sábado, marzo 07, 2009

Luz y tinieblas.



Jesús nos dijo que fuésemos hijos de la luz. Hoy, como siempre pero con especial urgencia, necesitamos personas comprometidas que den luz; que es claridad, paz,sentido. Por la mañana tuvimos una pequeña convivencia, con café incluido,y dos ponencias participativas; derecho a la vida, con José Luis Requero, magistrado de la Audiencia nacional ( de la que trabaja) y panorama actual de la sociedad del conocimiento con Alejandro Llano. No hay un príncipe de las tinieblas, satanás es muy listo y muy viejo, pero a fin de cuentas criatura; y en última instancia las tinieblas son ausencia de luz, no tienen entidad propia. De todos modos, cada día, cada minuto estamos librando una batalla decisiva, con la seguridad de ganar, pero que hay que batallar. Me quedo, por hoy, con dos ideas: la sabiduría, la búsqueda de la verdad( el término verdad no aparece ni una sola vez en las leyes de bolonia como misión de la Universidad) no es sembrar y recoger( pragmatismo, bambalinas de eficacia inmediata) sino remover la tierra, airear, quitar la maleza, abonar.

4 comentarios:

Fran dijo...

Muchos labriegos de esos hacen falta. Y si son con poderes especiales, como Mr. Increíble, mejor.

calvo dijo...

Dios sabe más.La verdad es que si miramos a nuestro alrededor andamos "de cabeza".Pero todas las épocas han tenido sus dificultades,cada uno en nuestro sitio,trabajo iremos abonando nuestra parcela y Dios irá dando su fruto...

Luisa dijo...

Siendo cierto,no lo es menos que el verdadero enemigo está dentro,no fuera.
Y me explico:debemos combatir nuestra pereza,nuestra ignorancia,nuestra pasividad,nuestra indiferencia,el acostumbramiento y la desgana de saber.
Los de fuera,efectivamente,tienen la batalla perdida.Aunque nos hagan sudar la toalla.
Salu2
Pd.-El 50% de un total es su mitad:)
No me haga caso,voy a mayor y cada vez soy menos seria,pero lo que digo es cierto.

maria jesus dijo...

Alguien dijo que el arreglo del mundo pasaba por la santidad personal. Yo tambien lo creo