jueves, agosto 30, 2007

Ahí siempre hay alguien.

























No me suelen pasar cosas tan redondas y buenas como al gran Monasterio de pensar por libre, pero hoy sí. Al salir de Misa siempre hay un mendigo especial, es el mismo. No es demasiado mendigo, alguna vez hemos comentado algo, recoge la basura de alguna casa, me llama campeón, cuando no me ve me dice si me he vuelto ateo. Ayer salía yo el último, le dí algo y le dije que ya no quedaba nadie dentro. Hoy al salir me trata de usted, me dice que no me lo tome a mal, que ayer me siguió un poco pero que no me alcanzó y me comenta: "se lo digo con todo el respeto, ayer me dijo usted que no quedaba nadie dentro, pero ahí dentro siempre hay alguien". Lección de Fe y de amor, Jesús está siempre en la Eucaristía, y dentro de la Iglesia siempre hay alguien. Gracias campeón, gracias.

3 comentarios:

Lilian dijo...

Precioso su post :) y grax por su visita a mi casita y sus comentarios. Le quiero mucho y siento un gran respeto y admiración por Ud

Mariazell dijo...

Qué bonito! Semejante comentario de un mendigo, te deja KO. Más profundidad que muchos mortales.
Por cierto, hoy es aniversario de la ordenación del gran Monasterio. Día grande.

Obi-Wan dijo...

Wow! Tremenda experiencia. Bien hecho por el campeón, no sólo por haberse dado cuenta del "desliz", sino por haberse tomado la molestia de seguirte y esperarte al día siguiente para decírtelo. Gracias por compartirlo. :-)