martes, febrero 08, 2011

Los signos de Dios.


"En la novela Los bufones de Dios, de Morris West, Jesús vuelve a este mundo. Unos creen en Él, otros no. Hay un momento en el que, rodeado de niños con Síndrome de Down, toma en sus brazos a una niña y dice:

"Sé lo que estáis pensando. Necesitáis un signo. ¿Qué mejor signo puedo daros que hacer de esta niña una persona nueva y sana? Podría hacerlo, pero no lo haré. Porque soy el Señor y no un mago. A esta niña le he regalado algo que ninguno de vosotros posee: la eterna inocencia. A vosotros os parece imperfecta, pero para mí está sana y entera, como el capullo que muere sin haberse abierto, o el pajarillo que cae del nido y es devorado por los insectos. Ella nunca me ofenderá, como lo hacéis vosotros. Nunca pervertirá o destruirá la obra de mi Padre. La necesitáis, porque ella siempre evocará la bondad que os ayudará a ser cada día más humanos... Más aún, ella servirá para recordaros diariamente que Yo soy el que soy, que mis caminos no son los vuestros y que ni la más insignificante partícula de polvo que gira en las tinieblas del espacio cae fuera de mi mano... Yo soy el que os ha elegido. No sois vosotros los que me habéis elegido a mí. Esta pequeña es un signo que os dejo. Guardadla como un tesoro".

Una semana antes de que naciera mi preciosa hija Chloe (que tiene Síndrome de Down), mi mujer se hizo una ecografía. El radiólogo nos dijo que nuestra niña era pequeña pero ‘perfecta’. Unos días después, Chloe llegó a este mundo y los últimos siete años me han enseñado que no hay palabras más ciertas que las que pronunció este radiólogo."

Es una copia, que me ha conmovido, del último post de eligelavida; uno de los blogs de referencia en la defensa de la vida humana. Que se enteren todos los que hacen leyes del mundo y que nos enteremos todos los hombres y mujeres de buena voluntad. Gracias eligelavida, de corazón http://eligelavidanet.blogspot.com . Visitad y seguid ese blog, vale la pena.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué maravilla. A ver si me pongo en marcha para reconocer al Señor.Gracias

Anónimo dijo...

Tú, a lo que te dedicas es a comernos el tarro con tu basura católica y del Opus. Espero que no me borres, porque te lo digo a la cara.

mar dijo...

Anónimo, perdona, no te entiendo.
Si no te gusta este blog no lo leas, seria mejor, no?
Un saludo

Sinretorno dijo...

Mar no le digas eso, parece que le afecta, que lea, que lea, que algo queda.

Miriam dijo...

Me encanto cuando lo lei en elige la vida.
Y me ha encantado recordarlo en tu blog
Gracias¡

Oceanida dijo...

Sinretorno, desde aqui yo tambien le doy gracias a Elige, por el trabajo que esta haciendo y por abrirme los ojos. La novela ya esta en mi lista de prioridades, estoy deseando leerla.

Que Dios te bendiga.

Pd.- A ti Anonimo tambien, que te debe de hacer mucha falta.

Sinretorno dijo...

Mil gracias a ti Oceanida por tu testimonio de Fe y grandeza. Adela Grandison? No he podido comentarte en tus blogs.Un abrazo

Raisa dijo...

Existen personas que alcanzan la perfección mediante sus imperfecciones.
Seguramente este post le habría encantado a Susanita, lástima que ande desaparecida.

Saludos.

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, Sinretorno, excelente post,...Inocencia, esa es la palabra, excelente blog. Te sigo, amigo.
Saludos bloggeros (escribo hoy de uno con síndrome de la Moncloa, que no es nada inocente el mismo)

Anónimo dijo...

Y quién es el guapo que puede decir :éste es perfecto,éste no.Adónde hemos llegado?No me entra en la cabeza el exterminio de inocentes.Hay que desagraviar

Gioconda dijo...

Todos conocemos a nuestro alrededor alguna persona con síndrome de Down ,gente cariñosa como la que mas ,que nos dan ejemplo de bondad ,inocencia etc un ejemplo para todos .Muchas gracias por el post.Muy bueno .y a elige la vida también .

eligelavida dijo...

Gracias por el enlace Sinretorno y a todos gracias por vuestras palabras. Como veis se trata de un testimonio que no es mío, pero que llega como llegan siempre las vivencias de padres con niños discapacitados que descubren que detrás de ese sufrimiento hay un gran MISTERIO por descubrir y por vivir. Un abrazo a todos!