sábado, diciembre 04, 2010

Crucifijos.



Me lo contó, a modo de chiste o anécdota, una destacada profesora de Derecho Canónico español el siguiente relato. Un inspector italiano ve que en una clase de un colegio público hay un crucifijo; es intolerable que esto siga así después de la sentencia del Tribunal europeo de Derechos humanos. Mañana vendré y espero que haya desapararecido. Al día siguiente ve dos crucifijos en en el aula. Exige la presencia del director del centro para amonestarle. El director del centro le dice: estos dos son ladrones, uno de ellos homosexual y el otro judío. Atrévase a quitarlos.

8 comentarios:

Titania dijo...

Muy bueno, muy bueno.

LAHDDEC dijo...

Bueniiiiisiiiimo!

Gioconda dijo...

Perfecto.En se caso es correcto .Y solo un crucifijo!Hay que ir pidiendo perdón por la vida...

Javier Vicens y Hualde dijo...

Esto lo enlazo con su permiso.

Sinretorno dijo...

Tiene todos los permisos.

Marco dijo...

Muy bueno.. en mi facultad se llama Derecho Eclesiastico del Estado Español..... vamos .... derecho canonico de toda la vida!!

un saludo.

mjbo dijo...

Graciosísimo y de talento.

Sinretorno dijo...

Marco pensé que era taxista.