lunes, febrero 28, 2005

Angustia, señales.

Hoy comíamos cuatro colegas, de esas comidas de trabajo (creo que es mejor no mezclar comida y trabajo), hacíamos planes, estrategias, incluso con papel y pluma se anotaban diferentes alternativas. Dos comensales habían pedido entrecot, que estaba demasiado correoso, uno de los comensales se levantó espantado y lleno de angustia, no podía respirar, se había atragantado, probamos los golpes, rodearle por la cintura, nada. Acabamos en urgencias, eso es para contar otro día, le pedían papeles, él se ahogaba, al final todo quedó en un gran susto, sin consecuencias, una endoscopia aclaró su tráquea. Se me vino a la mente lo poco que somos, un mal bocado, una tontería...que porqué trazamos planes vanos (ps.II), que funcionamos con la hipótesis de que somos eternos, de que lo realmente importante son otras cosas, tu amor, tu sencillez, tu confianza en Dios. Cada uno que saque sus consecuencias, y desde niños masticar bien y no hablar mientras se come.

7 comentarios:

David C. dijo...

La verdad es que la vida nos ofrece muchas situaciones en las que podemos meditar sobre nuestra temporalidad.

Hay gente a la que le asusta ese pensamiento, por tanto, lo evitan y se engañan a sí mismos.

Viviendo en Dios, nuestra temporalidad deja de ser tal, para ser el paso previo a la VIDA. Le confesaba Santa Teresita de Lisieux a un sacerdote poco antes de morir, "no muero, entro en la Vida".

Me alegro de leerte otra vez y escribirte, hacía tiempo que no pasaba por Blogger, el ¡Qué! me tiene bastante ocupado en lo que a blogs se refiere.

Paz y bien.

finitud dijo...

Muy bueno!Gracias!

Anónimo dijo...

Si el entrecot estaba correoso debeis denunciar al cocinero ese de la foto.

Anónimo dijo...

Me preocupa mucho el tema. En principio lo achaco a la calidad de las carnes. ¿Cuál era el restaurante y dónde está? Para no ir.
Descartada esta hipótesis sólo nos queda saber de qué se estaba hablando en esa comida para que uno de los participantes se atragante de semejante forma. ¿Fue insultado o presionado por otro comensal? ¿No sería una de esas reuniones de jefazos que quieren quitarse a alguno de en medio y cosas así?
No hay más hipótesis: o es la carne o es el tema. ¡¡¡Pero dinos la verdad!!!

Anónimo dijo...

Eso! Que se sepa la verdad! No más fantasmas Windsor!

Carol dijo...

Vaya! me ha recordado una frase que lei hace poco y que dice asi: la vida es eso que te pasa mientras haces planes...

Buena reflección! me ha gustao :)

pd: eh, please, ¿podria ud tutearme ud a mi mejor?

Anónimo dijo...

Es que no he parado de reirme por el episodio ese del chuleton, ja ja ja. ¿Que le dijiste para que sucediera eso? ja ja ja. Y dices que el chuleton estaba correoso? ja ja ja. Eres la monda tio.