sábado, junio 11, 2011

Perdón o ira??.



Bill Clinton telefoneó a Nelson Mandela dos horas después de que saliera de la prisión, tras muchos años encarcelado por difundir los derechos humanos, y le preguntó cómo pudo perdonarles con esa facilidad. Mandela respondió que si les odiara, seguirían controlándole. Si no perdonamos, nos mantenemos atados a las personas que nos han ofendido. Perdemos libertad, lo cual bloquea nuestra creatividad y alimenta nuestra frustración. Esto nos provoca violencia. Hay mucha rabia y violencia en el mundo, y esta energía nos destruye. Desde la rabia no crearemos un mundo mejor.Al preguntarle a Ela Gandhi qué había aprendido de su padre, dijo, entre muchas otras cosas: "Si quieres vencer a tu enemigo, ámalo". En ese amor hay compasión. En la compasión hay perdón. No guarda rencor. Acepta y se mantiene abierto. Ha puesto el contador a cero, ha soltado prejuicios, imágenes del pasado y sentimientos de culpa.

21 comentarios:

Nacho dijo...

Bueno, igual me voy un poco de el tema que planteas del perdón, pero me hace gracia a veces como se olvida el pasado cuando una persona resulta que la elevamos a los altares de la pacificación.

Vaya por delante que comparto la total lucha que ha tenido este hombre a lo largo de su vida y que consideraba la violencia como su última opción para contestar al gobierno de su país. Pero utilizó dicha violencia, Mandela formaba parte en su momento del brazo armado de un partido opuesto al orden institucional del país, una persona que defendía la desobediencia civil y que jamás condeno la violencia del grupo armado al que llegó a pertenecer en alguna ocasión, considerado terrorista tanto en Sudáfrica como en la ONU, siempre utilizando la violencia cuando no le quedaba otra, está claro, pero la utilizó.

Quizás si Mandela fuera español tendríamos otra visión de él. Y como digo vaya por delante que me parece de admirar toda la vida que ha llevado este hombre y lo que ha logrado conseguir para los derechos de los negros.

María dijo...

Muchas veces un poco de rabia viene estupendamente para agudizar el ingenio. La rabia y el estrés van de la mano y ya se sabe que esto es lo que hace avanzar al planeta. Por algo te meten tanta "caña" en las empresas para que produzcas más y más. Es muy bonito andar levitando por la vida, y perdonando a todo el mundo que pasa por la calle, con una sonrisa, cuando te pisan los zapatos recién encerados, pero la vida no sólo consiste en eso. Para avanzar y sobre todo para progresar, en la mayoría de las ocasiones, correrá más rápido el que ayer se electrocutó, que el que no llegó a poner nunca las manos en la valla...

María dijo...

Quiero decir, que siempre que lo pasas mal por algo, escarmientas. Y generalmente sacas una conclusión que suele ser positiva.
Por desgracia sueles salir reforzado, por causa del sufrimiento, y el hecho de que te haga más fuerte, es el triunfo sobre el horror que supone sufrir. En fin, que el sufrimiento es una condena, y salir de él cuanto antes, todo un alivio.

lourdes dijo...

Si no perdonamos, nos mantenemos atados a las personas que nos han ofendido. Perdemos libertad, lo cual bloquea nuestra creatividad y alimenta nuestra frustración. mil gracias por este compartir que el señor siga derramando su Espíritu sobre usted, el perdon es el comienzo de una nueva vida que Dios lo bendiga me gustado muy unidos en oración y un abrazo fraterno

Sinretorno dijo...

Por cierto esta noticia y realto salió en el País. es muy moderno Nacho, no es de la carcundia..

José Antonio del Pozo dijo...

La ira es siempre mala compañera, ofusca. El perdón es posible, creo, cuando se ve en el otro conciencia y arrepentimiento verdadero del mal causado.Pido perdón, canta A Orozco, Sin Perdón, titula Eastwood.
Saludos blogueros

Nacho dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que ha dicho María :)

No entiendo esto último que has dicho sin retorno...

Anónimo dijo...

Oido barra!

Un abrazo,

JyY

Anónimo dijo...

Pero insistimos antes de irnos...

http://www.youtube.com/watch?v=cDhYGdK0KQg&feature=related

Perdón! ya nos vamos...

JyY

Anónimo dijo...

Refiriendome a mi misma,para no ir más lejos,os confieso que en mi vida he odiado dos veces.Cuando consegui perdonar,las personas odiadas ni se habian enterado,recuperé la paz del alma.De eso a amarlas...hay un largo trecho,ni lo he intentado y no creaia que no pienso en el Sermón del Mandato que nos dejó el Señor.Bueno,sospecho que me he ido,yo también,bastante del tema.Y para no poliquetear no quiero pensar en Bildu ni en los etarras que no se han arrepentido de verdad,¿había por ahi alguna alusión implícita a estos "heroes"?.Un abrazo de Janusa

Nacho dijo...

No Janusa, yo no considero héroe a nadie que quite una vida, si no respetan el derecho más básico y fundamental, que es la vida, ni son héroes ni son nada.

Sólo era el reflejo de que el señor citado en la entrada comparte un pasado con los señores terroristas sean del color que sean. A veces los caminos se complican, solo que a veces sorprende el doble rasero que todos aplicamos a según que temas. ¿Me equivoco?

Anónimo dijo...

Perdonar es de perdedores.


El Chico del Amanecer

Cordelia dijo...

Sinre, no hace al caso, pero respecto al de la educación diferenciada, te mando un link interesante.
http://www.diferenciada.org/section.php?id=53&id_element=750

Perdonar es de héroes, creo. O por lo menos yo lo encuentro dificilísimo. Perdonar de verdad, claro.
Por cierto, perdona por las confianzas, pero como ya sé quién eres... ;o)

Nacho dijo...

Estoy con Cordelia, perdonar es un verdadero acto de valentía, lo fácil es dejar de confiar y estar a la defensiva odiando y acumulando rencor, que a nada te lleva.

Anónimo dijo...

Nacho,tienes razón en una cosa muy importante,aplicamos un doble rasero,a veces.Es cuando los sentimientos,los malos sentimientos,se apoderan de nosotros,de mi al menos.Hay cosas objetivamente malas,una difamación,un asesinato...ahi,si se razona,no hay raseros que valgan.Y disiento totamente de quien dice que perdonar es de perdedores,será su opinión pero no creo que ningún argumento serio la avale.Un saludo de Janusa

Anónimo dijo...

Y hay otra cosa muy complicada,pedir perdón-desde el fondo del alma-a aquel o a aquellos a los que se ha ofendido.Es algo muy diferente a cualquier fórmula de disculpa social,claro.Es verdaderamente gigante el que sabe ponerse de rodillas sobre todo si el otro,o la otra,no son seres especialmente queridos por aquel que pide el perdón.Un saludo de Janusa

sinretorno dijo...

Quién puede perdonar los pecados, sino Dios? Es algo divino y creo que sin la gracia, no se perdona de corazón.

Nacho dijo...

Janusa creo que tienes absoluta razón en lo que dice sobre el perdón, sobretodo en la dificultad de pedirlo a personas que en el fondo no nos caen bien pero con las que hemos obrado mal, estoy totalmente de acuerdo contigo.

Sobre el doble rasero, tú misma lo has dicho, un asesinato es un asesinato, Mandela fue brazo armado de su partido, algo así como un Otegi, pero con unos objetivos bastante más nobles y universales. Hoy por hoy uno es nobel de la Paz, bien merecido, y el otro a mis ojos no es más que el portavoz de los asesinos. Por eso decía lo del doble rasero, al que todos estamos un poco sometidos, yo el primero.

Nacho dijo...

Por cierto, sin retorno yo creo que para las personas es más importante recibir el perdón de la persona afectada que de Dios, puesto que Dios siempre perdona si hay arrepentimiento, pero ganarse el perdón de nuestros semejantes es un trabajo bastante más arduo.

Por otro lado, también creo que las personas que por cualquier motivo no están cerca de Dios, también son capaces de perdonar y de ser perdonados.

Anónimo dijo...

Al final! sí! al final cuando estemos en el último estertor de nuestra vida...

Que es lo que va a valer?

Se lo vamos a decir, somos pesados ya lo sabemos...

Al final Vd. se morirá sin miedo, en tanto en cuanto, se haya entrenado en el duro ejercicio de amar...de fiar.

Yo no se si Mandela es bueno o malo, y maldita la cuestión, si me importa!

El sabrá ante Dios lo que ama de verdad.

Pues eso! que Mandela vaya a Casa Señor!

Un abrazo,

JyY

Anónimo dijo...

Sobrino segundo,te entiendo.Nadie perdona los pecados sino solo Dios.Y es su gracia la que mueve el corazón de piedra.Pero el Señor dice,"si vas con la ofrenda y has agraviado a tu hermano,anda y reconciliaté con él antes.Es decir,perdonalé lo que te ha hecho(dificil) y pide perdón por lo que has hecho tú(dificilísimo).Hay seres,muy nobles,que con o sin creencias,son capaces de eso,de acuerdo Nacho.Para nada son perdedores,todo lo contrario "aunque el mundo no los comprenda".Y la guinda llega el Jueves Santo,en la Cena.Superada la ley del Talión,supersdo el "amaos unos a otros como a vosotros mismos",el SEÑOR nos deja su último mandato..."amaos como yo os he amado".Ahi ya están todos los perdones del mundo,todos los odios desaparecen.Ahi si que hace falta,es imprescindible,la Gracia.Al ratito de decirnos esas cosas,crucificaban al Señor..."como Yo os he amado".Un abrazo,esta entrada dá para mil meditaciones,gracias y un abrazo de Janusa.