domingo, julio 19, 2009

Universalidad y acciones de gracias.



Un mundo globalizado puede ser muy pueblerino y cateto. No hay más que ver la poca movilidad social y laboral en España por mor de las autonomías. Una de las notas de la Iglesia es su Universalidad, que trasciende lugares, razas, colores y fronteras. Habitualmente estamos en nuestro trabajo, en nuestro habitat lleno de pequeñas cosas y rutinas. En esta convivencia de san sebastián hemos estado un poco más de treinta personas pero de muy diferentes lugares, y se amplían los horizontes. Es asombroso el número de iniciativas, de pequeños pocos que hacen un mucho. Y es ocasión para volver a dar gracias a Dios por tantas cosas, sobre todo porque Dios se da sin medida, sin cansancio, le apasiona nuestra vida. Gracias a Dios y gracias a tantos que nos rodean, que nos hacen la vida amable, porque sonríen, porque no se quejan, porque escuchan.

1 comentario:

Angel dijo...

Me alegra leer esto, hoy hemos tenido una conversación similar en un aniversario sacerdotal y lo cierto es que uno sale muy fortalecido, aún cuando descubre que es muy poco lo que se hace, pero si lo unimos y ofrecemos ,es la Iglesia la que crece. Gracias por tu reflexión