domingo, mayo 29, 2011

Matrimonio y cruz, ejemplo de croatas.



Gentileza del Teólogo y pastoralista juvenil Salvador Brañas.

El pueblo de Siroki-Brijeg en Herzegovina tiene una maravillosa distinción:¡¡Nadie recuerda que haya existido un solo divorcio entre sus 13.000 habitantes!!.
¡Tampoco se recuerda un solo caso de familia rota!
El secreto de Herzegovina es sencillo: Los habitantes croatas han mantenido su fe Católica, soportando por ella persecución por siglos, a manos de los turcos y después de los comunistas. Su fe está fuertemente arraigada en el conocimiento del poder salvador de la cruz de Jesucristo. Ellos saben que los programas del mundo, aunque sean programas humanitarios de desarme o de paz, por si mismos solo proveen beneficios limitados. ¡La fuente de la salvación es la cruz de Cristo!
Este pueblo posee una gran sabiduría que han sabido aplicar al matrimonio y a la familia. Ellos saben que el matrimonio está indisolublemente unido a la cruz de Cristo. Salvo las lógicas anulaciones por la Iglesia.
Según la tradición croata, cuando una pareja se prepara para casarse, no les dicen que han encontrado a la persona perfecta. ¡No!
El sacerdote les dice:
'Has encontrado tu cruz. Es una cruz para amarla, para llevarla contigo, una cruz que no se tira sino que se atesora'
En Herzegovina la Cruz representa el amor más grande y el crucifijo es el tesoro de la casa.
Cuando los novios van a la iglesia, llevan el crucifijo con ellos. El sacerdote bendice el crucifijo. Cuando llega el momento de intercambiar sus promesas, la novia pone su mano derecha sobre el crucifijo y el novio pone su mano sobre la de ella, de manera que las dos manos están unidas a la cruz. El sacerdote cubre las manos de ellos con su estola mientras proclaman sus promesas, según el rito de la Iglesia, de ser fieles el uno al otro, en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, hasta la muerte. Acto seguido los novios no se besan sino que ambos besan la cruz. Los que contemplan el rito pueden comprender que si uno de los dos abandona al otro, abandona a Cristo en la Cruz.
Después de la ceremonia, los recién casados llevan el crucifijo a su hogar y lo ponen en un lugar de honor. Será para siempre el punto de referencia y el lugar de oración familiar. En tiempo de dificultad no van al abogado ni al psiquiatra, sino que van juntos ante la cruz, en busca de la ayuda de Jesús. Se arrodillarán y llorarán y abrirán sus corazones pidiendo perdón al Señor y mutuamente, e irán a dormir en paz porque en su Corazón han recibido el consuelo y el perdón del único que tiene poder para salvar. Ellos enseñarán a sus hijos a besar la cruz cada día, y a no irse a dormir como los paganos, sin dar gracias primero a Jesús. Saben que Jesús los sostiene en Sus brazos y no hay nada que temer.






34 comentarios:

Vila dijo...

Esta entrada me ha gustado, y tomo nota de ella.

LAH dijo...

Precioso y verdadero lo que nos traes hoy, en mi matrimonio veo la Cruz, es donde la he visto con mas claridad que en cualquier otro sitio.
Me ha encantado lo de los novios enlazados en la Cruz, es perfecto y ojala se hiciera aqui tambien, me uno en alegria con ese pueblo y gracias por la informacion. un abrazo

Nacho dijo...

Me ha encantado la frase de: "Salvo las lógicas anulaciones por la Iglesia" ... ya, ¿y a partir de cuantos euros empiezan a ser lógicas las nulidades?


El matrimonio me parece el acto más serio y honroso que se puede hacer en la vida, después de tener un hijo, creo que es lo máximo que uno puede hacer si lo hace de corazón. El problema es que no siempre salen bien las cosas, yo soy partidario de que la gente intente arreglar su matrimonio tanto como pueda, pero no creo que nadie merezca vivir en la infelicidad por haberse casado con la persona equivocada.

Creo que hasta Dios sería capaz de entender que una persona necesita ser feliz, y sobretodo viendo las cifras de mujeres muertas a manos de sus parejas... da verdadero pavor a veces lo que sucede en las casas...

Que el amor nunca muera, porque si muere, ya no quedará nada.

Mento dijo...

Me gusta esta costumbre Croata,representa perfectamente lo que es el matrimonio cristiano.
Claro que a mi pepe y a mi nos saldrian callos en las rodillas delante del crucifijo. Tener caridad con el otro y soportarlo con verdadero amor es lo mas dificil a lo que yo me enfrento cada dia con mi Pepe. Y eso que es el amor de mi vida, por quien daria la mia propia sin ser un topico. Porque aunque hay gente que no me entiende, ni me entenderá diré que a mi marido le quiero mas que a los dos hijos que he parido. Pero tambien es mi cruz, porque compartirme con él cada dia saca lo peor de mi y eso es lo más dificil de aceptar y cambiar. Gracias a que Jesucristo forma un tripode con nosotros nuestra familia va hacia delante.
Pero tener un icono que represente a Jesucristo me parece una manera muy constructiva de tener siempre presente un mediador en la casa. Claro que algunos como he dicho antes, tendriamos que poner tambien un reclinatorio debajo de la cruz.
Tia Janusa espero este usted bien. Rezo por ello.
Un abrazo Sinret.

Anónimo dijo...

Soy Pepe el marido de Mento.
Si tu crees que tu vida es tuya...? Porque Dios quiere lo mejor para nosotros, que seamos felices por ejemplo dentro del matrimonio. Y la vida,esta vida que nos ha tocado vivir en pareja es porque Dios nos la da y en ella encontraremos la felicidad, no permanente, si no eterna. Porque en la diversidad y la dificultad tambien se puede ser feliz.

Anónimo dijo...

Subrayo todo lo que dices Mento.
Y respecto a las declaraciones de nulidad matrimonial de la Iglesia,cuando una persona va a solicitarla,en el primer encuentro con ella se le pregunta si necesita o no que se le exima de pagar absolutamente todo el proceso,bien parte del mismo o bien que la persona abone todo.La Iglesia no hace negocio con ésto.Hay personas que dedican su tiempo a esos menesteres,por tanto es lógico que cobren,y muchas veces no cobran porque la persona ha pedido no pagar y resulta que está económicamente mejor que estos abogados,psicólogos y/o psiquiatras católicos que dedican su tiempo a esta labor.
Y aun sabiendo ésto,estas personas no dejan de ayudar a quien lo necesita,mienta o no respecto a su situación económica.
Yo sé de gente que no ha pagado ni un solo euro en su proceso de declaración de nulidad de su matrimonio.
Añado:si a una persona le va mal en su matrimonio,si existe causa grave(maltrato por ej)no está obligada ni es mejor por no separarse(repito,causa grave de verdad).Pero no quiere decir que no pueda ser feliz por no poder casarse.Se puede ser feliz en todas y cada una de las circunstancias de la vida.La felicidad no la da las circunstancias,sino abrir el corazón a Dios.
Un abrazo de Igaljo.

Cordelia dijo...

Me parece maravilloso. Gracias por contárnoslo.
Tu blog es guay

Nacho dijo...

Igaljo no me referia a que pagen por el proceso, me refería a que untan el proceso, como con Camps, pero sin trajes. Para opiniones, colores.

No he entendido tu ultimo comentario, como se enlanza eso de que si una persona sufre maltrato no pueda casarse? Puede separarse y luego encontrar al amor de su vida, nunca es tarde, y menos para enamorarse. Aunque no sea maltrato, el simple hecho de no sentirte feliz dentro del matrimonio, creo que es una razón más que válida para darle un giro a tu vida. Estamos aqui solo una vez y tenemos un tiempo de vida demasiado corto como para permitirnos el lujo de no ser felices si tenemos la oportunidad de serlo. Al menos asi lo veo yo.

Anónimo dijo...

Nacho,
lo que quiero decir es que si te has casado,es para toda la vida,pero si por una causa grave te separas y no es nulo tu matrimonio,no significa que si no te vuelves a casar no seas feliz nunca más.

En segundo lugar,te puedo asegurar que no existen "untes"para obtener la nulidad.Está todo muy regulado y controlado.Te diría que es imposible.Me gustaría te acercases a ver cómo funciona el tema y lo comprobarías de primera mano.

Eso del amor de tu vida tiene muchos matices,y veo con frecuencia que hay personas que a lo largo de su vida tienen muchos "amor de su vida".
Cuando uno ancla el amor en Dios,Él le hace feliz,sean cuales sean las circunstancias exteriores.Repito,sean las que sean.Hasta las más oscuras,de verdad.

Sobre lo que no he explicado bien que dices no ver la ligazón: si una persona sufre maltrato,se separa.Y luego se ve si existió o no verdadero matrimonio.Es posible que haya existido verdadero vínculo conyugal,pero la libertad del hombre puede hacer que en determinado momento mire a su mujer como un objeto,una posesión,en lugar de una persona con toda la dignidad que eso conlleva.Por tanto no existe relación "mujer maltratada=matrimonio nulo".
Y tampoco existe la relación "persona separada matrimonio no nulo=persona-infeliz para-siempre-por-no-poder-volver-a-casarse".

Perdonad pero como soy nueva por estas lindes no me explico lo bien que me gustaría.
Un abrazo de Igaljo.

Javier Vicens y Hualde dijo...

Así explicados se entienden mejor los misterios de la Cruz de Cristo y del Matrimonio al que la Cruz devolvió su sentido primero. ¡Gracias!

Anónimo dijo...

Precioso el testimonio de fidelidad y felicidad de este pueblo croata.Viven su amor dentro del matrimonio anclándose en la Cruz del Señor,están en su derecho al haber esscogido este camino.solo podemos admirarles.Y no se me ha pasado por alto,Nacho,lo que dices "que hasta Dios sería capaz de entender"...Verás,yo creo en Dios,un Dios que conoce lo íntimo de nuestros corazones.Puede que este no sea tu caso,para mi el "hasta" es despectivo y sobra,no te pega demasiado.Y en cuanto a las nulidades,de acuerdo con Igaljo, añadiendo que no entiendo que nadie desee la nulidad "untando" a alguien para que mienta.A Dios no se le engaña,a un juez es posible que si,tendrá que dar por válido el testimonio del testigo aunque se suele hilar muy fino.Y si la nulidad se consigue basándose en una mentira,allá la conciencia de quien quiere ser libre,normalmente para volverse a casar por la iglesia.Si lo hace,será una pantomima,no olvidemos que somos nosotros,los casados,los protagonistas de las bodas.Y los responsables.Mento,gracias por tu interés,estoy bien y ! muy bien tu Pepe!.Un abrazo de Janusa

Mento dijo...

Otra vez estoy aqui y no por casualidad.
Leo vuestros comentarios y no se si es por falta de conocimiento pero no llego a entender eso de las nulidades y de que un mal matrimonio no tiene que hacerte infeliz el resto de tu vida o elegir a la persona equivocada...
No se...
Yo me casé enamorada como una quinceañera en menos de un año, aunque tenia 28. Llevaba con Pepe saliendo solo un mes cuando nos fuimos a vivir juntos. Yo catolica practicante, el nada que ver con la iglesia, ni con Dios. Fue una locura, pude haberme equivocado de persona, le sucede a muchas parejas. Se me pasó el enamoramiento en plenas fechas de boda, él no era como yo esperaba y tuve un miedo tremendo a que no funcionara porque sabia que eramos incompatibles en casi todo, pero ya le queria. Temia que eso no fuera suficiente con el tiempo.Pero yo si sabia la responsabilidad del Sacramento que tomaba al casarme.
Nos casamos en septiembre del 2002, hemos pasado por distintas etapas, como todos los matrimonios. Yo como individuo hay cosas que no perdonaria dentro de mi matrimonio, espero no tener que enfrentarme a ella, pero si me viera en una situación critica. Dejaria de vivir junto a Pepe, pero no pediria ninguna nulidad porque yo lo acepté con un juramento que va mas alla de una simple ceremonia, de un compromiso firmado en unos papeles. Yo me casé con Pepe y con el proyecto que Dios me habia dado a conocer que queria tener conmigo. Seria como pedir el divorcio a Dios, a todo lo que me ha dado ha conocer. A las pruebas de amor y de vida eterna que he experimentado aqui en este vida que me toca vivir. No se si me explico o si si me entiende. En el caso por ejemplo de que mi marido me maltratase o maltratara a mis hijos, cosa que no permitiria. Me apartaria de él, pero mi compromiso, el de mi fe, no cambiaria. Y con Dios que es el dador de la felicidad conmigo, no necesitaria ninguna otra oportunidad en la vida. Esa es mi experiencia y asi la comparto. No para convencer, ni para imponer.Lo mismo le espuse a Pepe cuando le dije que queria casarme porque estaba viviendo en pecado. El entonces no lo entendió. Se casó conmigo por la Iglesia por darme a mi el gusto. Pero Dios que es el tercero en nuestro matrimonio va haciendo el resto. Yo nunca intenté inculcar mi creenci a Pepe. Pero Dios se le está manifestando y dandosele a conocer. De no ser asi, seguro que hace mas de un año que Pepe ya no estaria conmigo, de eso no me cabe duda. Por eso doy gracias a Dios, que pone a Jesucristo en una cruz junto a nosotros. Haciendo un matrimonio de tres, como tres es la Santisima Trinidad. Del modo que la felicidad no pueda ser nunca cosa de uno solo sino de uno en el otro. Como la Divinidad de Dios.
Asi entiendo yo el matrimonio cristiano, porque un matrimonio cristiano es el que pone a Cristo antes que a uno mismo y Cristo es siempre el otro.
Perdonadme si he sido demasiado extensa.

Anónimo dijo...

Es posible que para un cristiano convencido, que intenta vivir con autenticidad la propuesta de la Iglesia (supuestamente basada en el Evangelio), el contenido sustancial de este post sea edificante... Incluso a mí me resulta enternecedor... Pero seamos realistas: ¿No hay ningún matrimonio roto en Bosnia o es que las leyes ponen difícil que se constaten rupturas nupciales? ¿Es sólo influencia espiritual o hay mucho de cultural-social-nacional? Precisamente ayer saltaba a los medios de comunicación una noticia de la que no hacéis mención: en Malta, país ultracatólico, finalmente se ha aprobado la ley del divorcio. Este país era una de las viejas reliquias en el museo de Europa. Ya sólo queda una de esas reliquias: el Estado Vaticano. Claro, que una ley que legalizara el divorcio en la Ciudad del Vaticano resultaría más que inapropiada, inútil...
El matrimonio, como la familia, es un hecho cultural más que natural y por eso fluctúa en el tiempo (transformación de las sociedades) y en el espacio (diferentes concepciones de matrimonio y familia según las civilizaciones y culturas: monogamia, poligamia, patriarcado, matriarcado, etc.)
Firmado: "Anathema".

Anónimo dijo...

Anathema,
¿por qué dices que el matrimonio y la familia es mas cultural que familiar?.
Si yo a un tomate quiero llamarlo manzana,podré hacerlo,pero no dejará de ser un tomate.Aunque consiga que lo llame así todo el mundo,incluída yo,el tomate seguirá siendo tomate.
El matrimonio y la familia lo mismo.Son lo que son,queramos nosotros cambiar el nombre de otras realidades.Por tanto no es algo cultural,sino natural.
Igaljo.

Miriam dijo...

'Has encontrado tu cruz. Es una cruz para amarla, para llevarla contigo, una cruz que no se tira sino que se atesora'
En Herzegovina la Cruz representa el amor más grande y el crucifijo es el tesoro de la casa.
Me ha encantado , se intuye en ese amor esponsal, el reflejo del amor verdadero.
Gracias por compartir el texto¡

Anónimo dijo...

Para mi,el matrimonio es la consecuencia natural del amor.Asi de sencillo.En el matrimonio entre católicos,si no se quiere hacer una mera fiestecita rentabilizada en la iglesia sino que se encara la realidad de un Sacramento,es para siempre.La ley de divorcio,por cierto ya ha llovido desde Fernandez Ordoñez,rompe en vínculo civil,eso creo.Pero el otro,el nacido de una entrega mutua deseando la compenetración y prometiendo fidelidad,está intacto.Y si me refiero por dos veces a la fidelidad es porque la considero importantísima.En las situaciones de ruptura que conozco,excepto en una,siempre ha habido una tercera persona.Y no digo que la cosa empiece en la cama,no.Se mira primero y se descubre después a quien no plantea los rutinarios problemas de la convivencia,a quien sonrie,a quien nos valora más que el otro...se cae facilmente en esa red,los resultados suelen pasar por el juzgado primero,luego...tal vez se repita el intento con incierta suerte.Esto no es un cursillo prematrimonial pero Mento nos ha abierto su alma y yo añado esto.El amor,avasallador,incondicional y fiel,suele dar buen resultado.No resolvemos nada,inicialmente,es que no concebimos la vida sin la otra persona.Disculpad,estoy hablando de mi misma.Un abrazo de Janusa

eligelavida dijo...

Sólo dos cosas:

Primero: me gusta mucho el texto. ¿Sabes de algo más publicado por don Salvador? Me lo llevo a mi blog.

Dos: me encanta como Mento dice 'mi Pepe'.

Nacho dijo...

Esto me pasa por ausentarme tanto por los exámenes que se me acumulan las respuestas xD!!

A ver Igaljo, creo que no te entendeí porque yo hablaba más del matrimonio civil, no del eclesiástico, por eso no acaba de entender lo que de cuando uno se separa no se puede volver a casar, ahora ya me queda claro. De todas formas, yo voy más allá, vosotros creeis en el compromiso indestructible de dos personas en un momento dado de su vida, aunque luego sean unos monstruos y unos malnacidos, vosotros pensais que ese vínculo no debe romperse. Yo creo que sí, creo que ese vínculo va ligado a la más intimida felicidad. Puede que tengas razón y si te entregas a Dios seas feliz en la circunstancia que sea, pero te diré lo que me decía mi profesor cuando le preguntaba si rezando conseguiría aprobar los exámenes: "a Dios rogando y con el mazo dando"

No os echeis encima mío, que os veo venir, solo digo que no me parece bien que una mujer maltratada siga siendo mujer de un hijo de su madre ante los ojos de Dios... no, no soy el perfecto cristiano, lo siento jaja.


A ver Janusa, cariño, lo del hasta no fue como te lo has tomado, solo es que a veces me da la impresión de que aquí sois demasiado dogmáticos y que cualquier cosa salida de ese dogma os parece una barbaridad. Yo creo que Dios desea ante todo la felicidad de nosotros, sus hijos, por eso dije que hasta él seria capaz de entender nuestros caminos, no porque crea que es incapaz de entendernos.


Sobre los untados, bueno, vosotros teneis vuestras opiniones y yo las mías, no os voy a intentar convencer jeje :)

Como dije antes, el matrimonio es de lo más serio que uno puede hacerse, pero hasta los más correctos tienen derecho a equivocarse, y me parece un castigo innecesario permanecer unida a una persona que te ha arrebatado tu felicidad... no digamos cuando se toma más libertades e intenta quitarte hasta la vida. No, no pienso aceptarlo, lo siento.

Javier Vicens y Hualde dijo...

Vuelvo para decirle que esta, su secta, tiene un nuevo adepto. Usted lo conoció en la Fundación. Se llama M.A. y no se pierde una de sus entradas. Se ha puesto a leerlas todas y ya va por junio del 2008. Se zampa también los comentarios. Se acaba de marchar. Hace un rato oía sus risas ante la pantalla del ordenador y me he asomado para ver lo que leía: Cara a cara, claro.

Anónimo dijo...

Pues muy sencillo, "Igaljo": porque naturaleza (physis) y norma (nomos)son conceptos, que como ya mostraron los sofistas en la antigua Grecia, se contraponen: es natural que una vaca sea herbíbora; es cultural que el hombre se case... Y como las culturas varían, varían los conceptos de matrimonio y familia, por mucho que tú te empeñes en fijarlos metafísicamente en el tiempo..."Anathema".

Anónimo dijo...

Nacho,lo primero tus exámenes,ya ves lo pragmática que soy.Te deseo eficacia,benevolencia-siempre "menos puede ser más",según las circunstancias¨:):)...sentido de la justicia,comprensión...Y,aunque no comprendo del todo tu argumento,si que entiendo que no hubo nada peyorativo en el "hasta" que me mosqueba.Un abrazo de Janusa

Anónimo dijo...

Anathema,
acepto tu argumento,pero no veo que lo tengas claro,la verdad.

Nacho,
como dice Janusa,lo primero los estudios.Me sorprende ver cómo un rato de estudio te vuelve tan calmado y dialogante...Es broma...
Igaljo

Anónimo dijo...

Si el matrimonio, tal y como lo entiende hoy la Iglesia Católica, fuera algo profundamente enraizado en una supuesta "naturaleza humana", algo eterno querido por Dios desde siempre y para siempre, ¿cómo se explica, por ejemplo, que, según el A.T., los patriarcas fueran polígamos? Eso por no hablar de otras culturas más lejanas a la nuestra en la que el concepto de matrimonio (y el de familia) varía enormemente respecto al nuestro...
De hecho, el matrimonio como sacramento no fue reconocido por la Iglesia hasta muy tardíamente, como bien sabrás...
por otro lado, ¿cómo calificaríamos, según la sensibilidad actual y los parámetros sociológicos modernos, un matrimonio entre dos adolescentes, o entre un hombre maduro y una adolescente, como el que formaron según la piadosa tradición (puen en los evangelios no figura este dato) José y María, padres de Jesús...? Además: una familia de sólo tres miembros, como la Sagrada Familia,¿cómo sería valorada hoy por la Iglesia, que glorifica la familia numerosa como modelo ejemplar de familia cristiana?
Bueno, ciertamente, el N. T. habla de los "hermanos" de Jesús; pero ya sabemos que, para no violentar el contenido de los dogmas mariológicos, el Magisterio eclesiástico ha interpretado ese término como "primo"... Pero entonces: ¿no es esto una prueba evidente de que el concepto de familia ha cambiado a lo largo de los siglos, pasando de un modelo patriarcal a un modelo más cercano al nuestro? Y seguirá evolucionando, dando cabida a nuevas realidades culturales y sociales...
"Anathema".

Nacho dijo...

Anathema puede que la imagen de una familia varíe con el tiempo, como tú dices antes las diferencias de edad entre hombre/mujer eran abismales, casi pederásticas, y los roles estaban muy marcados dependiendo del contexto sociocultural en el que se desenvolviera dicha familia.

Pero, la imagen puede que cambie, pero el concepto de familia creo que no ha cambiado, todos hemos tenido un padre y una madre, quiero decir, que puedes ser del antiguo Egipto y seguirás teniendo un solo padre y una sola madre, o de la antigua Mesopotamia, o de la Inglaterra victoriana o contemporáneo de la dinastía Quing... Han evolucionado los roles, la familia cada vez va siendo menos patriarcal y se alcanza un equilibrio en la "lucha de poderes hombre/mujer" (metafórica), además la sociedad abre fronteras ante las nuevas circunstancias de familias monoparentales ya sea por fallecimiento o por decisión, de familias multiraciales e incluso familias homosexuales.

La sociedad avanza y con ello la imagen de la familia va cambiándo y adaptándose a los tiempos, pero sigue siendo el mismo concepto: padre, madre (o sus variantes) e hijos.

Sinretorno dijo...

Muchas gracias mento, por tu testimonio y su marido, tampoco hace falta que contéis vuestra intimidad,pero el testimoniopersonal vale más que las letras. A ver un matrimonio es nulo cuando el correspondiente proceso eclesial declara queen su momento el matrimonio no surgió. Tam bién existen las nulidades civiles, cuando se casan por dinero pa5ra adquirir la nacionalidad. El sistema canónico es el que más causas de nulidad tiene porque es un modelo exigente. Las nulidades tienen mala fama y la Iglesia debe rervisar y lo hace la atención a la pastoral familiar antes, durante y después del matrimonio. Personalmente quietaría a los abogados de este asunto y lo convertiría en un procedimiento administrativo. El matrimonio civil de dos no bautizados es también indisoluble. A jesís cuando le preguntan por el loibelo d repudio de Moisés y la poligamia de los patriarcas, se refiere al protecto de Dios sobre el matrimonio que ha quedado dañado por el pecado original: celos, envidias, sociedades mercantiles, enemistad, prepotencia. El texto éste nos recuerda la realidad de las cosas. La Iglesia es muy sabia, aunque sólo fuese por vieja y lleva gestionando problemas desde el siglo I. Es una guía que quita muchos malos rolloos disfrazados de amor y espontaneidad.

Anónimo dijo...

Verás Anathema,te voy a decir algo que seguramente no alcanza la categoría de enternecedor.Y es que intento vivir como católica,de la fe y de las enseñanzas de mi madre la Iglesia.Rezo que "creo en la Iglesia",por supuesto,en lo que ella me dice.Puedes argumentar,con razón,que las enseñanzas varían y los Concilios se suceden y los dogmas se van añadiendo.Pero a mi,me ha tocado vivir hoy y el Señor,hoy y siempre,me instruye.Y El es cabeza de la Iglesia.Durante su vida,le plantearon muchas veces preguntas trampa.Siempre contestó que no habia venido a derogar la Ley ni a los Profetas sino a completarla.No me escandaliza lo más mínimo la Poligamia patriarcal,entonces era asi en nuestro hermano mayor,el pueblo Judio.Y eso de que la Iglesia ve mal lo de las familias de trés...me rio.Allá el cura o quien imparta esa enseñanza.Otra cosa es que nos enseñen a no cerrar,por egoismo,las puertas a la vida,hace mucho,mucho tiempo que se habla de la paternidad responsable.En fin,he metido un poco de baza en tu comentario dirigido a Nacho,espero que no te moleste.A fin de cuentas,esto es en abierto y escribimos desde nuestros puntos de vista.Un saludo de Janusa

Sinretorno dijo...

Gracias a todos. Elige, D. S Brañas me envió esse texto, no tiene blog, puedes ponerte en contacto con él en capellanía Orvalle, aquí enlazada.

Anónimo dijo...

Janusa, por supuesto que no me molesta. Esto es un diálogo abierto, ¿no?

Respecto a tu comentario, Nacho, sólo me cabe añadir que, bajo mi punto de vista, te repliegas finalmente a la visión tradicional de familia judeocristiana y occidental. Así, es difícil mantener, al mismo tiempo, que dos personas del mismo sexo que vivan juntas puedan formar una familia. Da la sensación de que sería una familia de segunda, analógica, por imitación de la estructura heteronormativa y biológica (macho y hembra al cuidado de la prole)... No sé... En cualquier caso, mis reflexiones son un poco a vuelo de pluma. Reconozco que debo madurar más algunas de las tesis que intento defender. Somos seres en construcción...
"Anathema".

Nacho dijo...

Contestandoos tanto a Janusa como a ti Anathema, es que ni yo mismo tengo claro que las parejas homosexuales puedan constituir una familia al estilo tradicional, y me explico porque.

A ver, no creo que dos hombres o mujeres sean ni menos capaces ni den menos amor a un recién nacido del que le darían madre y padre. El problema que se me plantea es lo que ha sugerido Janusa (o así lo he entendido yo), ¿dónde queda el niño?

Todo sabemos que la sociedad avanza, pero la sociedad tiene sus ritmos. Actualmente, todos sabemos que el sector gay bueno, mal que bien, la gente lo va aceptando y se va dando cuenta de que juzgar a las personas por de quién se enamoren es algo bastante superficial y vacío, esto lo hacen las personas adultad. ¿Pero y los niños? Los niños son unos seres increiblemente inocentes pero absolutamente crueles, todos de una u otra forma hemos visto o sufrido alguna burla en la infancia o adolescencia... ¿os imaginais hasta que punto pueden ser crueles con un niño que tengas 2 padres o 2 madres?

Está claro que estas cosas mejorarán con el tiempo, pero yo personalmente, siendo gay, no sé hasta que punto me parece bien que mi hijo pudiera llegar a sufrir esa clase de abusos y más sabiendo como está el tema del bulling escolar.

Anathema, no sería una familia de segundo, seria una familia tan válida como cualquiera, solo que hay que tener paciencia para que la sociedad pueda aceptarla. Aún así puede que todo lo que haya dicho no sea verdad y sean tonterías y luego el crío sea más fácil que nadie.

Janusa, paternidad responsable es pensar en los hijos y su felicidad, no engendrarlos como conejos, como se sugiere por algunas ramas católicas.

AVANZANDO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
AVANZANDO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Guerrera de la LUZ dijo...

Elige, este texto es del padre Jozo. Don Salvador Brañas lo difunde (como ahora sin retorno desde este post) pero es un texto de Medjugorje.

Gracias Increíble por difundirlo tú también, es muy grande.

Javier Vicens y Hualde dijo...

Una pareja homosexual puede formar una familia tan tradicional -en el sentido de aburrida- como una pareja hetero. Ahora, a los progres, lo de las pareja homosexuales les parece una novedad admirable pero no tardarán en aburrirse. Lo de las parejas -hetero. homo, bi, trans...- es tan viejo, tradicional y aburrido como el pecado. Lo nuevo es que ya no son dos, se acabaron las parejas, sino una sola carne. Lo nuevo, lo original y lo admirable de verdad es el matrimonio. Era nuevo y sorprendente cuando lo hizo Dios y sigue siendo igual de alegre cada vez que lo rehace. Lo demás son tradiciones, copias aburridas.

Anónimo dijo...

No estoy en absoluto de acuerdo: me considero progresista (con miles de matices que me llevaría horas exponer) y el matrimonio entre personas del mismo sexo no me parece una novedad del momento, una moda pasajera. Me parece que es una concesión a la heternormatividad, una pérdida (aunque no irreparable) de la carga transgresora que ha tenido la homosexualidad. Pero reconozco que es algo que se ha conseguido a base de una lucha constante y que está a disposición de quien quiera contraer ese vínculo, para estar en igualdad de oportunidades, que es la base de un Estado de derecho. Sin embargo, discrepo de los movimientos gays que creen que ya está todo conseguido. Hay que seguir en el campo de batalla, que todavía no ha llegado "Queronea"...
"Anathema".