lunes, agosto 25, 2008

A propósito de China.

La vida sigue, los juegos acabaron. China tuvo la política, contra natura y voluntad de los cónyuges, de admitir un sólo hijo por pareja. Resulta que cincuenta millones de varones solteros chinos no encuentran mujer para casarse, hasta el límite de pagar para comprar mujer???? o secuestrarlas; además las chinas más modernas y pudientes desprecian el matrimonio. Otro problema que ha surgido es el de los millones de niños-as chinos "negros", aquellos que no han sido dados de alta en el registro civil: no disponen de derecho escolar, derechos sanitarios, no existen legalmente pero sí realmente. Ahí tienen un buen reto no olímpico los chinos. No conviene jugar con la naturaleza.

3 comentarios:

Luisa dijo...

Me sigue produciendo mucha compasión el pueblo chino.Que no sus generales o como se diga en chino.
Salu2 de Luisa,al Sur de España

JUANMA SUÁREZ dijo...

Lo que dice Luisa es cierto, pero más que compasión a mí me da algo de "miedo", porque el régimen chino terminará cayendo como cayó el ruso o el Muro de Berlín, y entonces el mundo tendrá el gran reto de ser capaz de levantar y ayudar a tantísimos millones de personas que nos encontraremos de repente sin nada, moribundos y ahogados por el pie de unos dirigentes que, como dice bien CARAACARA en una entrada anterior, se han creído lo de "seréis como dioses".

hna josefina dijo...

Impresionante tu entrada.
Vengo mucho aunque no comente.
Saludos.