viernes, noviembre 20, 2009

De la providencia.



He cambiado de móvil y ando perdido porque me había acostumbrado al antiguo y con la cantidad de funciones que tiene el nuevo me voy aclarando poco a poco. Soy un torpe de libro para cambiar bombillas, para la informática, para las nuevas tecnologías. De hecho las fotos de este blog me las pone una persona muy querida. Pero a lo que voy, una de las cosas que me gusta y pienso que a mucha gente es tener un cierto control sobre las cosas que pasan o van a suceder.. Y es verdad, a pesar de los pesares, el mundo funciona. Un buen amigo me comentaba que de todos modos hay que ser flexible. El stres y la angustia que pueden llegar a suponer los imprevistos ( el 80 por ciento de nuestra vida) es muy acusado. Uno no depende sólo de sí mismo, sino del barrendero, del semáforo, del parquímetro, de la tos del niño, del pie con que te levantaste, de la batería, de las bujías, de la salida adecuada de la M-30. Es decir la vida depende de muchos más factores imprevistos que los previstos. Le llaman suerte, Kairós, casualidad, causalidad, indeterminación, providencia. Por eso es muy bueno, aunque costoso, el abandono en las manos de Dios. A base de cavilar no añadirás ni medio centímetro a tu altura, ni ganarás un sólo pelo. Los famosos libros de autoayuda son un pufo, pues no cuentan con lo imprevisto. Fulanito se hizo muy rico porque desde joven trabajaba 12 horas y. y. etc; mentira, hay millones de personas que trabajan más de doce horas y no les va tan bien. Por eso tres consejos: abandono en las manos de Dios, orden sin rigideces y mucho acudir a los ángeles custodios. Se lo dice un obseso del control.

3 comentarios:

Capellaniaorvalle dijo...

La foto es buenísima, y el comentario, mejor todavía. Da mucha paz el saber que los imprevistos no lo son tanto.

JUANMA SUÁREZ dijo...

Siempre he pensado que los libros de autoayuda sólo ayudan a los que los escriben; de ahí su nombre: "AUTOayuda"...

otra obsesa dijo...

He estado durante una semana comiendome el tarro porque se me había estropeado el ordenata ,dormir inquieta ,veía ordenadores por todas partes etcEs estupendo lo de abandonarse en las manos del Padre pero claro después de que el ordenador lo llevara al taller ,me dijeran que era un misterio y q no funcionaba ,lo traigo a casa y milagro!!!escribo con el...Otra obsesa a redimir