jueves, agosto 14, 2008

De la Vega con monjas.























No es un nuevo combinado de verano, ni un cóktel explosivo. Nuestra vicepresidenta visitó a las monjas que trabajan en uno de los barrios más pobres de la capital da Haití, monjas católicas claro. Bien por De la Vega. Si, si, ya sabemos que los políticos por una foto hacen lo que sea, que De la Vega es un tanto laicista. Pero mírala, ahí ha estado con las monjas. Siempre pensé que De la Vega da el perfil de una buena superiora de las de antes, y que la vida le llevó por otros caminos. En cualquier caso me parece lo mejor de este desgobierno.

2 comentarios:

LUISA dijo...

A ver si se le pega algo.Nunca hay que perder la esperanza.
Un abrazo de
Luisa,al Sur de ¿Africa?

Anónimo dijo...

Sr. caraacara suelo estar de acuerdo con usted en lo esencial y me gusta su frescura para hablar...pero además últimamente noto que trata mejor a las personas, con ironía,menos acritud. Me alegro, contundentes con el error y tremendamente comprensivo con las personas. Gracias porque me ayuda a mi también.