lunes, febrero 14, 2011

San Valentín.



El protagonista del día de hoy, 14 de febrero, no puede ser otro que San Valentín, patrón de los enamorados, pero de los enamorados de verdad, de quienes entregan por amor toda su vida a Dios y a los demás viviendo célibes o casados; no vayamos a confundir el amor con el sentimentalismo, que es el cáncer más grave que mata las relaciones humanas mediante el engaño, al instalar a las personas en una perpetua adolescencia. El sentimentalismo desfigura la realidad de tal modo, que conduce a las gentes a situaciones esperpénticas, de manera que para que estas personas sentimentaloides no sigan haciendo el ridículo hay que enseñarles –aunque tengan muchos años- que las niñas sólo huelen a colonia si se la echan. Y por decir al completo lo de la colonia: a los chicos también nos pasa otro tanto.

Lo vida de San Valentín se mantuvo lejísimos del sentimentalismo, porque estuvo muy próxima a Dios, al Amor con mayúscula, tanto que murió mártir en la primavera del año 270 en la Vía Flaminia, cerca de la entrada a Roma, por lo que la puerta Flaminia, cambió su nombre por el de puerta de San Valentín. El papa Julio I, en el siglo IV, construyó allí una basílica para conmemorar su martirio.

San Valentín fue un sacerdote que gozaba de un enorme prestigio en la ciudad de Roma, en la época del emperador Claudio II. Y se había granjeado ese prestigio por su caridad con los menesterosos, por lo que era conocido como el padre de los pobres. Pero ante todo, San Valentín era admirado por su valentía en defender el matrimonio cristiano. Vivía la Roma de entonces una situación en muchos puntos muy parecida a la de la sociedad española de ahora, en las que el paganismo desnaturaliza la institución del matrimonio. Situación que exigía y exige una actitud heroica como la de san Valentín, en defensa del matrimonio cristiano de palabra y de obra. Por eso, desde poco después de su muerte se le comenzó a invocar como patrono de los esposos y de la vida matrimonial, esa realidad que cuando se vive de cara Dios, aunque haya problemas o escasez de bienes económicos, aunque falte la colonia… Siempre desprende olor de la santidad. (http://www.http//diarioya.es )

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por el post!No sabia porque se le relacionaba con el amor.

Javier Vicens y Hualde dijo...

Hoy me he enterado que fue el dueño de Galerías Preciados quien encadenó a San Valentín en Españita con el día de los enamorados. Yo he celebrado la Fiesta de los Santos Cirilo y Metodio, eficacísima pareja de hecho.

Sinretorno dijo...

Yes they can, Fr Vicens y Hualde. Estuve con el vierrector del seminario de Alcalá, Un tal Ormazábal y otro vasco de Ordizia que es el director espiritual. Usted estuvo por esos pagos.Ua ve que el clero vasco forma al clero español.