sábado, noviembre 21, 2009

Cursos prematrimoniales.



Recuerdo a Lombardía dando clase y con cierta gracia decía que no existía el impedimento de cursillo prematrimonial. Formo parte del curso para quienes van a contraer matrimonio en el Oratorio de Caballero de Gracia de Madrid, excelentes cursos pues los imparten médicos, juristas y matrimonios jóvenes pero muy comprometidos. Ahí me he dado cuenta de que quien manda es la mujer, siempre. Al acabar mi charla, se me acercó una pareja muy joven para darme las gracias (las gracias se las tengo que dar yo); habían tenido un hijo , rompieron, pero seis años después han decidido casarse en y por la Iglesia. A estos cursos llega de todo, pero la Iglesia es Madre y los cristianos estamos para ayudar y comprender, no para criticar (cuidado con el fariseo que llevamos incorporado). Noté que la que llevaba las riendas era la mujer, el chico me dijo: se lo debo todo a ella. La Iglesia y la sociedad civil tienen un reto increíble que es formar para la madurez, el matrimonio y la familia; y eso no se improvisa en un curso , es una educación para el amor, para el compromiso que empieza a los cuatro años y dura toda la vida. Los profesores tenemos a Dios por testigo y a nuestros alumnos y mis mejores compensaciones humanas están en episodios como el de hoy. Por cierto Monseñor Munilla, obispo de San Sebastián; darán la murga un poco pero le esperamos muy ilusionados y llenos de esperanza en esa tierra vasca y cristiana.

2 comentarios:

Àngel dijo...

Lo de Mons. Munilla es una gran noticia!

Mucho ánimo, lo cierto es que si hace cosas como en Valencia, será la bomba ya nos contarás!

Un abrazo

Guerrera de la LUZ dijo...

Es una noticia excelente, espero que no se lo lleven de Radio María por las mañanas porque me da algo...

La mujer lleva las riendas casi siempre, es cierto.

Besos.