domingo, enero 30, 2011

Una mañana en el Museo moderno.


Creo recordar el libro de Eugenio Dors, tres horas en el museo del Prado. La mañana amenazaba nieve, me fui con Antonio al Reina Sofía. Los domingos es gratis. Cuando vas acompañado es siempre un poco lío; Antonio quería verlo de izquierda a derecha, yo de derecha a izquierda; cuando él se sentaba, yo no tenía ganas y al revés. Es muy amable, Antonio, y al final hicimos lo que pudimos. El Guernica me parece que está más viejo y me pareció más pequeño de dimensiones; suele pasar a medida que te haces mayor. Buena selección de Dalí, algún Picasso y varios cuadros de Juan Gris. El Reina Sofía fue más visitado el año pasado que el Prado. Ví unos zapatos de señora en el suelo , dos docenas o así, con mucho colorido. Uno de los zapatos me pareció que estaba descentrado y me acerqué para ponerlo bien, la chica-funcionaria o becaria se abalanzó sobre mí para que no tocase nada. La obra de arte era esa y no era interactiva, o sea que quieto. Al entrar en otra sala, más bien un cajón donde se proyectaban diapositivas "raras" me dio un ataque de risa. Antonio me pidió por favor que no me riera; la chica-funcionaria o becaria de la sala se reía también y me dijo que podía ver la siguiente "obra de arte": una cama deshecha (un poco más pequeña que la mía), con un pijama revuelto en el suelo y una zapatilla. Era hiperrealista, arte de la vida cotidiana (faltaba el orinal, quizás por falta de espacio). Antonio me hizo seguir, temiendo que me fuese a tumbar en la cama, cosa que me hubiese gustado probar. No conviene ver mucho arte seguido y lo mejor fue el cigarrito al aire libre y la charleta que mantuvimos. Unas jóvenes japonesas quisieron sacarnos una foto y les aclaramos que no éramos parte de la exposición temporal, se convencieron cuando les enseñamos el ticket de entrada, aunque parecieron visiblemente decepcionadas. Había papás jóvenes con sus niños con cuadernos que tomaban notas. Para no plagiar a Dors, nuestra visita duró 2 horas y 55 minutos. No me atreví a entrar a los aseos, por si grababan una "performance" in situ. Comprendo que sea gratis, al menos los domingos. Salimos a la calle donde todo era arte vivo.

13 comentarios:

Picasso dijo...

Genial, genial. Me he reído mucho y usted, cuando quiere, escribe muy bien.¿hay arte en su casa?

Titania dijo...

Pero qué bien se lo pasa usted!! Vaya al prado, ahí auténtico arte y seguro que lo pasa aún mejor.

Gioconda dijo...

Hubiera sido bueno lo de la "perfomance".Esas mañanas culturales dan para mucho.Yo hace tiempo que renuncie a ellas ,me van mas las "visitas culturales"a las tiendas...Me alegra y me he reído ,el jefe ha confirmado lo del orinal...

Anónimo dijo...

Qué veredes Nicomedes¡Hoy en día cualquier cosa es arte,lo que tiene arte es engañar a la gente con esas mamarrachadas.Para arte el suyo pues me ha hecho reir.Aupa¡

Sinretorno dijo...

Picasso, Titania. Maria Angeles, Gioconda y anónimo. Mil gracias, la verdad es que me ha gustado mi post, pero es que así ha sido. Prefiero un mañana así, que el Prado que está lleno y cobran hasta los domingos. Por cierto , no entramos en las salas de surrealismo, porque ya lo tuvimos sin entrar.

Aaron dijo...

El arte postmoderno es un engañabobos.

Hizo usted bien al acercarse a centrar los zapatos: fue su pequeña rebeldía ante el cinismo de esos que se llaman artistas. También hubiera sido genial tumbarse en la cama, y si es con pijama, mejor. Si el nudismo es una filosofía de vida, y te ponen una cama con pijama, los segundos de desnudo entre que se quita la ropa y se pone el pijama es una performance digna del Museo Reina Sofía. Algún día quiero ver a un japonés cobrándose con ese gesto el precio de la entrada.

Jamás me verán el pelo en el Reina Sofía. El arte está en el Prado.

Anónimo dijo...

Ah! pero los numerarios van a las exposiciones y ven películas?
No lo sabía.

Anónimo dijo...

Estaba inspirado.Los de fin de año también muy buenos.Me gusta cómo escribe.Los videos no son malos pero tiene más "arte" a la hora de escribir.Me gusta cómo mezcla lo divino con lo humano.Así es la vida¡

Tita Cervera dijo...

Tiene que ir mas a menudo a los museos para "captar"el mensaje del arte actual.Buen post pero lo dicho.La siguiente vez disfrutara mas.

Pamplonica dijo...

Sinre ¿no piensa hacer nada?

Sinretorno dijo...

Gracias a los que me animan. Al anónimo o anónima infumable le deseo que ingrese en un siquiátrico, cosa difícil porque ya Felipe Glez suprimió los manicomios. Podían llevarlos a la sala se surrealismo y KK de luxe del Reina Sofía. La red está llena de buena gente pero también de descerebrados que andan estreñidos y van defecando por la red. No me gusta, pero me veo obligado a moderar comentarios. Lo siento.

Anónimo dijo...

No se preocupe sin retorno.En todas partes hay idiotas.Adelante

Mateo García Lobato dijo...

La última vez que estuve en el Reina Sofia ... acabé viendo una temporal en el Thyssen ... para recuperarme.
Me ha gustado mucho el post y, como siempre, la más que brillante redacción.