domingo, noviembre 09, 2008

Castidad.

Se lo oí a un Cardenal español: llevamos treinta años sin hablar de castidad. Esto indica que temas tan graves como el aborto, las rupturas matrimoniales, etc. disminuyen la catequesis de esta virtud. Es virtud para toda la vida, cuesta siempre, se puede fallar, pero lleva a una vida real, a un corazón limpio, a la felicidad. Es virtud para solteros, para casados (hay castidad en la vida matrimonial),para novios, amigos, etc. Es virtud que nos capacita para tratar dignamente a los demás, a no utilizar para un placer egoísta. Leí ayer el catecismo de la Iglesia sobre esta virtud y me animó ( lo podéis consultar en el catecismo de la Iglesia en el link Santa sede). Por cierto la masturbación es pecado, aunque algunas circunstancias puede atenuar su culpa, como es pecado la pornografía, la fornicación, el adulterio. La impureza ciega, por eso es necesario mejorar el ambiente social y personal en esta virtud.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy valiente. Sin la gracia es imposible.

Andrés Cárdenas M. dijo...

Ya es hora de hablar de estos temas sin pelos en la lengua y la verdad. Es verdad, sin Dios es imposible. Y cuando se lucha en esta virtud, adquieres una capacidad de amar gigante, y para eso estamos en este mundo: "Ama y haz lo que quieras".

Alfonso dijo...

Es un tema complejo. En el tema de la castidad, pienso que tiene que ser cosa de cada uno. Nunca impuesta.
Me he encontrado de todo en la vida, con personas llamadas 'castas'.
Desde verdaderos santos hasta al mismo Satanás en persona.
Y por supuesto, todo lo que aliena a la persona y al prójimo, es pecado.

Luis y Mª Jesús dijo...

La virtud de la castidad en su manifestación conyugal se traduce en un orden objetivo del matrimonio, representado por los denominados tres bienes del matrimonio: la ordenación a la prole, la fidelidad y la indisolubilidad. Si no se respeta esta ordenación no se es casto en el matrimonio.
Un saludo
María Jesús

Anónimo dijo...

Defina castidad si es tan amable.

sinretorno dijo...

Virtud humana y sobrenatural, parte de la templanza que consiste en vivir dignamente la sexualidad humana. Moderar sus impulsos. Es un fruto del espíritu Santo también.Mejor vea catecismo de la Iglesia católica, 6 y 9 mandamiento.

sinretorno dijo...

En cualquier caso pregúnteles mejor a Luis y María Jesús. He intentado entrar en vuestro blog, no he podido pero gracias y enhorabuena por esa familia.

Anónimo dijo...

Desde el punto de vista psicológico, el ser humano necesita la sexualidad. Es una necesidad primaria, si bien no tan acuciante como el alimento, el sueño o el agua. Cualquier persona que niega su sexualidad está negando una parte de sí mismo. Jesús de Nazaret en sus enseñanzas sus alabanzas de la castidad fueron explícitas pero nunca impuso a sus seguidores un deber de celibato. San Pablo, en su epístola al cretense Tito, le recomienda que ordene presbíteros a quienes «sean irreprochables y maridos de una sola mujer».

sinretorno dijo...

Celibato y castidad no es lo mismo. De todos modos no rebajemos el mensaje: el que desee a mujer en su corazón pecó con ella.

Anónimo dijo...

Castidad, castidad... ¿cómo que hace 30 años que no se habla de ella? ¡Mentira! Cada vez que los obispos abren la boca es para hablar de ello, aunque con otros nombres. Semántica de mierda.

No diga usted, SinRetorno, que no se habla de castidad. ¡Es el pan nuestro de cada día! Y además pretenden hacernos sentir sucios, culpables, animales... ¿estamos volviendo a la Edad Media, con esta depravación del vulgo por parte de los eclesiásticos? ¿es esa su intención? Da la sensación de que sí, y de que quieren ustedes erigirse en jueces de una sociedad a la que no entienden lo más mínimo.

Cierre este vertedero ya, SinRetorno. Por castidad.



El Chico del Amanecer

Alfonso dijo...

Chico del amanecer, yo me encuentro en el ala más a la izquierda de la iglesia. Y muchas de las cosas, sobre este tema de la castidad, no las comparto.
Pero se puede expresar de otra manera. Porque así, con ese lenguaje, se ofende, se hace daño, se pierde la razón aunque se tenga, y al final, no se consigue nada.

c3po dijo...

Me hacen muchísima gracia los comentarios que hablan de IMPOSICIONES por parte de la Iglesia, cuando lo cierto es que, imponer, lo que se dice imponer, la Iglesia no impone nada; sobre todo, si la comparamos con el Estado. Prueba de ello es que cada un@ hace lo que le da la gana (en materia de castidad, de impuestos, de propiedad intelectual, de justicia social, de excesos en el tráfico, etc.) y tod@s se siguen considerando parte de la Iglesia. Lo único que dice la Iglesia es que allá cada cual con su conciencia y que se atenga a las consecuencias cuando estire la pata. Que entonces se sabrá quién tenía razón. Y lo demás, milongas y ganas de adormecer la conciencia.

Pero más gracia me hacen los que, no formando parte de la Iglesia, se permiten el lujo de intentar imponer su criterio A LA PROPIA IGLESIA!!!

Anónimo dijo...

Muy bueno el post.Siga así.Veo que el chico del amanecer resucita.Un poco más de educación ,si tiene algún trauma ,vaya y mireselo...

sinretorno dijo...

Chico del amanecer, que la paz sea contigo. Alfonso que entiende por estar en el ala izquierda de la Iglesia? Constato, una vez más, que el tema de la castidad, de la sexualidad, nos toca muy de cerca al alma y al cuerpo. Humildad de la carne. Y no olvidemos que nuestra naturaleza humana, por el pecado original,está herida, en este tema se comprueba con gran facilidad. Bendita sea tu pureza, María, madre de Dios y nuestra.

Anónimo dijo...

AMEN, AMEN... La impureza te va haciendo más insesible y al final ni sientes ni padeces.

Alfonso dijo...

Por estar en el ala izquierda de la Iglesia, entiendo el no pertenecer por ejemplo al Opus Dei o a las comunidades neocatecumenales, y si trabajar en una comunidad de base en un barrio obrero.
Entender que Oscar Romero o Juan XXIII son ejemplos para los cristianos y merecedores de ser santos, en vez de otros.
Admirar a obispos como Pedro Casaldáliga. Son muchas cosas los que nos diferencian a los católicos, que dentro de una misma Iglesia, manifestamos sensibilidades distintas.
Usted sabe muy bien a lo que me refiero.

Andrés Cárdenas M. dijo...

Alfonso, yo conozco mucha gente del Opus Dei que trabaja conlas comunidades aquí en Quito y en Guayaquil. Al lado de mi casa hay un colegio gratuito de varones para gente que no tiene recursos y al frente uno de mujeres, y de estas labores, muchísimas. Qué pena que divida a la Iglesia en izquierda y derecha. Omne regnum divisum contra se, desolábitur; estoy seguro que sabe qué significa. ¿Cree que hay santos procalamdos que no lo merecen? Vaya fe en la Iglesia. Le encomiendo mucho.

Alfonso dijo...

Tengo mucha fe en la Iglesia. De hecho, yo también soy bautizado y soy Iglesia. Otra cosa es que discrepe de algunas actuaciones de los responsables. Que como personas se equivocan, al igual que yo.
Y lo de izquierdas y derechas no me lo inventé yo. Me la encontré dividida.
Cuando visitaba un centro del Opus Dei, me decían que tenía que votar a la antigua Alianza Popular. En la parroquia a la que iba, me decían que tenía que votar a Izquierda Unida.
Al final, no voté nunca por ninguno de los dos.

sinretorno dijo...

Jamás me han indicado en la Obra a quien debo votar. Me han remitido a las instrucciones de los Obispos en su caso, dudo mucho que le hayan dicho eso y si se lo dijo( no un amigo o un conocido), hable con los directores del Opus Dei de ese centro o Sevilla.

Alfonso dijo...

Fue hace mucho ya, en 1985. Fue en una tertulia, me dijeron eso, y explicitamente que no votara al Partido Socialista.
De todas formas, es como todo. El Opus Dei nunca dice nada. Son sus miembros los que lo dicen.
Y no me parece mal tampoco que digan a quien debes votar según sus ideas. Tampoco te ponen un puñal en el pecho.
En contra de lo que piensa mucha gente, en el Opus Dei se entra tal como se sale. Por lo menos yo, no tuve ningún problema. Hay mucha leyenda negra.

Andrés Cárdenas M. dijo...

"Por estar en el ala izquierda de la Iglesia, entiendo el no pertenecer por ejemplo al Opus Dei o a las comunidades neocatecumenales, y si trabajar en una comunidad de base en un barrio obrero". Conozco gente del Opus Dei que apoyan el partido socialista que está en el poder en mi país. Yo la apoyé hasta hace unos meses. Conozco también sacerdotes párrocos de comunidades de mi ciudad y de derecha. No sé por qué divide a la Iglesia. Si se la encontró dividida usted únala. O por lo menos no la divida más, ¿no le parece? "Alas de la Iglesia", no me gusta ni un poco.
"Entender que Oscar Romero o Juan XXIII son ejemplos para los cristianos y merecedores de ser santos, en vez de otros". ¿En vez de cuáles?
Sensibilidades distintas es lógico, somos personas. Y admirar a uno más que a otro también; sin desmerecer a los otros su proclamación o su fama de santidad.
Al menos en mi país, conozco mucha gente del Opus Dei con tendencias políticas distintas. Como dato: el secretario de comunicación del 5 veces presidente de Ecuador, Velasco Ibarra, fue del Opus Dei. Gobierno populista.

Ourense San Francisco dijo...

Gran entrada, como siempre. Que gusto poder acceder de nuevo a blogspot. Me da pena la salida de tono del Chico del Amanecer... No se puede entender la caridad sin el amor, tanto para vivirla como para predicarla, y las declaraciones sobre castidad rezuman caridad... Utilizando su metafora de la suciedad a lo mejor resulta que el que le dice que se está revolcando en basura, con todo el cariño, no es el que le ensucia, sino su lecho de porquería, ¿no? María Jesús, ¡qué alegría leerte también por aquí! Saludos, Miguel