miércoles, julio 23, 2008

Lourdes.

Fuimos por el túnel de Bielsa. Los pirineos magníficos, sobre todo por la parte francesa. La naturaleza acerca a la inmensidad de Dios. Se cumplen 150 años de las apariciones de Lourdes, es año jubilar. Es emocionante besar y tocar la gruta en la que se apareció la Virgen, ver el manantial de donde brotó agua. Muchos enfermos del cuerpo, ayudados, con Fe, pidiendo la salud del cuerpo si Dios quiere. Todos, enfermos del alma, venimos a curarnos mediante la confesión de los pecados, el sufrimiento ajeno, la solidaridad de tantos y sobre todo la mirada más perceptible , quizás , de la madre de Dios. Cuánto le gustaba Lourdes a mi amatxo. Los santuarios marianos son un espacio de conversión, con cada vez más gente, en época de poca religiosidad. Agur Jesusen Ama.

2 comentarios:

tomás moro dijo...

Sinretorno, a ti que te gusta tanto el Sur, aquí te dejo una (y a todos los amables visitantes de este magnífico blogg, que un día encontré como "por casualidad"...

En Baeza, en una calle, hay una imagen de la Virgen bajo un arco, y, debajo de ella, una inscripción:
Si quieres que tu tristeza
se convierta en alegría,
no te pares, pecador,
sin saludar a María".

sinretorno dijo...

Cuántos recuerdos me vienen de Baeza y de ese arco que había olvidado....me alegras el día.