domingo, agosto 17, 2008

Olimpics.






















Phelps aburre y además con esos trajes de baño cualquiera...me dejó turulato el jamaicano de los 100 metros, 9,69,guau, saludando al palco y casi bailando. España en basket sigue a veinte años de distancia de una USA en forma, Defer y LLaneras buenos tipos. De todos modos sobre todo este show deportivo pesa la sospecha de la droga, y el culto al cuerpo. Aunque muchos acuden a Dios, al cielo para sus pruebas. Los chinos impecables hasta para subir banderas. Una tarde de estadio es emocionante, mucho más que un partido, aúpa Paquillo.

3 comentarios:

LUISA dijo...

Pero y qué me dices de Nadal? Magnífico,emocionado,español¡qué alegría!
Un abrazo
Luisa

Jorge dijo...

Sin Retorno, un saludo desde Holanda, donde estoy ahora. Veo que esto marcha, hasta Luisa te escribe para no dejar esto desangelado. Yo sigo lamentando la ausencia del contrapunto del Chico del Amanecer. Ojalá vuelva a darle mostaza a este blog católico tan espumoso. Bye.

Luisa dijo...

Lo ví. La cara de Nada era de una emoción contenida y de orgullo y amor a su Patria.Yo lo vía así.
Bss desde el nuevo look de Mis Ideas Cotidianas.