viernes, octubre 23, 2009

Pastor estreñido en paisaje invernal catalán.



El laicismo rampante lleva a propuestas absurdas. No quiero ponerle nombre, pero algún político catalán ha pedido que se acabó lo de la Navidad y la Semana Santa, que deben pasar a llamarse fiestas de invierno y de primavera. El famoso pastor de los belenes catalanes que hace sus necesidades queda como el título del post . Por cierto en cataluña hay una gran tradición de Belenes. Quitar la Navidad es lo más cruel que se puede hacer. Sobre todo, por qué ese interés enfermizo en ir contra símbolos cristianos? Hasta el Presidente Zapatero animaba a la paz en una mezquita de esos paises que recorre como el mejor paje de Obama, no estaría mal que entrase en alguna Iglesia también. Propongo que los tres reyes magos sean Carod, Montilla y Garzón.

7 comentarios:

Boo dijo...

Pues yo propongo volver a nuestras tradiciones con más ímpetu en vez de adoptar las ajenas.Hay españoles que se precian de ser antiamericanos (yo no lo soy) y adoptan sus costumbres sin rechistar, mientras se avergüenzan de las propias.Quizá son un poco acomplejados...

Sinretorno dijo...

Claro que sí y además ridículos, grcias Boo.

Anónimo dijo...

Sinretorno, me hace usted reirme a gusto, gracias. ¿Qué fue del chico del amanecer?.

Anónimo dijo...

No quiero desanimarle Sinretorno pero quizás los candidatos a R.Magos ya tienen puestos sus ojos en otro reinado.

Lo de arremeter con los cristianos, vende y da dinero, además de mucho morbo.

No escucho en la radio española-ni leo en prensa-que condenen la barbarie que está ocurriendo en paises musulmanes, como es lapidar mujeres, ahorcar homosexuales y otras burradas de orden mayor.

Cuando atacan a los cristianos, rezamos por el enemigo-aunque yo propongo alternativas menos misericordes:)-pero cuando alguien a nivel mundial ha hecho un intento de crítica o burla o condena a la brutalidad de la religión musulmana-llevada al más puro fanatismo- todos han sido "disuadidos" inmediatamente para retirar la noticia o directamente no publicarla.

La cuestión es que la Navidad se celebra por lo que es y significa. Yo lo que propongo, puestos a proponer, es que si se suprime el concepto de Navidad se supriman, por supuesto, unas vacaciones invernales que no vienen a cuento.

Un salu2

Luisa

Anónimo dijo...

Lo malo de mirar a un solo lado es perderse todo lo demás. No hay que creer ser el ombligo del mundo. El mundo gira para todos sin excepción. No se sientan tan arremetidos o atacados, miren más a su alrededor, por Dios.

Sinretorno dijo...

Anónimo por supuesto, pero para eso está un blog, para hacer pensar y dialogar. No me miro el ombligo y si me lo estoy mirando lo reconozco. Me gustaría encontar en ellos la misma apertura que la nuestra.

JUANMA SUÁREZ dijo...

Pues para mí que se les está yendo un pelín la pinza...

Yo les propongo que se vengan a Andalucía y traten de quitar la Semana Santa, a ver qué les dicen... ¡Ah, no! Que es turismo. Pues nada, que saquen, en lugar de Cristos y Vírgenes, fotos de los políticos desde los ayuntamientos...

De verdad, si es que ya esto se está volviendo patético. Se les llena la boca cuando hablan de libertades que se inventan pero luego nos están llevando a la más putrefacta y cutre de las dictaduras...