domingo, enero 09, 2011

Bautismo.


Con la fiesta de este domingo, el Bautismo del Señor, finaliza el tiempo de Navidad. Por el Bautismo fuimos incorporados a Cristo y a su Iglesia. El cura en la homilía nos leyó una carta educada, de uno que decía que su Bautismo era inválido porque no se había contado con él, que había sido una decisión de sus padres, no suya, y que además pedía que sus datos no constaran en el libro de bautismos de la parroquia. Alegaba solemne que sus derechos constitucionales habían sido violados. El Supremo ya dijo que el asiento en el libro de Bautismos constata un hecho, que fue bautizado, nada más y nada menos. Pero es que puestos, podría denunciar a sus padres por haberle traído al mundo, sin su consentimiento, por haberle enseñado español y no chino o euskera. Un buen amigo me lamentaba que con su mejor disposición no había bautizado a sus hijos, a la espera que de mayores decidan, sus hijos no saben nada de religión y no han optado por nada. "Id y bautizad a las gentes...", dijo a su Iglesia. Demos gracias a Dios por el Bautismo y seamos conscientes de lo que conlleva ese don.

8 comentarios:

LAHDDEC dijo...

Esa es la gran ignorancia de hoy porque tambien hace algunos años ya, un joven conocido en la familia fue a la parroquia para que le "borraran" del registro, vaya que no queria constar como bautizado ya que apostataba de su fé...(esto fue despues de haber tenido un impulso de vocacion sacerdotal...)y nada, asi fué. El bautismo no se puede borrar, quedas bautizado de por vida, aunque reniegues de la Iglesia, eso creo yo.
Con lo que nos cuentas de esperar a que crezcan y decidan...otra equivocacion enorme..hay mucha ignorancia verdad? y eso a veces me supera.
un abrazo.

Sinretorno dijo...

Tenemos que dar ejemplo, ser muy amigos, hacer más que hablar y dar razón de nuestra esperanza.La ignoracia es terrible.

mar dijo...

A los pocos días de nacer me bautizaron, esto fué lo mejor que pudieron hacer por mi. Me llenó de Espiritu de Dios y ese Espiritu me dá vida.
Un abrazo

Miriam dijo...

Gracias a Dios y a mis padres por haberme bautizado y por haberme enseñado desde pequeñita a querer a Dios.

Susana dijo...

TENGO QUE DECIR QUE ESTOY MUY DISGUSTADA PORQUE MIS COMENTARIOS NO APARECEN!!

kufisto dijo...

Hola Sinretorno:

soy de los que piensan que debemos avergonzarnos por algo que los que más no querrán hicieron por nosotros, aunque con el tiempo tus ideas vayan por otro lado.

Saludos amigo.

kufisto dijo...

Joder, quise decir "NO debemos avergonzarnos"

Aaron dijo...

Dejarlo para cuando sean mayores es apostar por unos hijos agnósticos o ateos. La fe, como la educación, se va enseñando poco a poco a través de los años. Con paciencia y dedicación. Qué gran error es pretender que alguien se eduque solo sin tirar de él el ningún momento, sin darle directrices. Porque lo fácil, lo humano, es caer en la comodidad: somos de barro.
Tu amigo, SinRetorno, debería haber pensado en que “de aquellos polvos, estos lodos”. El refranero popular es sabio.