager, ni director ejecutivo...Pero fueron elegidos por Jesús( misterio, misterio) después de orar una noche entera. Y le querían, y con el Espíritu Santo y María se hicieron con el mundo. Y dieron la vida por Jesús. Gracias Señor, gracias columnas de la Iglesia, por ser tan humanos, tan pesados y cortos. Mirad la que habéis armado. Anímense, anímemonos, no me habéis elegido vosotros a Mí, sino Yo a vosotros. Y que viva el Papa, y el colegio apostólico, y los tontos y necios de este mundo, y los sencillos y los pobres, porque ésta es tu Iglesia.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues es verdad que eso anima!

Number one dijo...

Y así seguimos, unos torpecitos que no podemos hacer nada. El Espíritu Santo hizo que Pedro convirtiese en un sólo día a dos mil y pico...

TÚ Y SÓLO TÚ, SEÑOR.

Genial post monsieur Tiraps, muchas gracias.

Javier Vicens y Hualde dijo...

Una cosa hay que reconocer a esos Apóstoles, y es que ellos mismos se encargaron de que los recordásemos como usted los ha pintado. Podían haber contado la historia de otra manera, qué sé yo, haber maquillado un poquito su imagen, haber puesto alguna excusa... pero no... Sabemos que Jesús le dio a Simón el apelativo cariñoso de "Roca" y que, inmediatamente, le dijo con toda franqueza: "apártate de mí, satanás". Y una cosa no podemos dudar: eran amigos de verdad.

Anónimo dijo...

!Viva yo misma!Janusa

Sinretorno dijo...

Number one, se queda corto, más de tres mil se bautizaron. Somos amigos D. Javier?? Viva mil veces la tía janusa. Hip, hip, hurra.

Anónimo dijo...

Estoy abrumada pero me lo esperaba.Gracias y un abrazo Janusa

José Antonio del Pozo dijo...

Muy bien contado, Sinre
Saludos blogueros

Pirates of the Mercy Ocean dijo...

Me encanta como sintetizas, es un gran don, tienes muchas cosas que enseñar, que no decaiga jamás tu ánimo capitán!

Anónimo dijo...

"eran amigos de verdad"...

JyY sólo nos quedamos con eso...eso sólo es lo que nos importa... de las cuatro cosas que ya importan...esa es la primera.

Puuuf! lloramos como condenaos!

Anónimo dijo...

Ya sabia yo que a mis Jaimones les iba a "derribar" el tema de la amistad.Es muy preciosa y precisa la puntualización de mis sobrino primero.A mi también me ha conmovido aunque no tengo el don de las lágrimas.Un abrazo de Janusa,hay que reconocer que estas entradas son imponentes.