sábado, marzo 14, 2009

Areópagos.



El discurso de San Pablo en el areópago es magistral. He visto que tenéis un altar al Dios desconocido, pues de ese os voy a hablar. Y directamente pasa a hablarles de un Dios hecho hombre, que murió por nuestros pecados y que resucitó. Al oirle, dijeron ya es bastante por hoy. Juan Pablo II hablaba de que los cristianos teníamos que hablar desde los nuevos areópagos, internet incluido. Lo que sí parece es que Pablo no habló en el circo. Hay tertulias radiofónicas, televisivas, etc. , donde más que un areópago estamos ante un circo. Oí el otro día una buena teoría: el exceso de información puede bloquear. Los colores cuando dan vueltas en un experimento que no sé cómo se llama, dan la impresión de blanco. Pues eso.

3 comentarios:

Alfonso dijo...

El disco de Newton... y lleva razón en lo que dice de las tertulias radiofónicas. Yo hago radio, y de verdad, ni las escucho.

Alfonso dijo...

Murió mi hermana, y por eso he estado un tiempo así perdido. Pero bueno, aquí estamos otra vez.

eligelavida dijo...

Desde luego, San Pablo no trataba la religión como un asunto privado. Hoy en cambio, casi nos escondemos, y si llevamos un Rosario en el bolsillo no lo decimos para que a nadie “le siente” mal. Si damos una opinión decimos: “yo no estoy de acuerdo con esto o aquello, pero no puedo imponer mis creencias a los demás”. ¿Por qué decimos “yo no estoy de acuerdo” y no decimos “esto está mal”? Claro que hay mucha gente que da testimonio pero, no sé porqué, los que fomentan la cultura de la muerte siempre gritan con el volumen más alto.