viernes, marzo 20, 2009

La Iglesia en Brasil.



Hace sólo unas semanas el presidente brasileño Lula, acompañado de su esposa, visitaba el Vaticano, donde firmaba el acuerdo entre la República Federal de Brasil y la Santa Sede: el estatuto jurídico de la Iglesia católica en el país más poblado y extenso de Sudamérica y de Iberoamérica. El titular brasileño de asuntos exteriores reconoció allí la importancia de la dimensión religiosa del individuo, así como el papel de gran relevancia que jugó la Iglesia en la democratización de Brasil, especialmente en la protección y promoción de los derechos humanos, incluso acogiendo a personas que eran víctimas de la persecución política. ¿Dijo algo parecido sobre la Iglesia en España ante un Papa algún ministro español en estos 30 años? (http://www.vmarbeloa.es/).

4 comentarios:

Luisa dijo...

Pues han pasado muchos ministros en 30 años.
Sin embargo,mal que les pese, hay cosas que nunca pasarán(no de ocurrir,sino de permanecer:))

Andrés Cárdenas M. dijo...

Puede que no sea el caso de Lula, pero hay muchos políticos latinoamericanos que se dicen católicos, elogian algo de su doctrina o de su historia, y el siguiente día son inconsecuentes con sus acciones. Se aprovechan del fervor religioso latinoamericano todavía vivo.

maria jesus dijo...

Pues probablemente ninguno habrá dicho nada, no vaya a ser que le quiten de la foto

sinretorno dijo...

Acudo a este tipo de noticias, para que veamos de vez en cuando lo que es normal.