domingo, mayo 24, 2009

Javi hace su primera comunión.



Es el más pequeño de mis sobrinos. Y hoy recibirá a Jesús como alimento. No sé hasta que punto entenderá, pero no es importante, yo tampoco sé hasta que punto entiendo cuando comulgo. Dios que se hace alimento, envidia de los ángeles, Pan vivo, fuente de gracia y de unión. Al dar gracias después de comulgar estaremos especialmente unidos, también con su amona, (abuela Mercedes). Yo quisiera, Señor, recibiros, con aquella pureza, humildad y devoción con que os recibió vuestra Santísima Madre, con el espíritu y fervor de los santos.

8 comentarios:

misideascotidianas dijo...

¿...de los ángeles?

Felicidades para Javi y toda su familia. Niños pequeños que se aventuran en los misteriosos caminos de amor vivo que es la Sagrada Comunión.

Luisa

Anónimo dijo...

Qué ilusión la de la primera vez¡Luego nos entra la rutina y no damos importancia.Este es un buen momento para recomenzar,pedir al Señor que nos aumente la fe y dar muchas muchas gracias por todo lo que nos ha dado.

gioconda dijo...

Ha sido un buen día familiar.Todos reunidos con el peque...como pasa el tiempo,parece que fué ayer cuando nació el mayor y ya con traje y corbata.Pido por ellos y por nosotros...y por sinretorno,que nos da siempre untoque de humor.

Anónimo dijo...

Una niña de mi colegio, decía la comunión espiritual y, sin darse cuenta, cambiaba lo de devoción por emoción. A ella le sonaba más. Pido para que Javi siempre la reciba como la primera, la única o la última. También lo pido para todos: ¡¡es mucho pedir!!, ya lo se.
OLD CHAP

Sinretorno dijo...

Qué bonito lo de la emoción, nos toca vernos antes de Junio.

Andrés Cárdenas M. dijo...

Una prima mía hizo el fin de semana pasado. Yo casi no me acuerdo el día que yo la hice, pero agradezco todos los días.

eligelavida dijo...

Tengo un sobrino con Síndrome de Down. Hizo la Primera Comunión hace unos años, cuando tenía ocho, después de una estupenda preparación y puedo asegurarte que entendía perfectamente y se emocionaba al pensar que Jesús estaba en su corazón. Quizá porque su mente es como un foco de luz, que se concentra en todo lo esencial, sin hacer disquisiciones y perderse en lo relativo.

Anónimo dijo...

la falta la cabeza!