sábado, noviembre 01, 2008

Universidad de Navarra.

Vengo de la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza, donde asistí como miembro de un Tribunal a la defensa de una tesis doctoral. Allí entre unos y otros estábamos cinco antiguos alumnos de la Universidad de Navarra, actualmente catedráticos de Derecho en otras Universidades. La última bomba de esos bobos degenerados es la sexta bomba contra la Universidad de Navarra. En las dos primeras andaba yo por allí. La respuesta social ha sido inmediata y generosa, sobre todo en el mundo universitario. Todas las Universidades españolas guardaron su tiempo de silencio, nosotros también al comenzar la defensa de la tesis, como manifestación de repulsa y solidaridad. El Canciller actual y Prelado del Opus Dei ha enviado una carta a toda la comunidad universitaria de esa queridísima Universidad, agradeciendo a Dios que no haya habido víctimas mortales y pidiendo que los minutos de silencio sean también de oración y de perdón. Esa es la respuesta a las bombas de una Universidad cristiana...y trabajar , trabajar cara a Dios y a los hombres con prestigio profesional, sembrando paz y alegría, aunque se te corte el aliento y la sangre te pida otra cosa. http://www.unav.es/.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bravooooooooooo, de verdad.

Luisa dijo...

Y es verdad que la sangre se calienta, menos mal que el Espiritu Santo la templa.

Qué orgullo de Universidad y qué sabias palabras de paz las de D.Javier.

Donde hay,se nota.