domingo, febrero 28, 2010

No entiendo.



En circunstancias de prueba, a menudo nuestra necesidad de comprender lo que demuestra es nuestra incapacidad para abandonarnos en Dios con confianza...existen momentos en que se ha de renunciar a entender: habrá llegado el momento de abandonarse en Dios con confianza ciega. La luz vendrá más tarde: lo que Yo hago, tú ahora no lo entiendes, lo entenderás después, le dice Jesús a Pedro. Intentar comprender todo y a toda costa nos puede hacer más mal que bien.(...) La libertad humana reside muchas veces, más que en dominar en aceptar. (J. Philippe, La libertad interior, ed Rialp, Madrid 2003; no es literal).

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Tiene mucha razón,pero es difícil ser como un niño,confiar en su padre sin dudar.Y el abandono en Dios da alegría,seguridad.Qué difíciles somos¡Pediremos este abandono en Dios

mar dijo...

Confiar plenamene en el Señor es una prueba muy dura. El hombre es tan pobre que nos es imposible comprender los antojos de Dios. Una muerte, un disgusto, verse cansado, sin recursos, a veces nos aleja del Señor cuando lo que nos daría la tranquilidad y la fuerza sería confiar plenamente El.

Javier Vicens y Hualde dijo...

Cuatro centímetros de Philippe dan para mucho. ¡Gracias!

Guerrera de la LUZ dijo...

Yo creo que más que de entender, se trata de amar, con confianza y abandono.

Un beso.

Mariazell dijo...

A veces es demasiado dura la realidad....lo que nos queda es rezar sin descanso.